1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Rafael del Río, una labor de titanes al frente de Cáritas España

LOS VALORES DE LA CRISIS

Rafael del Río, una labor de titanes al frente de Cáritas España

De la Dirección General de la Policía al frente de Cáritas España frente a desafíos colosales. Rafael del Río, ante la nueva pobreza, el zarpazo a los emigrantes y la percepción del valor de la familia.

Hechosdehoy / Juan Araluce Letamendía
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Me comentaba recientemente una profesora universitaria que una alumna suya, magrebí de religión musulmana, estudiante de Comunicación en Madrid, le hacía una confidencia íntima apoyándose en la confianza que le daba una relación estrecha, no solo académica, entre alumna y profesora: estaba planteándose su conversión al cristianismo y el motivo que en un principio le había llevado a ello -decía- era su contacto con personas y labores que desarrollaba Cáritas en Madrid. Los servicios a las personas que está desarrollando la Institución en esta crisis son perfectamente conocidos por los que la sufren y están necesitados de ayuda y por cualquier persona de buena voluntad.

Hace unos días tuve el privilegio de asistir a un coloquio con la persona que desde hace más de siete años ocupa la presidencia de Cáritas España, Rafael del Río, nombrado hace ya más de siete años para esta responsabilidad por la Conferencia Episcopal Española. Este policía jubilado, que después de estar al frente de la Brigada de la Policía Judicial del Grupo de Estupefacientes ocupó la Dirección General de la Policía, afirma que su experiencia profesional en la policía le ha servicio para conocer un poco más la sociedad -“Durante muchos años la vi desde una orilla y ahora la veo desde la otra”-.

Afirmó que Cáritas es la Iglesia misma haciendo -organizadamente y de forma adecuada a la sociedad actual- lo mismo que ha hecho toda la vida, y comparaba su labor con la parábola del Buen Samaritano. Según nos narra el Evangelio, este samaritano fue el único que se compadeció de aquel pobre hombre abandonado medio muerto en el camino por sus asaltantes. Se compadeció de él -en el sentido genuino del término de “padecer con”-, le curó y le vendó las heridas, después le hizo subir en su cabalgadura y le condujo al mesón donde cuidó de él. A la mañana siguiente, teniendo que proseguir su viaje, dio dos denarios al mesonero para que cuidara del herido durante su ausencia y se comprometió a pagar a su vuelta lo que se hubiera gastado de más. Igual que el samaritano -explicó Rafael del RíoCáritas no se limita a remediar las necesidades más inmediatas, sino que posteriormente realiza un seguimiento de la persona para poder seguir atendiéndole si lo precisa: es un acompañamiento de la persona necesitada.

Este acompañamiento no sólo se realiza con los económicamente pobres. Hay personas ricas pero pobres en soledad. De estos también se ocupa Cáritas con su cercanía. La actual crisis ha producido una nueva pobreza: personas y familias que hasta hace poco vivían normalmente de su trabajo pero que al perderlo no pueden hacer frente al pago de la hipoteca y de las necesidades más elementales como la comida de los miembros de la familia. En muchos casos resulta duro para estas personas acudir a un comedor colectivo, por ello los voluntarios se encargan de colocar en tupper la comida para que el padre o la madre de familia puedan pasar a recogerla y consumirla más tarde con sus hijos. Un segundo colectivo afectado fuertemente es el de los emigrantes, ya que éstos no cuentan con el colchón familiar que amortigua el zarpazo de la crisis.

A pesar de la difícil situación actual, el presidente de Cáritas ve cosas positivas que se pueden sacar de la crisis. “Lo que había antes no va a volver”, afirma. Todo esto va a fomentar la percepción del valor de la familia y va a fortalecer el medio rural. Por otra parte, la crisis está aumentando exponencialmente el número de voluntarios y de donaciones. Se ha comprobado que las donaciones de empresas grandes y conocidas anima a otras a hacer lo mismo, aunque para Rafael del Río, éstas tienen el mismo valor que la de la persona que dona 15 euros quitándoselos de su necesidades básicas.


Rafael del Río ha sido galardonado con uno de los Premios HazteOir.org 2012, por el trabajo de coordinación de los más de 65.000 voluntarios de Cáritas Española, en un momento en el que ha crecido de manera fulgurante el número de personas necesitadas de auxilio, muchas de ellas en situación de riesgo de exclusión social.

– De las 80.417 personas atendidas en 2011 por los Servicios de Apoyo al Empleo y la Formación de Cáritas en toda España -como destacó Hechos de Hoy-, un total de 13.148 (el 16%) consiguieron un puesto de trabajo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú