1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Terrorismo yihadista, la indecente manipulación política de la violencia

UN SINIESTRO LÍDER

Terrorismo yihadista, la indecente manipulación política de la violencia

Control de cerca de 80.000 kilómetros cuadrados de territorio, una población de más de seis millones, y un poderoso ejército. Los atentados de Estado Islámico han sacudido la campaña electoral.

Hechosdehoy / Juan Araluce Letamendía
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

 Las reacciones de los ciudadanos españoles ante los atentados terroristas las conocemos ya bastante bien, debido a nuestra larga y triste convivencia con esta lacra. Todo depende del impacto emocional que pueda causar la agresión. Si se produce lejos de nosotros o en países y sociedades diferentes a nuestro estilo de vida, la reacción de la mayoría se resume en un “¡Qué horror!”, seguido quizá de un “¡Habría que hacer algo!”

Si nos toca más de cerca, en lugares más cercanos o en sociedades más parecidas a la nuestra, como Francia, la conmoción es algo mayor y un poco más duradera. Puede llegar a una semana o incluso quince días, y aquí las reacciones emocionales son ya algo más explícitas: surgen los “je suis Charlie Hebdo”, “je suis Paris”, la torre Eiffel convertida en el símbolo pacifista, la cara de Facebook con el filtro de la bandera tricolor o la entonación a coro de la Marsellesa.

La cantidad de eslóganes repetitivos, manos blancas, velas, lazos, etc., que se despliegan depende de la intensidad del impacto emocional que el hecho haya causado. Tengo dicho hace mucho tiempo en este blog que la mayor reacción ciudadana que se produjo en España ante un acto terrorista fue la que siguió al secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco, y que se debió a la espectacular puesta en escena que en aquella ocasión llevó a cabo la banda criminal ETA: un concejal de pueblo, joven, soltero, secuestrado y amenazado con la muerte inmediata si no se cumplían en 48 horas las exigencias de la banda. ETA lo anuncia a los cuatro vientos y pone el cronómetro en marcha: tic-tac, tic-tac… esto produce en los espectadores una tensión emocional que va in crescendohasta que el segundero del cronómetro llega a su final. Cuando los criminales anuncian la “ejecución” del secuestrado, la tensión acumulada en los ciudadanos se dispara y se produce una reacción de indignación y protesta ante la barbarie de ETA como no se había dado jamás en los 37 años de barbarie etarra precedente y los 788 asesinatos de la banda hasta esa fecha. La mayor ola de indignación ciudadana que se ha visto en este país. Creo recordar que no duró más de quince días…

Esta vieja Europa, egoísta, burguesa y alienada por el bienestar consumista, es muy difícil que pueda reaccionar y hacer frente con el temple necesario a las amenazas del terrorismo yihadista. Mientras las motivaciones para la acción de los ciudadanos vengan determinadas casi exclusivamente por el impacto emocional que los hechos le produzcan -con el absoluto desprecio por la razón y la voluntad- será muy difícil hacer frente a este reto o a cualquier otro de diferente naturaleza. Las emociones tienen una duración muy limitada si la razón y la voluntad quedan marginadas.

¿Qué hará España ante la evidente amenaza terrorista? Ya he leído encuestas en las que la mayoría de los españoles se muestran contrarios a la participación de España en acciones militares contra el llamado Estado Islámico. Esto no tendría mayor importancia si esta opinión se debiera a las dudas sobre la eficacia de unas concretas acciones bélicas. Yo personalmente tampoco tengo una opinión formada respecto a las estrategias a seguir porque no soy un experto en estas cuestiones. Modestamente creo que la lucha contra este terrorismo no es solo militar -que también- sino que la complejidad del fenómeno abarca cuestiones políticas, económicas, tecnológicas, psicológicas. Deben intervenir expertos en información,en internet, encomunicación en redes sociales, psicólogos y psiquiatras que interpreten y den pistas sobre los comportamientos psicopatológicos de los yihadistas que están surgiendo en Europa… En fin, lo que se llama una acción multidisciplinar.

De lo que no dudo es de la necesidad de la defensa propia. Una vez neutralizado el peligro (y desde luego no se neutraliza con empatía y diálogo), ya lo analizaremos como quiere la alcaldesa Carmena. Y mucho me temo que las posturas antibelicistas ante esta cuestión se deban a una postura de miedo que lleva a creer que es mejor no excitar a la bestia para que no te devore, o lo que es peor, a la indecente manipulación política de la violencia a la que desgraciadamente nos tiene acostumbrada cierta izquierda y los artistas del equipo habitual del “no a la guerra” o “no en nuestro nombre”.


– Abu Bakr al-Baghdadi (nacido en Samarra, 28 de julio de 1971) es el autoproclamado califa de la banda terrorista Estado Islámico, con el nombre de Abu Bakr I.

– Time lo considera el hombre más peligroso del mundo. Para Le Monde es el sucesor de Osama Bin Laden. The Guardian lo ha comparado con el pastor Jim Jones, que condujo a casi mil de sus seguidores a un suicidio colectivo en Guyana en 1978.

– El Frente al Nusra, el brazo sirio de Al Qaeda, liberó a 16 soldados y policías libaneses que mantenía secuestros desde agosto de 2014 en base un acuerdo -en el que medió Catar- por el que el Líbano liberó y entregó a una exesposa del líder de Daesh ( Estado Islámico, ISIS), Abu Bakr al Baghdadi.


– Juan Araluce Letamendía es presidente del Consejo Editorial de Hechos de Hoy y de la alianza Media World.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú