1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. ¿Es el amor tan sólo química?

CALCIO, MANGANESO Y ZIRCONIO

¿Es el amor tan sólo química?

Cuando usted llora, sus lágrimas son de Manganeso. En cambio ella, cuando sonríe, desborda de Calcio y de Flúor. Sus abrazos son de Promecio, y sus miradas de Zirconio.

Hechosdehoy / Enrique Mochales
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Hace tiempo que están tratando de convencernos de que el amor es sólo química, y lo han conseguido. Así pues, habría que ordenar todo ello, para tener una perspectiva más amplia de lo que es el amor. Por ejemplo, yo no entiendo que siendo el amor sólo química, por qué la mayoría somos monógamos, ¿no debería ocurrir que si el amor es sólo química, corramos detrás de cada mujer u hombre que veamos por la calle cuando ya estamos emparejados? Incomprensible, ¿no? Pero explicado por un químico, el amor sería más o menos algo así.

Cuando usted llora, sus lágrimas son de Manganeso. En cambio ella, cuando sonríe, desborda de Calcio y de Flúor. ¿No se da cuenta?, ¡es maravilloso! El amor es tan solo química. Sus abrazos son de Promecio, y sus miradas de Zirconio, y, a veces, cuando ustedes dos fingen que no se ven el uno al otro, flota el Mercurio en el aire. ¡La química es el material del que están hechas las emociones! Volframio son los amores perdidos, Rubidio las citas furtivas y Berilio las cartas apasionadas. Titanio la fría indiferencia y Rutenio la pasión desenfrenada. ¿Y cuando usted se prepara para verla? ¡Sale niquelado! ¿Y cuando ella se peina y se desabrocha un botón del escote para que usted se fije? ¡Rebosa Vanadio!

¡Es perfecto! ¡Sus elementos encajan del todo en la tabla periódica! ¿No se da cuenta? Y si cree que de números atómicos andamos fatal, yo no lo creo. Tienen ustedes los números atómicos que les corresponden en cada momento. Además, uno no siempre va a estar tan semi-conductor. Todos tenemos nuestros baches. En otras palabras, todos respiramos Oxígeno, más o menos puro.

Debería preocuparse menos. Darse un buen baño de H2O con espuma, y relajarse.

Y expulsar los gases nobles. En fin, que no tiene usted nada de qué preocuparse. ¡Mande a los lantánidos y los actínidos a la mierda, y disfrute! Ese arsénico que le envenena, ¡olvídelo! ¡Y sáquele el cloruro sódico a la vida!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú