1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. ¿Destruir el partido que lideró de forma insensata antes que dimitir?

PESADILLA SÁNCHEZ

¿Destruir el partido que lideró de forma insensata antes que dimitir?

Derrotado en dos elecciones generales, y con catástrofe última en Galicia y País Vasco, la dimisión hubiera sido lo ético y decente. El último enigma reside en su capacidad de destrucción.

Hechosdehoy / Juan Araluce Letamendía
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Parece que por fin ha estallado el grano socialista.  Personas señaladas del PSOE ya se atreven a decir en voz alta “hasta aquí hemos llegado” y la lideresa andaluza Susana Díaz se postula ya como secretaria general del partido.  Yo ya pensaba que era imposible despertar de la pesadilla Sánchez.  Me veía a mí mismo en el papel de Iceta gritando desaforado: “¡libradnos de Sánchez, libradnos, por Dios, libradnos de él!”

Reconozco sin titubeos que el Partido Socialista era mucho Partido Socialista, porque para haber sobrevivido al liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero, aquel pasmo de Occidente, su estructura tenía que ser granítica.  Después de él era prácticamente imposible imaginarse otro líder que superara las ocurrencias de las que hizo alarde. ¡Quiá! ¡Cuán equivocado estaba!  Siempre se ha dicho que la realidad a menudo supera a la imaginación.  Y así ha sido, Pedro Sánchez ha hecho bueno a Zapatero.

Oigo en la radio que el expresidente ha cancelado un viaje previsto a Caracas porque está muy preocupado por la situación del PSOE y quizá acuda con el resto de los que han ocupado la secretaría general del PSOE -Felipe González, Almunia y Rubalcaba– a la reunión del Comité Federal del sábado para hacer de mansos y obligar a Sánchez a abandonar la plaza.

Yo siempre había defendido las primarias en los partidos a la hora de elegir a sus dirigentes, pero desde la elección del asombroso Pedro Sánchez, estoy reconsiderando el tema. 

¡Qué personaje! Joaquín Almunia consiguió en las elecciones del año 2000 125 escaños, dijo que era un fracaso, asumió su derrota y dimitió. Pérez Rubalcaba con 110 escaños, después del fiasco de las europeas dijo que asumía su responsabilidad y dimitió. Pedro Sánchez en las elecciones de diciembre de 2015 bajó de los 110 de Rubalcaba a 90 escaños, y sentenció que las urnas habían dicho un NO a Rajoy

En la repetición de las elecciones del 26 de junio, bajó de los 90 a los 85. Y ya en las autonómicas gallegas y vascas del pasado domingo, bajó de los 18 escaños en el Parlamento gallego a 9, y en el vasco de 16 a 9. Y después de cada una de ellas se postula, sin ningún pudor, como presidente de un llamado “gobierno del cambio”.

Ante la opinión de los ciudadanos expresada en las urnas elección tras elección cabría preguntarle: “Señor Sánchez, ¿qué parte del “no” no entiende”?

Acabando este post me dicen que la mayoría de la Ejecutiva del PSOE fuerza, con su dimisión, el cese de Sánchez. ¡Ya era hora! A ver si a partir de ahora los responsables de los partidos se dan cuenta que no se puede tener a toda una nación de cuarenta millones de ciudadanos a merced de las ocurrencias disparatadas de un indocumentado.
 


– Juan Araluce Letamendía es presidente del Consejo Editorial de Hechos de Hoy y de la alianza Media World de Periodismo de Calidad.

– Ver en Hechos de Hoy, Cisma sin precedentes en el PSOE con Sánchez atrincherado.
 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú