1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Té helado con limonada, la bebida de Arnold Palmer para celebrar el golf de Sergio García

RACIMOS DE BIRDIES EN CHERRY HILLS

Té helado con limonada, la bebida de Arnold Palmer para celebrar el golf de Sergio García

El español hizo 64 golpes, con un sólo bogey, cinco birdies y un eagle, y se situó en cabeza del BMW Championship con un -8. Le siguen Ryan Palmer y Rory McIlroy y Billy Horschel.

Hechosdehoy / José Ángel Domínguez Calatayud
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Como no hay corte, 69 profesionales, uno menos de los previstos por la obligada ausencia de Dustin Johnson, tienen derecho a jugar los cuatro días. Ellos son los mejor clasificados que caminan por Cherry Hills Golf Club, al sur de Denver, Colorado. Este maravilloso club de golf es muy famoso por haberse celebrado en él un PGA Championship y otros renombrados torneos.
 
Pero para los aficionados al golf y a los combinados exóticos siempre quedará como el lugar donde nació el Arnold Palmer Drink. Como los amantes del golf conocen Arnold Palmer – “The King” – es uno de los grandes profesionales de la historia del golf, que atesora siete majors en su vitrina de trofeos: cuatro Masters, un PGA Championship y dos British, y otra montaña de victorias. Muy querido y seguido en su país y fuera de él, acostumbraba a beber un brebaje en el que mezclaba 3 partes de té helado sin azúcar con 1 parte de limonada dulce.
 
Aunque no es técnicamente el inventor de esta mezcla, no cabe duda de que es acreedor de su popularidad. El origen de esta fama se remonta a una tarde de final de los 60’, cuando el astro del golf pidió al camarero su habitual bebida preferida y una dama que se sentaba cerca del campeón se dirigió también al camarero solicitando para ella un Palmer Drink.
El nombre del combinado – reconoció Arnold Palmer en 2012 a ESPN – desde es día “se extendió como un reguero de pólvora”. De hecho se comercializó con el nombre del golfista una bebida similar. Otros han cambiado la proporción ente té y limonada y ponen una medida de cada, y por eso también es conocido en Baltimore y al sur de los Estados Unidos con un “Half & Half”.
 
Pues casi por medio se partirá la eliminatoria tras este BMW Championship: menos de la mitad – concretamente 30 –pasarán al último torneo. Cherry Hill parece poético y sus campos, anclados en las estibaciones de la cara Este de las Rocosas pueden parecernos enternecedores. Ideal para escuchar “country” a la lumbre de una hoguera con el aullido de fondo del coyote como un lamento de blues. Pero para los jugadores que quedan en pié en esta eliminatoria es algo prodigioso y provocador.

El reto es de una magnitud considerable. Es uno de los más emocionantes por el nivel de presión, expectativas y concentración de anhelos. Pasar a la siguiente eliminatoria, al últimos partido de la FedEx es una hazaña y un pasaporte para disfrutar a lo grande y por largo tiempo del circuito de golf más importante del mundo.

Por eso tenemos ahí a muchos de los mejores y entre ellos a Sergio García. Si el de Borriol no comete errores – gane o no en Colorado – pasará de sobra al encuentro final de la semana pasada: el definitivo.
 
De momento, tras las dos primeras jornadas no hay resultados escandalosos entre los punteros: el propio recorrido, la preparación del campo y -¡quién sabe! – el miedo a fallar recortan las genialidades vehementes.
 
Un último aliciente de este BMW Championship es la posibilidad de observar por el campo a los jugadores que en tres semanas disputarán la intercontinental Ryder Cup. De los europeos están aquí siete: Rory McIlroy, Sergio García, Martin Kaymer, Henrik Stenson, Justin Rose, Graeme McDowell. Y del equipo USA los doce: Bubba Watson, Rickie Fowler, Jim Furik, Jimmy Walker, Phil Mickelson, Matt Kuchar, Jordan Spieth, Patrick Reed, Zach Johnson, Web Simpson, Hunter Mahan y Keagan Bradley. Tendrán su morbo los emparejamientos que resulten para los dos últimos días de este BMW Championship, y ver si aquí en Denver coinciden sobre el mismo césped y jugando el mismo hoyo algunos de los que pronto se medirán cara a cara con la responsabilidad de la Ryder Cup.
 
Después de dos jornadas el que se sí se ha merecido un refresco es Sergio García: el primer día quedaba con -1 en cuarto puesto a un golpe de los tres líderes del jueves. El segundo día, con una vuelta de 64 golpes terminó con -8 en total, líder. ¡Hay vida! Bravo por el español que pasea sereno y triunfal por las colinas de cerezas, aunque en las alturas de la clasificación otros le hagan conocer el alma del esfuerzo para el resto del fin de semana. Le siguen Ryan Palmer (-7) y Rory McIlroy y Billy Horschel (-6).
 
No se plantea fácil la victoria final de Sergio; quizás le sirva lo que decía Arnold Palmer sosteniendo en su mano una taza de té frío y limonada: “yo siempre he hecho un esfuerzo pleno, incluso cuando las probabilidades parecían del todo en mi contra. Nunca dejé de intentarlo; jamás sentí que no tenía la oportunidad de ganar”.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú