1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Por qué Windows 10 será el último Windows

CAMBIO RADICAL

Por qué Windows 10 será el último Windows

Una de las mayores incógnitas estará en como conseguirá la empresa de Bill Gates rentabilizar el sistema una vez actualizado de forma gratuita. El abanico es diverso.

Hechosdehoy / Silvia Souto
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Es sin duda uno de los hitos tecnológicos del año. Millones de usuarios esperan a que llegue este verano para poder descargar y actualizar el sistema operativo de su PC al flamante Windows 10. Desde luego, las expectativas son muy altas, como lo deben ser las novedades, más tras la frase del desarrollador Jerry Nixon: “En estos momentos estamos lanzando Windows 10, y porqué Windows 10 será la última versión de Windows, todos estamos trabajando en ello”.
 
La frase, más que llamativa, supone un cambio radical en la comercialización de los sistemas operativos de Microsoft. Ya no habrá cambios de nombres y de número, sino que sobre Windows 10 se irán recibiendo mejoras continuas. ¿A qué suena eso? Pues precisamente a otro sistema operativo OS X, que lleva con continuas mejoras y modificaciones en los ordenadores Mac desde el 2001.
 
El nuevo Windows 10 tendrá actualizaciones periódicas que irán añadiendo mejoras sin necesidad de una gran actualización. Para ello, se han separado algunas secciones para convertirlas en aplicaciones universales como Correo o Calendario que podrán ser actualizadas y mejoradas de forma independiente.
 
El vicepresidente de la sección de Sistemas Operativos de Microsoft, Terry Myerson, ha especificado los cambios en los sistema de actualización.  En primer lugar, se acaban los "patch tuesday". Hasta ahora, con los sistema Windows, las actualizaciones del sistema que no son críticas (que se lanzan al instante) se lanzan todas juntas los segundos martes de cada mes con otras actualizaciones periódicas semanales. Con Windows 10 se recibirán actualizaciones cualquier día.
 
Velocidades de actualización a medida
 
El nuevo sistema de actualización se denomina "flujo constante de innovación". A través del mismo, los parches y actualizaciones se lanzarán cuando estén disponibles, sin esperar a una fecha concreta. El usuario particular no tendrá ningún problema, ya que le requerirá poco tiempo, pero sí las empresas, en las que los administradores de sistemas no pueden estar realizando actualizaciones continuas.

Para ellas también hay solución. A través de la versión o distintas versiones profesionales de Windows se podrán programar las actualizaciones según sus necesidades. Así por ejemplo, se podrá retrasar parches hasta cuando decida el administrador pero siempre recibiendo información y notificaciones de todos los cambios, especialmente los críticos, para poder lanzarlos en cualquier momento.

 
Otro de los cambios estará en poder definir la velocidad de actualización. El sistema parece que traerá una doble opción, el llamado "círculo rápido" y "círculo lento". Los usuarios podrán apuntarse a una de estas modalidades, que marcan la frecuencia de actualizaciones no críticas aunque todavía se desconoce cual será la frecuencia del mismo.
 
Imitando el sistema de ingresos de Apple
 
Pero sin duda, una de las mayores incógnitas estará en como conseguirá la empresa de Bill Gates rentabilizar el sistema. Si no hay cambio de sistema operativo, una vez actualizado gratuitamente el mismo (para usuarios particulares) o para empresas (con algún modelo de pago) ¿cómo conseguirá Microsoft ingresos sin sustituir o cambiar el sistema operativo? El abanico de posibilidades es diverso.
 
Por un lado, puede optar por un sistema de suscripción que parece poco probable visto el movimiento de la competencia. Otra opción, mucho más probable, es centrarse en ingresos accesorios tal y como hace Apple con las últimas versiones de Mac OS X, completamente libres de coste.

En este caso se busca enfocar los ingresos en la tienda de aplicaciones que cada vez genera más ingresos (aunque aun en un volumen bastante inferior a los dispositivos móviles) y suscripciones en productos varios, como el almacenamiento en la nube. Una solución intermedia es tener un sistema de suscripción opcional –como con Office 365– por la que con pago mensual o anual, se podrá acceder a servicios Premium.

 
De momento todo se mueve en el campo de lo probable. Con todos los movimientos existentes en tecnología, no hay nada definitivo. Y el sistema de pago que se establece hoy, puede no perdurar en el tiempo. Pero parece claro que en el segmento de los sistemas operativos se ha cambiado de paradigma.

– Ver en Hechos de Hoy, Big Data, pilar fundamental para el desarrollo de las ciudades inteligentes.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú