1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Kate Middleton tuvo que calmar a Carlota antes del bautizo en Sandringham

MAMÁ PERFECTA

Kate Middleton tuvo que calmar a Carlota antes del bautizo en Sandringham

La tarde en que toda Europa miraba hacia Grecia, la princesa Carlota Isabel Diana, nacida el pasado 2 de mayo, fue bautizada por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

Hechosdehoy / Angelika Knüppel
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

La princesa Carlota Isabel Diana, nacida en Londres el pasado 2 de mayo, fue bautizada este domingo por la tarde por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby en una ceremonia íntima a la que asistieron los bisabuelos de la niña, la reina Isabel II y su esposo el duque de Edimburgo como invitados principales. 

Los duques de Cambridge, Guillermo y Kate, eligieron para su hija cinco padrinos, entre familiares y amigos, entre los que se encuentra Sophie Carter, amiga de la duquesa de Cambridge y su primo Adam Middleton. El príncipe Guillermo escogió como padrinos a sus amigos de la infancia James Meade y Thomas van Straubenzee, así como a su prima por parte de la fallecida Lady DiLaura Fellowes.

A la ceremonia también asistieron los abuelos paternos, el príncipe Carlos y su esposa Camila -que tuvo problemas con el viento y su vaporoso vestido azul celeste y su gran pamela-, los padres de Kate Middleton, así como sus hermanos Pippa y James. El único ausente fue el príncipe Enrique, que realiza un viaje solidario de tres meses por África.

El príncipe Guillermo y su esposa llegaron andando a la iglesia de Santa María Magdalena, en Sandringham, donde la reina Isabel II posee una de sus residencias. Mucho público aguardó durante horas para ver pasar lo más cerca posible a su familia real.

El príncipe Guillermo, de traje oscuro y corbata en tonos rojos hizo el breve recorrido con el pequeño Jorge cogido de la mano y Kate Middleton, toda de color marfil con un traje-abrigo por debajo de la rodilla de la marca de su diseñador favorito Alexander McQueen, y un tocado de Jane Taylor, del mismo color, empujando un coche de bebé azul oscuro de lo más clásico en el que ya fue paseada la reina Isabel.

En el cochecito, la pequeña Carlota lucía un traje de encajes y raso color crudo, una réplica del que fue elaborado en 1841 para bautizar a la hija mayor de la reina Victoria. La prenda original conocida como “The Royal Christening Gown” fue utilizada, entre otros, para bautizar a la reina Isabel, sus tres hijos Carlos, Ana Eduardo, y siete nietos, hasta que la Casa Real pidió a la diseñadora de la monarca, Angela Kelly, elaborar uno nuevo.

A la llegada a la iglesia, la pequeña Carlota comenzó a llorar a pleno pulmón, lo que provocó la sonrisa de los invitados a su bautizo. Kate no dudó en sacar a su hija del cochecito y a hablarle y sonreírle mientras la paseaba para calmarla. 

Todos los detalles del bautizo pasarán a la historia gracias al fotógrafo oficial del evento, el gran amigo de Lady Di, Mario Testino.

De vuelta en la residencia de Sandringham, los invitados disfrutaron de una merienda que incluía el típico pastel de bautizo, una réplica, en parte, de la tarta nupcial de Guillermo y Kate. Tampoco faltó, lógicamente, el clásico té y los finos sandwich.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú