1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Imagen y marca: el caso de Nike con Tiger, Rory y Jason Day

ESTILO Y MODA

Imagen y marca: el caso de Nike con Tiger, Rory y Jason Day

El gran productor de material y ropa deportiva se hace con los servicios de Jason Day, Nº 1 del Mundo, que quiere seguir la estela de Tiger Woods en Nike, aunque también en ropa.

Hechosdehoy / José Ángel Domínguez Calatayud
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

“Nike Exiting Golf Club Business, to Focus on Footwear, Apparel” (Nike deja los palos de golf, para centrarse en calzado, ropa), titulaba Golf Digest en portada de su número del 4 de agosto de 2016.

Sus ventas habían bajado 100 millones de dólares en material de golf. Y, como declaraba un profesional, en los  Pro-Am jamás había visto a un sólo amateur con palos Nike. Sus buques insignias – Tiger Woods y Rory McIlroy – sí los llevaban pero no se había producido el esperado efecto prescriptor. Es decir a los amateurs les gustaban esas megaestrellas, pero no sus herramientas. Pocos juegan con Nike. En mi familia sólo mi primo Gonzalo emplea – no sé bien para qué – palos de esa marca.

Ahora los profesionales “nikitas” cambian de material ya que el gigante americano de ropa deportiva ni los produce ni los vende.

Ya vimos también que a lo largo de la temporada pasada la presencia visual de Nike no estuvo a la altura de sus inversiones en estrellas del golf: en los grandes eventos lucieron más otros astros representando a Adidas, Bridgestone o Under Armour.

Así que en esta temporada no veremos a nadie jugando bolas de Nike ni usando sus hierros. Rory McIlroy vuelve a su preferida: la bola Titleist Pro-Vx (se lo iba a decir, pero se me ha adelantado: es la que uso yo). Para maderas y hierros se ha inclinado por los Callaway, y para los wedge prefiere los Titleist Vokey; para putter el Odyssey.

“Necesito recalibrar mi juego tras un cambio de bola, pero no llevará mucho tiempo. Básicamente es pasar tiempo en el campo de prácticas para ganar confianza. Yo solía tener un tipo de vuelo y un toque, pero cuando puedes notar una mejora clara es más sencillo ganar confianza y comodidad”, ha declarado el norirlandés a Mike Johnson de Golf Digest.

El redivivo Tiger, por su parte, usará maderas TaylorMade para comenzar, tal y como hizo en su reaparición en el World Challenge Hero. Pero no lo tiene todo decidido. De momento su bolsa es una purrusalda en el que se combinan sus viejos hierros Nike, las citadas maderas Taylor y el putter Scotty Cameron Newport 2.

La novedad está en las bolas. Él, que participó en el diseño de la bola Nike con la que estuvo jugando durante años, ahora migra a la Bridgestone B330S.

Tengo para mí que el golf es, también en esto del material, un juego de tradiciones arraigadas. Golf no es sólo llegar más lejos. Golf no es llamar la atención con botas de astronauta y pantalones pitillo turquesa con estampado floral como una Gisele Bündchen con bolsa de palos.

Y no obstante la desaparición en los fairways de la camisa con corbata y chaleco de punto; y aunque los pantalones bombacho y medias largas -más la clásica visera a cuadros – del recordado Payne Stewart no se vean por los campos (¡ojo con Bryson DeChambeau¡); y aunque haya que ganar dinero con el golf lo cierto es que el estilo permanece y la moda pasa, que diría Coco Chanel.

El estilo está compuesto de hábitos elegantes abrazados a la médula del buen gusto. La moda está más ceñida a la cuenta de resultados de las empresas. Las corporaciones, para extender cada oleada de moda, untan a las estrellas con su imagen para que ésta, como un hierro de reses deje su impronta – su marca – en la memoria compulsiva del consumidor.

Vender moda – de golf, de ropa o de coches, da igual –  tiene que ver con seducción y mimetismo: se busca que el comprador adquiera la convicción de que con esos palos, con esas bolas, con ese putter se “parece” a Rory o Tiger.

Pero las claves del estilo no están en que lo que uno “parece”, sino de quién es uno mismo para sí. El campo de la moda es vender, el del estilo la personalidad.

Está claro que para un profesional de élite no supone hoy en día un hándicap serio  que su patrocinador no le surta de material: encontrará pronto palos y bolas óptimos a los que sacará todo lo que pueda.

Centrado ya en ropa deportiva, Nike ha fichado al Nº 1 del Mundo: Jason Day, que parece darnos la razón cuando, entrevistado por Ben Everill para PGATour.com, afirma que “cuando tenía 16 años, 17 años, llevaba las cosas (de Nike), y yo estaba tan feliz porque eso es lo que Tiger estaba usando… recuerdo haber crecido en golf juvenil, muchos de nosotros llevábamos  cosas de Nike porque eran de Tiger”.

Pues, ánimo campeón; pero que sepas que a mi tía Alicia le has dado el día cuando te ha visto en Kapalua (Hawaii) con el modelito de polo cuyo cuello –dice ella – es un cruce de tirilla de camiseta interior de invierno del Lejano Oeste y un cuello Mao versión capitalista. “¡Un horror”, sigue diciendo ella.

Pero Jason Day sigue orgulloso la estela de los que visten con el logo de Nike. Ese logo – swoosh de Nike –, símbolo dinámico fue creado hace 45 años inspirado en el ala de Niké, diosa de griega de la  victoria; la celebrada Niké Aptera, alada.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú