1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Rafael Cabrera Bello (-5)  fuerte arranque en el Abu Dhabi HSBC

LA REALIDAD SÓLO

Rafael Cabrera Bello (-5)  fuerte arranque en el Abu Dhabi HSBC

Con un 6º puesto el primer día, el canario está a 3 golpes de Henrik Stenson. Se le ve sereno y animado: le gusta el desierto y pueden cumplirse nuevos sueños.

Hechosdehoy / José Ángel Domínguez Calatayud
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

“Los resultados no tienen memoria”, ha dejado escrito Rafa Cabrera Bello en el blog que alimenta en TenGolf. Y nos parece una verdad como un templo. Aunque la propia verdad parece estar ella misma infravalorada. Los hombres no tienen memoria de la verdad. Sólo las mujeres tienen memoria para la verdad y, sobre todo, olfato para descubrir embustes.

Y como “la verdad os hará libres” la amnesia nuestra y la de los resultados son arquitectos de nuestras frustraciones. Por eso nos pasa lo que nos pasa en el golf y en la vida que sólo sabe imitar al golf.

¿Por qué? ¿Por qué nos equivocamos si pensamos en los resultados que tuvimos en el torneo del sábado? ¿Por qué todo un continente elige a un presidente que no era el previsto, un viejo reino su aislamiento, un fulano a una segunda esposa más fea que la legítima y un chica se empeña en casarse con un borracho pensando que ella lo reformará?

Esas cosas unas veces ocurren por reacción, pero otras por sustituir con la imaginación la mala memoria de lo que fuimos capaces. Hicimos cosas bien; hicimos cosas mal. ¿y qué? Lo decisivo de esas dos frases es que están en pretérito. Y el pasado no sólo no tiene memoria, es que ni existe.

Si la regla de golf dice que la bola ha de jugarse como reposa, la regla del sentido común es jugar la vida con lo que tenemos. Ciertamente los acontecimientos pasados ya no existen. Lo que sí perdura son sus efectos: los que dejan en nosotros – somos espíritu en el tiempo -, y los que dejan alrededor. Nuestra posibilidades, en el juego y en la vida, pocas o muchas son habas contadas.

Por eso la pregunta pragmática es ¿con qué cuento? Pocas veces hacemos esa contabilidad.

Rafa Cabrera Bello y los otros campeones del golf sí la hacen. ¿Con qué cuento en término materiales, psicológicos y espirituales? Los resultados no tienen memoria pero dejan la huella de la experiencia. Un victoria desata una tormenta de endorfinas con su rastro de alta motivación y un poso ardiente de confianza. La victoria es adictiva.

Sin embargo la fantasía excesiva sobre victorias  pasadas – repito, en la vida y en el golf – potencian un falsa realidad, una evasión, madre de la cadena de la ansiedad.

Los resultados no tienen memoria, pero mi tía Alicia sí.
Que ¿por qué nombro a la más inmortalmente insufrible de mis parientes? Pues porque la frase ha traído cola. Cómo recordarán mis seguidores, hube de interrumpir la redacción de este texto para ocuparme del Andalucía Valderrama Masters y su fecha de juego.

Mientras atendía a mi querida prima Margarita en la biblioteca, el fisgón de mi primo Gonzalo – ¡en mala hora cambió la hípica por el golf! – se coló en mi sala de música a escuchar rock y, mientras se contorsionaba, vio mi portátil abierto, se puso a leer el comienzo de este post y se apropio de la frase de marras: “los resultados no tienen memoria. No me dijo nada y el asunto no habría pasado de ahí si él no hubiese acompañado esta mañana a tía Alicia a visitar al director de la Banca Privada responsable de las finanzas de mi vetusta pariente.

El resumen del encuentro financiero podría haber figurado en la página de sucesos, apartado de sobrinos asesinados si no me salva Margarita.

El torpe jinete de mi primo Gonzalo – que no es de Ciencias, ni de Letras sino del Limbo – dispuso que unos fondos propios, más otros que tía Alicia le había cedido, se invirtiesen ¡totalmente! en acciones de Monte Paschi Siena. El banco italiano cotizaba entonces a 120 euros, pero una amigo (sería de la Mafia, digo yo), le había dicho que era una “activo de amplio recorrido”.

Lo que el caro amico fraterno no le había dicho es que una vez coronada la cota de 129 euros, ese valor se precipitaría a la sima de tan sólo 14,71 euros; que fallaría la liquidez de la entidad y que no sólo no superaría las pruebas de stress bancario, sino que en diciembre estaría la entidad mendigando 8.800 millones de euros por indicación del BCE.

Esto, en términos domésticos, significaba que la luminosa inversión de mi primo Gonzalo le ha costado a mi tía Alicia 30.000 euros. No es que ella los necesite. Pero si tiene tanto dinero es porque nunca pierde;: a ella no le gustaba perder ni al diávolo en el recreo.

Ante el tembloroso director de la Banca Privada mi experimentada pariente – con la aorta a punto de un reventón,  y vocalizando despacio cada sílaba – le preguntó a Gonzalo si tenía algo que decir ante “estos catastróficos resultados”.
.- Sí tía: que “los resultados no tienen memoria”.
.- Se-gu-ro, pe-da-zo de car-ne bau-ti-za-da, que esa fra-se no pue-de ser tu-ya.
.- Claro que no – cantó tan contento mastuerzo –: es del primo.
.- Ya. Ya me supongo a que primo te refieres.

De esta conversación  y de su origen me ha informado esta tarde la más leal y bella de mis primas.

El consuelo ha venido cuando Margarita me ha dicho que ha asegurado a tía Alicia que la frase no es mía, que es de Rafa Cabrera Bello “ese canario tan guapo que a ti te fascina, tía”.
Lo malo es que le ha asegurado de que cuenta conmigo para ir a Paris a la boda de los primos que coincide con la Feria.

¡Qué sería de mí sin esa prima!
 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú