1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. John McCain, sensible pérdida para las instituciones democráticas

EL LEGADO

John McCain, sensible pérdida para las instituciones democráticas

Sus compañeros políticos de ambos bandos recuerdan a McCain como un hombre que amó su país en diferentes escenarios de su vida pública y dejó un inconmensurable legado para las presentes y futuras generaciones.

Hechosdehoy / Juan Guiliani Cury
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Conocí a John McCain en 1989 al pasarme por el lado dos veces en un área contigua al Capitolio en Washington. La muerte del senador republicano a la edad de 81 años víctima de un agresivo cáncer en el cerebro descubierto el año pasado, es una sensible pérdida para Estados Unidos, el Congreso y las instituciones democráticas de la potencia del Norte.

McCain sirvió como senador por más de 30 años representando el estado de Arizona. Fue un prisionero de la guerra de Vietnam durante más de cinco años. En ese entonces, McCain era piloto  de la Marina norteamericana y su caza de combate fue abatido por fuego antiaéreo  por unidades del ejército de norvietnamita, conflicto bélico que dejó más de 58.000 efectivos norteamericanos muertos y cientos de miles heridos.

El fallecimiento de McCain ocurrió en su estado natal de Arizona a los pocos días de decidir sus familiares no continuar los tratamientos especiales que recibía y que lo mantenían artificialmente con vida. McCain murió del mismo cáncer que tuvo su amigo el senador demócrata por Massachusetts, Edward Kennedy, hermano menor del asesinado presidente John F. Kennedy.

El senador cobró notoriedad al oponerse a la politica de salud del presidente Donald J. Trump, en su interés de éste de revocar el programa sanitario creado por el ex presidente Barack Obama, conocido como Obamacare. Su voto disidente en una votación crucial en el Senado dio como resultado una derrota política contundente para el presidente Trump al no poder pasar la legislación que invalidaría el Obamacare.

En Vietnam, McCain fue víctima de torturas y otros sufrimientos mientras estuvo como prisionero de guerra. Sin embargo, años más tarde y cuando Estados Unidos y el régimen comunista de Hanoi decidieron reconciliarse (1995) mediante el establecimiento de relaciones diplomáticas, John McCain fue un fervoroso partidario de ese acercamiento con los vietnamitas con quienes Estados Unidos se enfrentó en una de la más cruentas guerras que recuerda la historia moderna.

En 2008 compitió como candidato presidencial del Partido Republicano para la presidencia, perdiendo frente a su oponente demócrata Barack Obama, primer presidente de origen parcialmente africano que gobernó la Casa Blanca.

La televisión estadounidense abrió en los últimos días espacios para testimoniar y resaltar la vida del senador McCain, su trayectoria politica y como héroe de guerra. Su distanciamiento del  presidente Donald Trump fue un asunto de principios y no de falta de respeto, explicó él mismo una vez. La  asesora de la Casa Blanca, Kelly Sadler, tuvo que renunciar a su puesto en la Casa Blanca por denostar con palabras ofensivas  a McCain a pesar de saber que tenía una enfermedad terminal. 

Sus compañeros políticos de ambos bandos recuerdan a McCain como un hombre que amó su país en diferentes escenarios de su vida pública y dejó un inconmensurable legado de ejemplos en el ejercicio del servicio público para las presentes y futuras generaciones.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú