1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. ¿Por qué los países del Golfo Pérsico difieren del resto de países islámicos?

KUWAIT Y SUS CONTRASTES

¿Por qué los países del Golfo Pérsico difieren del resto de países islámicos?

Tienen en común que hace unos 80 años, la mayoría estaban poblados por pastores de camellos, tribus nómadas y pasando sus días bajo un sol de justicia. Ahora viven a la sombra del petrodólar.

Hechosdehoy / José Antonio Ruiz
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
¿Por golfos o por pérsicos? si pudieses visitar uno, ¿cuál elegirías? Yo lo reconozco, me encantan. Todos ellos, aunque tengo mis preferencias. Cada uno tiene su encanto. Algunos se pueden visitar en un fin de semana. Otros, en cambio, necesitan mucho tiempo. Eso si, tienen algo en común: hace unos 80 años, la mayoría estaban poblados en gran parte por pastores de camellos, tribus nómadas y pasando sus días bajo un sol de justicia.  
 
Un buen día, de repente, alguien pegó un picotazo al suelo y ¡Pácata! Salió un chorro de un liquido negruzco y espeso que iba a cambiar muchas cosas. De momento, la ropa del hombre que pegó el picotazo, que quedó el pobre como la foto del "antes" de un anuncio de detergente. Después, la economía de la región cambió radicalmente hasta influir de forma significativa en la mundial.

 
En las últimas décadas parece haberse desatado en estos países una carrera por ser el más notorio, el de los rascacielos más altos, el de los hoteles más lujosos… Los que habéis tenido la oportunidad de visitar Catar, Kuwait, Arabia Saudí, Bahrein o Emiratos Árabes Unidos lo habréis podido comprobar. Impresionan.
 
Cuando en Madrid se construyeron las llamadas Torres KIO (o Puerta de Europa) creíamos que aquello era la entrada en la era de las ciudades del futuro. Estas torres, en Catar por ejemplo, ni se verían porque hasta cualquier kiosco de algún Mohamed las taparía en su totalidad. Serían los edificios de los guardeses como mucho.
 
Se miren por donde se miren, son lugares que ofrecen un contraste novedoso y oportunidades de ver cosas que pocos sitios pueden mostrar.
 
En concreto, hoy os voy a hablar de Kuwait. Un país pequeño del que, a priori, no esperaba mucho pero que nos sorprendió gratamente. Mi hermana Lara (gran amante de los viajes también) y yo pasamos unos días allí que no olvidaremos. Aquí van unas pinceladas de lo que vimos.

 
Lo primero que te deja anonadado es la cantidad de rascacielos que van saliendo como setas por Kuwait City. Da la impresión de que los hacen antes que las infraestructuras porque no hay casi aceras a su alrededor. Tampoco hacen mucha falta, la verdad, porque cuando las mezquitas llaman a la oración a grito “pelao” te llevas tal susto que levitas por encima de las farolas.
 
La primera vez que oyes algo así como: “¡Ashadujalaaaa!" por todas las esquinas a un volumen de discoteca after-hours te crees que va a estallar la tercera guerra mundial. Si te pilla en la cama (bastante normal por las horas del primer rezo), estampas la cabeza contra el techo. Tranquilos, nos ha pasado a todos. Nosotros dos no fuimos menos y lucimos con orgullo nuestro chichón.
 
Algunos rascacielos tienen formas caprichosas, otros monumentales… La mayoría son maravillas arquitectónicas. Da gusto verlos de día y de noche.
 
Entre rascacielos y calles iluminadas, esta ciudad tiene un paseo marítimo que es una delicia. Con una playa grande llena de gente por las noches haciendo su versión del “botellón”. Bueno, como aquí el alcohol no está permitido, se dedican a fumar shisha (o cachimba) por lo que sería “shishón” o “cachimbón”.

 
Pero no todo es modernidad y restaurantes occidentales. Kuwait fue invadido a principios de los años 90 por Saddam Hussein. Existen todavía vestigios de aquellos días de muerte y devastación y tuvimos la oportunidad de visitar la casa Al-Qurain donde murieron muchos kuwaitíes defendiendo su territorio.

Sólo de pensar lo que allí ocurrió, explorando el interior y los alrededores, te da mucho que pensar. Sobre todo en lo afortunados que somos, por ejemplo, en este momento. Vosotros, que me leéis y yo, que os escribo. Alejados de conflictos más allá de pelear con la vecina de arriba porque cambia los muebles de sitio a las 03:00am.

 
Ahora que lo pienso, a mí ya me afectó la guerra del Golfo en el año 91. Yo vivía con una familia americana en una base aérea militar en el estado de Nuevo México, USA. Cuando llamaron a incorporarse al frente al cabeza de familia, sólo me dio una instrucción: “José (o Llousi, como dijo él), me voy a la guerra y tú, solo con mi mujer, simplemente… No te quedas…”. Así que tuve que salir por patas con mi pesada maleta por las calles de Albuquerque. No, no falta una “r”, listillos.
 
Volviendo al siglo XXI y a Oriente Medio, aunque en el 91 Kuwait me dejara sin techo (o los celos del capitán), recuerdo este país como una de las grandes sorpresas de la región. Largos paseos por la playa, caminar entre rascacielos, buena comida y un ambiente sosegado nos dejó muy buenos recuerdos antes de ir a destinos mucho más activos.
 
Nos sorprendieron también las singulares señales de tráfico, la posición de la mujer en la sociedad y sus oscuros atuendos, el estruendo en las calles de aquellos que alardean de sus Ferraris tras dejar aparcado hace unos días su camello y, en general, el afán de su pueblo por ocupar un lugar de privilegio en el mundo como nación. Todo un mar de contrastes.

 
A modo de nota adicional, y como muchos de sus vecinos, Kuwait es un país que se nutre de mano de obra barata de países como Bangladesh. Bajo el duro sol y un calor intenso, estos humildes habitantes trabajan de sol a sol. Llevan los taxis, limpian las oficinas, etc. Mis respetos para estos aventurados trabajadores. Un día de estos le dedicaré un post a vuestro extremadamente hermoso país.

 
Y por hoy os dejo pero os prometo que poco a poco os iré desvelando los otros países del Golfo “insha’Allah”. Algunos son realmente sublimes. Si alguien tiene alguna preferencia… ¡que la manifieste! Que no soy adivino… J
 
Hasta la próxima semana. ¿¿Dónde nos iremos?? Por aquí, por allá… ya alguien hace sus quinielas…
 
Si deseas leer más de o sobre TravelZungu, haz click aquí.
 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú