1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. El robo, un signo de identidad de la nación cubana

TRAPICHEO, BISNE O TUMBE

El robo, un signo de identidad de la nación cubana

Nadie, absolutamente nadie que haya vivido en Cuba después de 1959, ha logrado enfrentar a la vida cotidiana sin sustraer algo o adquirir algo sustraído.

Hechosdehoy / Camilo Venegas
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

El socialismo y el hombre en Cuba convirtieron al robo en un signo de identidad de la nación. Durante décadas, incluso los individuos más honestos se han visto forzados a robar o a delinquir para poder sobrevivir. Nadie, absolutamente nadie que haya vivido en la isla después de 1959, ha logrado enfrentar a la vida cotidiana sin sustraer algo o adquirir algo sustraído.

Hace unos años conocí a un ingeniero cubano que es consultor de los centrales azucareros dominicanos. Cuando le dije que era ´cubano de Cuba´, no pudo contenerse y me hizo un comentario. “Yo sé que todos ustedes no son iguales, pero mis clientes de la Florida no quieren contratar a cubanos recién llegados de Cuba ni de camioneros. Es que se lo roban todo: el combustible, las baterías, los neumáticos…”.

Un cubano que vive en República Dominicana y es profesor de un reputado colegio privado, trabajó en un agromercado en La Habana durante sus últimos años en la isla (le pagaban mucho más que en un aula). Con una naturalidad pasmosa me confesó que le ‘tumbaba’ unas pocas onzas a todos sus clientes. “Si no, no podía vivir —fue su excusa—. Eran ellos o yo”.

Palabras como ‘resolver’ o ‘conseguir’ y cubanismos como ‘trapicheo’, ‘bisne’ o ‘tumbe’ al final tienen un mismo significado. Son eufemismos que le aligeran el peso al cargo de conciencia. Gracias a ellas los que son condenados por desfalco, robo o malversación al final no son vistos como delincuentes sino como alguien que tuvo mala suerte.

El propio Estado ha sido el peor ejemplo para sus ciudadanos. Con la excusa del embargo también ha hecho todo tipo de artimañas, casi todas ilegales, para tratar de conseguir los recursos que su ineficiente economía no produce. Si el régimen tiene una justificación, los ciudadanos tienen miles.

Ya sabemos todas las generaciones que tuvieron que crecer en Cuba para que el robo se convirtiera en un signo de identidad. ¿Cuántas tendrán que nacer para que deje de serlo?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú