1. Inicio
  2. Secciones
  3. España
  4. Casado y Egea hunden al Partido Popular con fuga masiva de votantes
Masiva marcha ante Génova pidiendo la dimisión de Casado y Egea. (Foto: Telemadrid)

Masiva marcha ante Génova pidiendo la dimisión de Casado y Egea. (Foto: Telemadrid)

ULTIMÁTUM DE LOS BARONES

Casado y Egea hunden al Partido Popular con fuga masiva de votantes

Los barones del Partido Popular le han dado un ultimátum de 48 horas para que convoque la Junta Directiva Nacional. Según la encuesta de Sigma Dos para el Mundo, Casado cede el liderazgo al PSOE tras perder 4,2 puntos y 19 escaños. Un tercio de sus votantes se ha ido con Abascal y otro 25% se lo está pensando.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / Lola Paredes

En el editorial Un PP dirigido con armas de guerra sucia. el diario El Mundo explicó como se preparó el golpe en el búnker deG énova para derrocar a Isabel Díaz Ayuso. Por el interés de este editorial y la gravedad de los acontecimientos vividos en España desde el jueves 17, recogemos íntegro el editorial de El Mundo para conocimiento de nuestros lectores:

El golpe de la mafia genovesa contra la presidenta

"Se aferra la dirección del PP al desesperado intento de cerrar la gravísima crisis que ha provocado dejando entrever que cerrarán el expediente contra Ayuso como si aquí no hubiera pasado nada. Y eso ya es imposible.

Porque si los lamentables episodios vividos en directo en una caníbal deriva autodestructiva ya eran motivos suficientes por los que los barones y otros cuadros de la formación reclaman la salida de Teodoro García Egea de la secretaría general, las informaciones que hoy (domingo) publicamos en exclusiva no dejan lugar a dudas de que cada segundo que continúe en su puesto será tiempo en el que estará haciendo daño a su partido.

Y es que toda la deleznable trama de espionaje contra el hermano de Díaz Ayuso, según sus implicados, arrancó el pasado agosto, promovida por el propio Egea y su jefe de gabinete, Pablo Cano -que conformaban lo que denominaban internamente como la Sala de Guerra, nombre que ya da cuenta sobrada de las artes empleadas en el caso que nos ocupa-. Ellos son quienes trasladaron sus informaciones sobre el hermano de la presidenta autonómica a la entonces mano derecha del alcalde de Madrid, Ángel Carromero, quien de inmediato se dirigió a trabajadores afines en el Ayuntamiento, algunos adscritos a la Empresa Municipal de la Vivienda, para poner en marcha un operativo con el que lograr evidencias bancarias y documentos que confirmaran que Tomás Díaz Ayuso había cobrado una comisión.

Dada la dificultad para obtener lo que buscaban, en diciembre decidieron contactar con una agencia de detectives, tal como adelantó este periódico revelando que desde la dirección nacional del PP se había puesto en marcha una de las campañas más sucias que se recuerdan en una guerra interna. 

Almeida tuvo que entregar la cabeza de Carromero, sentenciado tras aparecer como uno de los protagonistas de las chapuceras maniobras de las que hoy damos todos los datos. 'En Génova tienen una historia muy seria, han pillado a Ayuso pero les faltan las pruebas y tenemos que ayudar', habría dicho a sus hombres de confianza. Es evidente que Pablo Casado no podía estar ajeno a todo esto.

Estos hechos tan graves nos sitúan en un escenario desmoralizador, con la cúpula del principal partido de la oposición dedicada a espiar a sus cargos para tratar de chantajearlos por mezquinos intereses personales en vez de centrar todas las energías a la tarea de fiscalización del Gobierno, justo cuando más falta hace para poner cerco a tantas tropelías sanchistas.

A la dirección popular no le ha movido en esta operación ningún hipócrita prurito regenerador ni hay atisbo alguno de ética como intentaron defender Egea y Casado al erigirse en paladines contra la corrupción sin ninguna credibilidad, sino el oscuro deseo de encontrar munición con la que extorsionar a quien sentían que amenazaba su poder.

Hasta tal punto es fétido todo este asunto que los hombres de Carromero se jactaban de haber filtrado la información de Ayuso a Más Madrid, la segunda fuerza política en la Asamblea autonómica, lo que permitió a su líder lanzar insidias contra la presidenta sin prueba de ningún tipo, con la vieja y cobarde táctica de tirar la piedra y esconder la mano.

Igual que ocurrió con la filtración del audio de Ciudadanos para presionar a Moreno Bonilla para que adelantara elecciones en Andalucía y opacar así el éxito en las urnas de Ayuso, ahora se habría usado a Más Madrid como buzón.

No estamos ante un problema orgánico de partido, sino ante hechos devastadores que llevan exigiendo desde el miércoles la insoslayable depuración de responsabilidades al máximo nivel en aras de la urgente regeneración de un PP que pueda presentarse ante los españoles como un partido decente.

La reunión del viernes en la que Casado convocó a Ayuso para tratar de cerrar la crisis en falso estaba destinada a naufragar, como ocurrió.

Porque el líder popular aún se aferra a que todo siga igual, incluida la cabeza de Egea sobre sus hombros. Y eso, no ya la presidenta madrileña, el conjunto de los ciudadanos no pueden aceptarlo".

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú