1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. ¿Por qué no lo hacemos nosotros?, el sismo político de Guatemala sobre el Caribe

AVISO SERIO

¿Por qué no lo hacemos nosotros?, el sismo político de Guatemala sobre el Caribe

De las tensiones política en Guatemala a la cadena de convulsiones en Venezuela. La caía de Roxana Baldetti, el hartazgo que provoca la corrupción política.

Hechosdehoy / Melvin Mañón
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

El pueblo guatemalteco, tras haber forzado la renuncia de la vicepresidente acusada de corrupción reclama ahora la renuncia del presidente Otto Pérez Molina por las mismas razones.

Un solo párrafo de la publicación de El País retrata la situación:” La protesta, que tuvo réplicas en capitales de provincia y poblaciones importantes del país, se realizó una semana después de que la vicepresidente de Guatemala, Roxana Baldetti, agobiada por denuncias de corrupción, se viera obligada a dimitir de su investidura, y 48 horas después de que el Congreso eligiera como su sucesor al exmagistrado del Tribunal Constitucional, Alejando Maldonado Aguirre”.

Faltan solamente ocho meses para que Pérez Molina termine su mandato, sin embargo, la gente no parece estar dispuesta a esperarlos mansamente, sobre todo por la abundante evidencia de enriquecimiento personal con la que insulta a la ciudadanía.

La ciudadanía, harta de abuso y corrupción ha dado testimonios multiples de un nuevo accionar que deja atrás la indiferencia y enarbola un calendario y una agenda propios. Hasta el presidente de la organización patronal mas importante reclama perseguir a los politicos corruptos y también a los empresarios que lo han hecho con aquellos. Es todo un escenario nuevo y prometedor.

¿Por que Guatemala ha podido y nosotros no?

Cuestión de arritmia histórica hubiera dicho Juan Bosch. Pero la occasion es propicia para recorder lo siguiente:

Primero.- Al haber corrompido todas las instancias judiciales el PLD despojó a la sociedad dominicana de cualquier posibilidad de persecución y castigo de conducta criminal.

Segundo.- Al haber comprado, con el mismo dinero robado a nosotros, los medios de comunicación ese mismo PLD aseguró encubrimiento para sus crímenes y desinformación para sus adversaries.

Tercero.- Lo anterior fue posible porque los dominicanos abrazaron la prosperidad a cualquier costo como la meta de vida mas importante y para conseguirla decidieron endeudarse hasta el tuétano, soltar las amarras morales y sustituir con la competencia por “tener cosas” los antiguos patrones de conducta social.

La sociedad dominicana está condenada a un ajuste de cuentas que ya se ha diferido al menos en dos ocasiones recientes. El polvorín sobre el cual estamos sentados no ha estallado por la emigración masiva de los últimos 50 años y por el espejismo de prosperidad personal donde cada cual se cree mas listo que el otro y piensa que sera ese otro el que sucumba. Lo de nosotros viene, viene desde fuera (social y políticamente hablando) porque la red de complicidades armada entre nosotros mismos no permite que sea de otra manera.


– Melvin Mañón, escritor y reputado analista, reside en la actualidad en República Dominicana.

– Ver en Hechos de HoyPLD: auxilio, llamen al 911 ante pugilato de Danilo Medina y Leonel Fernández.

– El presidente del Banco Central de Guatemala, Julio Roberto Suárez, y el presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) , Juan de Dios Rodríguez, fueron detenidos por su supuesta implicación en un fraude contra el Seguro Social.

– El Consejo Superior de la Policía Nacional recomendó al Poder Ejecutivo la cancelación de cinco mandos: dos capitanes, dos segundos tenientes y un sargento mayor. Estánn acusados, entre otros cargos, de vínculos con narcotraficantes.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú