1. Inicio
  2. Secciones
  3. Comunicación
  4. Juan del Val responde a la campaña de Irene Montero contra Pablo Motos

Juan del Val desveló el verdadero trasfondo del ataque del PSOE y Unidas Podemos contra Pablo Motos. (Foto: Antena 3)

RESPUESTA CONTUNDENTE

Juan del Val responde a la campaña de Irene Montero contra Pablo Motos

Juan del Val, guionista de "El Hormiguero" y amigo de Pablo Motos, respondió de forma contundente al ataque lanzado por la ministra de Podemos, Irene Montero, con el respaldo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, contra la figura de culto de Antena 3.

Hechosdehoy / María Céspedes Pinzas
Etiquetado en: ·

El vídeo de la polémica

La nueva campaña del Ministerio de Igualdad con motivo del Dia Internacional contra la Violencia de Género quedó rápidamente envuelta por la polémica.

La campaña del Ministerio de Irene Montero mostró cuatro escenarios.

El primero, un streamer, que en uno de sus directos asegura tener un amigo que cuando salía de fiesta siempre bebía zumos y siempre acababa liándose con chicas “borrachas”.

El segundo mostró a un presentador que durante una entrevista a una invitada le pregunta si utiliza ropa interior sexy o cómoda.

El tercero, unos aficionados futbolísticos defendiendo a un jugador que “dio un puñetazo a su novia”.

Y, por último, el cuarto, la imagen de un edificio con decenas de hombres asomados a las ventanas.

El streamer El Xokas

El streamer El Xokas fue el primero en pronunciarse, ya que la primera escena de la campaña del Ministerio de Igualdad se refiere claramente a él y a las confesiones que hizo sobre un amigo suyo que fingía estar borracho mientras bebía zumos para aprovecharse de las mujeres por la noche.

“El dinero público nuestro, que generamos nosotros y con el que pagamos los impuestos para que el país mejore estaría muy bien que lo utilices para realmente cosas importantes y no en hacer anuncios que cuestan un dineral y que calumnian a la gente”, respondió El Xokas a la ministra Irene Montero en uno de sus directos.

“Y estaría bien que lo utilizases para hacer leyes que no saquen a los violadores de la cárceles porque a mí me gustaría un lugar que sea sano y pleno para la ciudadanía. Sobre todo para las mujeres puedan gozar de esa libertad tranquilas”, destacó el streamer.

“Yo nunca hablo del Gobierno porque son discursos que dividen, pero haces que pierda la fe. Ponte a trabajar y deja de tirar el dinero. Porque ese anuncio lo he pagado yo y todos los contribuyentes y es una puta vergüenza. Y las medidas que voy a tomar son algo privado. Espero que este tipo de cosas se acaben pronto”, zanjó.

El ataque a Pablo Motos

En la siguiente escena, la del presentador, aunque no es tan explícita como la de El Xokas, sí que está basada con una de las entrevistas del presentador de El Hormiguero, Pablo Motos. De hecho, fue en una de esas entrevistas donde se realizó la misma pregunta.

Fue en noviembre de 2016 cuando Pablo Motos entrevistó a la actriz Elsa Pataky en El Hormiguero. En esa entrevista, donde Pataky fue a promocionar la línea de lencería de Women Secret, el presentador le lanzó la siguiente pregunta: “Perdona, no es una pregunta íntima, es periodística: ¿tú, cuando duermes, la ropa interior es sexy o cómoda?”.

En aquella ocasión, la reacción de la actriz no fue como la de la campaña del Ministerio de Igualdad. Elsa Pataky contestó que ella no se iba muy a lo cómodo, “porque al final lo cómodo se vuelve no muy cómodo porque siempre quieres que tu pareja esté un poco… en tensión”.

Pablo Motos contestó a Irene Montero y fue atacado con extrema dureza en las redes sociales por PSOE, Podemos y Unidas Podemos.

Según el ministerio, la campaña, realizada por la agencia Ogilvy Madrid, “pretende romper la complicidad del pacto entre caballeros, un pacto que trasciende orígenes, ideologías, características sociales o generacionales y que necesita siempre de la complicidad del grupo para la perpetuación de los privilegios”.

La carta abierta de Juan del Val

A toda esta polémica ha contestado de forma contundente y esclarecedora Juan del Val en el Legacy Media El Mundo bajo el título “Pablo Motos y los cobardes”.

Juan del Val, guionista de El Hormiguero y amigo de Pablo Motos, ha querido responder al ataque dirigido contra el presentador por Irene Montero, la ministra de Igualdad del Gobierno socialcomunista de PSOE y Podemos.

“Esto no va de Pablo, esto va de libertad de expresión, va de censura, va de señalar a quien no entra por el aro”, ha subrayado Juan del Val.

Por la importancia de esta polémica y la contundente respuesta de Juan del Val, recogemos de forma íntegra la carta abierta publicaada en El Mundo:

Pablo Motos es mi jefe y es mi amigo. A lo primero no le doy demasiada importancia, pues tarde o temprano lo dejará de ser. Sin embargo, lo segundo sí es trascendente porque Pablo será mi amigo toda la vida, pase lo que pase y sople el viento de cara o en contra. Vaya esta declaración por delante, pero que le quiera y le admire, no significa que no pueda ser objetivo a la hora de hablar de uno de los ataques mediáticos más injustos que se han hecho jamás contra un comunicador.

El Hormiguero lleva 17 temporadas en emisión, siempre en prime time y, casi siempre, liderando esa franja en la que las cadenas juegan el partido importante del día, a esas horas es donde la televisión gana o pierde pasta de verdad. El Hormiguero nació sin redes sociales, en una sociedad que, para bien y para mal, no se parece en nada a la de hoy. Pablo Motos había sido un guionista brillante en muchos programas de entretenimiento y había hecho radio con éxito, pero no había tenido una gran trayectoria televisiva cuando nació El Hormiguero. Pablo aprendió a hacer tele a medida que la iba haciendo noche tras noche, primero en Cuatro y más tarde en Antena 3.

Una obsesión desmedida por el trabajo y una intuición innata para saber dónde está el talento, le llevaron a convertir El Hormiguero en uno de los programas de mayor éxito que ha habido en la historia de la televisión en España. Por encima de gustos personales, te guste mucho, poco o nada, Pablo Motos ha logrado a lo largo de estos años un programa imbatible para alegría de su cadena y desesperación de las rivales, que han intentado robar puntos de share de todas las maneras posibles, sin lograr arrebatarle jamás el liderazgo.

Ir a El Hormiguero como invitado es sinónimo de éxito. Cualquier cantante, actor o escritor que es entrevistado por Pablo Motos en El Hormiguero multiplica las ventas de sus discos, novelas, entradas de cine o de teatro. Cuántas ediciones de libros se han agotado, cuántos conciertos, salas de cine y teatros se han llenado gracias a la promoción en El Hormiguero es una cifra imposible de calcular. Ningún ministerio de cultura de ningún gobierno de cualquier ideología, a través de todas sus campañas juntas, han logrado hacer más de lo que han hecho Pablo Motos y El Hormiguero por la industria cultural de este país.

Sin embargo, hace algunos años una supuesta élite intelectual formada por sujetos habitualmente alejados del éxito, decidió acabar con el prestigio de Pablo. Si no se le podía vencer por las buenas, se le hundía por las malas, así que se orquestó una campaña mediática para convertir su imagen en la de un peligroso machista. El momento era perfecto, se imponía un feminismo necesario, y llegó el me too, un movimiento internacional al que era imposible sobrevivir si te señalaba de machista con su dedo.

Se valieron entonces -como lo están haciendo ahora- de varios fragmentos de entrevistas, algunas sacadas de contexto, en las que Pablo había hecho preguntas a algunas invitadas, que escuchadas 15 años después, suenan impertinentes.

Aquellas preguntas feas y situaciones incómodas existieron, sí. Y vistas con la perspectiva actual resultan ofensivas, también. Eso sí, son muy pocas y se produjeron hace demasiado tiempo. Prueba de ello es que después de más de 2.500 programas y unos 2.000 invitados, no han sido capaces de montar un video de más de un minuto o de conseguir una imagen con menos de cinco años en la que Pablo haga alguna pregunta irrespetuosa. Juzgar con la mirada de 2022 situaciones producidas en 2006 es injusto y perverso, pero da igual porque para perpetrar este escarnio público todo vale.

El pasado jueves Pablo se defendió en El Hormiguero de una campaña del Ministerio de Igualdad (ya la habrán visto, así que es innecesario explicarla). La desmontó y criticó duramente que el Gobierno haya invertido dinero público en semejante esperpento. Las críticas, cuando se hacen ante más de tres millones y medio de espectadores duelen muchoTres millones y medio de personas son muchos votantes y naturalmente no lo iban a dejar pasar. Así, que “¡a por él!”.

Algunos medios de comunicación sumisos al poder elaboraron el video de los ya referidos peores momentos de Pablo y para devorarle lo echaron en ese estercolero que es Twitter como el que echa carne cruda a los leones.

Yo no soy tan importante, pero de paso me han metido a mí en la trituradora del trending topic acusándome de machista. No deja de tener gracia que yo, que he pasado más de 20 años trabajando para mi mujer, siempre en segundo plano, detrás de las cámaras ante las que ella no paraba de brillar (yo llevo saliendo en la tele poco más de cuarto de hora) y que se me ha conocido toda la vida como “el marido de… ” se me ponga ahora la etiqueta de machista. No pasa nada, cualquiera que no le dé la razón a esta caterva de sectarios y sectarias será acusado de machista. No hay otra opción, o estás con ellos o te meten en la trituradora de carne. Este artículo también servirá para colocarme en el bando de los malos, es previsible”.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú