1. Inicio
  2. Secciones
  3. Editoriales
  4. Jordi Pujol, el icono de la democracia y el nacionalismo que se derrumba con estrépito

LA MENTIRA MÁS ODIOSA

Jordi Pujol, el icono de la democracia y el nacionalismo que se derrumba con estrépito

Lluvia de golpes e indignación al conocerse que Jordi Pujol y Soley, y su familia más directa, engañaron a Hacienda, y por lo tanto a los ciudadanos, durante 34 años.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Unanimidad compartida en España al conocerse el engaño de Jordi Pujol y Soley durante más de tres décadas (Ver en Hechos de Hoy el texto del comunicado íntegro). En la prensa impresa hasta el diario La Vanguardia de Barcelona enjuicia con máxima severidad el reconocimiento de un error que llega demasiado tarde.

Jordi Pujol i Soley ha sido un político decisivo presidiendo la Generalitat de Cataluña de 1980 a 2003. No se trata por tanto de una figura fugaz de la política. Fue el fundador de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), el motor de la vida política de Cataluña. Fue además un hombre clave en la Historia de España, antes incluso del momento crítico de la Transición. Pero además, Jordi Pujol i Soley figuró en primer plano hasta ayer mismo en todas las decisiones adoptadas por la CDC, es decir, en el centro del llamado proceso soberanista.

Al margen de las implicaciones políticas y judiciales del comunicado de su confesión, se puede decir que cayó con estrépito uno de los mito de la democracia española y la figura que era el icono del nacionalismo catalán. Defraudar a Hacienda es siempre una traición a todos los ciudadanos, pero en este caso, con una mentira oculta durante más de tres décadas, resulta especialmente indignante.

Más allá de las implicaciones judiciales de esta confesión, estamos ante el estrepitoso derrumbe de un icono de la democracia española y del nacionalismo catalanista. Defraudar a Hacienda es siempre una traición, pero puede ser más hiriente aún si quien lo hizo reivindicó en su vida pública un liderazgo de valores y moralidad.

El comunicado arroja además puntos oscuros sobre la cantidad exacta que se ocultó a Hacienda. Tampoco aborda a quién se encargó la gestión del patrimonio oculto. Ni otros aspectos relevantes que afectan a sus hijos y su esposa. Artur Mas aseguró que se trata de una cuestión personal y que no afectará ni al partido ni su gobierno. No parece un juicio muy acertado. Le basta asomarse a las redes sociales –Facebook y Twitter– para comprobar en persona que los ciudadanos dejaron hace tiempo de ser estúpidos. El juicio sobre Jordi Pujol y Soley-el balance de su gestión pública y liderazgo en la Generalitat y en la CDC- ya no podrá ser el mismo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú