1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. ISIS-K (Jorasán), el retorno de un Estado Islámico cruel que repicó en Moscú la matanza de París
¿Qué futuro para Putin? (Foto: Euronews)

¿Qué futuro para Putin? (Foto: Euronews)

PUTIN EN PELIGRO

ISIS-K (Jorasán), el retorno de un Estado Islámico cruel que repicó en Moscú la matanza de París

ISIS-K (Estado Islámico de Jorasán) desmintió con un vídeo la "conexión ucraniana" del atentado de Moscú. Putín lanzó un bombardeo de venganza sobre Ucrania con uno de sus misiles sobrevolando Polonia. Las Fuerzas Armadas de Ucrania alcanzaron dos barcos rusos en Sebastopol.

Hechosdehoy / Juan-Fernando Dorrego Tíktin

Analistas económicos, analistas en bancos de inversión, responsables de estrategia comercial, expertos en redes sociales, y asesores, con todo la atención puesta en los hechos de hoy de este domingo 24 de marzo en el impacto geopolítico de la irrupción de ISIS-K (Jorasán). Las Bolsas de Europa van a estar muy atentas este lunes 25.

¿Qué futuro para Putin y la Federación Rusa?

La primera incógnita se centra sobre el futuro de Vladimir Putin.

A escasos días de lograr su quinto mandato presidencial, Rusia se precipita en un sórdido escenario de muertes y caos. El ataque a la sala de conciertos y complejo comercial Crocus City Hall, cerca de Moscú, reivindicado por ISIS-K, dejó un nuevo balance de 133 víctimas.

ISIS-K repicó los atentados de París de noviembre de 2015 (ametrallar a quemarropa). El asalto a la Sala Bataclan se unió a varios ataques terroristas cometidos en la noche del viernes 13 de noviembre de 2015 en París​ y el distrito de Saint-Denis. Atacantes suicidas islamistas asesinaron a 130 personas y dejaron heridas de gravedad a otras 415.​

La primera reacción de Putin ha sido la de avivar la pista ucraniana. Ucrania negó cualquier vínculo con el ataque. Pero advirtió que Rusia podría usarlo como excusa para intensificar su invasión.

Lo sucedido en Moscú fue muy diferente. Hubo un alto grado de irresponsabilidad de los servicios de seguridad rusos, incapaces de detener la amenaza. Con el agravante de las advertencias concretas sobre ISIS-K difundidas por la comunidad de inteligencia de las Embajadas de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

 La matanza ha obligado a Putin a reforzar la seguridad en centros de transporte clave en toda Rusia. Se han suspendido conciertos públicos y eventos deportivos. Un escenario muy diferente al de la estabilidad y seguridad que prometió a sus votantes. Destrozada la imagen de quien aparecía como el único líder capaz de garantizar el orden en la vasta y turbulenta Rusia.

De forma dramática, Rusia parece hoy más insegura y volátil que en cualquier otro momento de los 24 años de Putin en el Kremlin.

Brutal factura a la vez para Rusia de la invasión de Ucrania en su tercer año. Las estimaciones estadounidenses apuntan a que más de 300.000 rusos han muerto o han resultado heridos.

Muchas tropas movilizadas el año pasado aún no han sido rotadas desde el frente lo que ha provocado ansiedad y protesta de las familias. Hay el temor a que se intensifique el reclutamiento.

Mientras tanto, ataques con drones ucranianos e incursiones transfronterizas por parte de milicias rusas con base en Ucrania opuestas al Kremlin. En el frente ucraniano, las fuerzas rusas parecen tener actualmente la iniciativa militar, pero la mala gestión de los oficiales y el armamento ruso durante el transcurso de la guerra ha provocado una corriente inesperada de inestabilidad y disidencia interna de blogueros y militares de línea dura. Ucrania tiene además, con su Marina de drones, el control del mar Negro.

El fallido golpe de Estado de Yevgeny Prigozhin, el líder del grupo mercenario Wagner, fue un desafío impactante y sin precedentes a la autoridad del Kremlin. Su muerte (asesinato) en un misterioso accidente aéreo está pudiendo alimentar en la sombra a otros Prigozhin dispuestos esta vez a un golpe de Estado definitivo que derroque a Putin.

La muerte (asesinato) de Alexey Navalny, el líder de culto de la oposición rusa, ha abierto una disidencia nunca conocida.

Más que nunca la Unión Europea ya está en alerta ante, de nuevo, una Rusia en erupción que después de los zares, la revolución de 1917, la Unión Soviética y el mandato cruel de Putin sigue sin asentarse. Un gigantesco escenario entre Europa y Asia sin cohesión ni estabilidad democrática, política y económica. La Unión Europea ya se ha preparado abiertamente a la eventualidad de desplegar tropas en Ucrania. Bajo ninguna circunstancia, la Rusia de Putin puede imponer y extender su dictadura con la anexión de Bielorrusia, Moldavia y Ucrania.

Enigma y miedo con ISIS-K

Gran atención a la vez en Europa y Estados Unidos a la reaparición en Rusia de ataques terroristas yihadistas a gran escala, sin relación con la guerra de Ucrania ni con la oposición interna al Kremlin.

Hasta el viernes 22 sólo el Talibán e Irán eran quienes mejor conocían la brutalidad de ISIS-K (Estado Islámico de Jorasán).

El Gran Jorasán, Antiguo Jorasán o Jorasán (Khorasan o Jorasán) es una región histórica de Persia. Englobaba partes del actual Irán, Afganistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán.

ISIS-K irrumpe ahora como la expansión de un grupo terrorista audaz y cada vez más violento. Expertos señalaron a Hechos de Hoy a ISIS-K como la facción halcón del Estado Islámico. Tiene su base de operaciones en Afganistán pero ya ha golpeado en Irán y ahora, de forma dramática, en Moscú.

ISIS-K emergió en 2015. Fundado por terroristas disidentes con una interpretación más extrema del Islam. Son suníes, la rama mayoritaria del Islam, y desprecian a los chiíes, mayoría en Irán.

La versión anterior de ISIS buscaba formar un Califato independiente con partes de Siria e Irak. ISIS-K pretende la reconstrucción de la provincia del Jorasán (por eso sumaron la “K” a sus siglas).

ISIS-K pretende derrocar al gobierno de Pakistán, castigar a las autoridades de Irán por ser vanguardia de los chiíes, y purificar Afganistán. Tanto desbancando al Talibán como principal movimiento yihadista en Afganistán como castigando a grupos minoritarios, como los hazara.

Los hazara son un grupo étnico de lengua persa que reside en la región central de Afganistán y el noroeste de Pakistán. Los hazara se sitúan en el centro de Afganistán rodeados por los uzbecos al norte, los nuristaníes y los pastunes al este, los baluchi al sur y los turcomanos al oeste.

El experto Asfandyar Mir apuntó que ISIS-K reclutó al grupo insurgente paquistaní Tehreek-e-Taliban Pakistan; al debilitado Al Qaeda en Afganistán y Pakistán; y a los talibanes afganos posteriores a Mullah Omar. También sumó una minoría sectaria crucial de salafíes en el este de Afganistán y se sirvió de sus redes rurales para hacerse con el control territorial en las provincias de Nangarhar y Kunar.

Perpetraron el atentado suicida en el aeropuerto internacional de Kabul en agosto de 2021 que mató a 13 soldados estadounidenses y a cerca de 170 civiles.

Se sabe que su objetivo es el establecimiento de un califato islámico en Asia Central y Meridional. Tras la toma de poder del Talibán en Afganistán, durante la retirada militar estadounidense del país, ISIS-K elevó su perfil internacional.

Antes de Moscú, y además del asalto al aeropuesrto de Kabul, el ataque más espectacular que se le conocía a ISIS-k fue el atentado con bomba en el que murieron 84 personas en Kerman (Irán), Se produjo en una procesión en memoria del general de división Qassim Suleimani, el comandante de la Guardia Revolucionaria iraní abatido en 2020 en un ataque de un avión no tripulado estadounidense.

Atención a que ISIS-K acusa al Kremlin de “tener sangre musulmana en sus manos”, haciendo referencia a las intervenciones de Moscú en Afganistán, Chechenia y Siria.

El primer ataque a Rusia atribuido al comienzo de los atentados de ISIS-K ocurrió en 2015. El 31 de octubre de ese año el vuelo 9268 de Metrojet, operado por la aerolínea rusa Kogalymavia, se desintegró en el aire cuando sobrevolaba el norte del Sinaí, poco después de despegar del aeropuerto internacional de Sharm El Sheikh, en Egipto. En el ataque murieron los 217 pasajeros y los siete miembros de la tripulación a bordo.

Rusia conoce el peligro que supone ISIS-K. Pero el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) lo ignoró y despreció ante la alarma de las embajadas en un daño que es peligroso e incluso más letal de lo que Putin imagina para su supervivencia política.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú