1. Inicio
  2. Secciones
  3. Radar latino
  4. El firme apoyo del Rey Felipe VI en Guatemala al mandato de Bernardo Arévalo de León

El Rey con Bernardo Arévalo de León. (Foto: @CasaReal)

TRASPASO AGITADO

El firme apoyo del Rey Felipe VI en Guatemala al mandato de Bernardo Arévalo de León

La OEA, la Unión Europea, Estados Unidos y las delegaciones extranjeras exigieron al Congreso de Guatemala la entrega del poder a Arévalo. La declaración fue leída por Luis Almagro. El Parlamento, controlado por partidos afines al presidente saliente, Giammattei, retrasó la ceremonia.

Hechosdehoy / Ignacio Rodríguez Ferreiro

El Rey Felipe VI fue el primer líder internacional en llegar a Ciudad de Guatemala para respaldar plenamente la transición pacífica y democrática del poder en Guatemala como infomó Hechos de Hoy. La posición del Rey avanzó el apoyo de la Unión Europea, Estados Unidos y la OEA a Bernardo Arévalo de León.

En su última jornada en Ciudad de Guatemala, el Rey se trasladó a la sede de la Embajada de España. Recibido a su llegada por el embajador en Guatemala, el Rey tuvo la oportunidad de saludar al personal diplomático y recibir a una representación de la colonia española.

Por último, el Rey se trasladó al Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Felipe VI se dirigió al Salón Dorado donde saludó a César Bernardo Arévalo de León, presidente constitucional de Guatemala antes de la Ceremonia de Transmisión de Mando Presidencial. En la tarde-noche del domingo 14, el Rey emprendió viaje de regreso a España.

Grandes desafíos

Finalmente, Guatemala ya tiene un nuevo presidente. Bernardo Arévalo fue investido para el periodo 2024-2028 en una ceremonia que finalmente se celebró en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, después de varias horas de retraso en la toma de posesión por la constitución del Congreso, lo que generó una jornada tensa en el país.

“Me llena de profundo honor asumir esta alta responsabilidad evidenciando que nuestra democracia tiene la fortaleza necesaria para resistir y que mediante la unidad y la confianza podemos transformar el panorama político en Guatemala. Este momento no solo representa un logro personal sino un paso firme hacia un futuro donde la participación ciudadana y el cambio positivo prevalezcan”, declaró Arévalo ante la Cámara.

“Este honor es el fruto de la confianza esperanzada y sincera que millones de guatemaltecos y guatemaltecas han depositado en nuestro proyecto colectivo. Además, refleja la fe que las amplias mayorías de nuestro país mantienen en nuestra capacidad como pueblo para superar desafíos y avanzar hacia un futuro más prometedor. Es un compromiso que asumimos con humildad y con determinación”, destacó.

Arévalo ha insistido en construir un nuevo orden democrático basado en la “justicia social”, en el “bienestar común” y en la “prosperidad” ante la corrupción de las instituciones de Guatemala, y ha prometido “asumir su responsabilidad histórica” para desarrollar las infraestructuras del país.

“Nuestra propuesta de Gobierno se resume en una fórmula sencilla: no puede haber democracia sin justicia social, y la justicia social no puede prevalecer sin democracia. A pesar de su simplicidad, esta fórmula ha estado notoriamente ausente en la administración gubernamental a lo largo de gran parte de nuestra historia. No estamos haciendo una promesa fundamentada en afirmaciones teóricas, sino en logros concretos, posibilitados por un Estado que finalmente asumirá su responsabilidad histórica de guiar el desarrollo”.

A la vez agradeció a la comunidad internacional su defensa de la democracia en el país. Numerosos ministros de Exteriores, presidentes y jefes de Estado se han trasladado a Guatemala para asistir a la sesión de investidura en una muestra de apoyo a los resultados de las urnas.

“El respaldo de las naciones democráticas del mundo ha sido crucial, permitiéndonos estar aquí hoy y permitiéndome ratificar nuestro primer gran compromiso. Nunca más el autoritarismo. Jamás permitiremos que la violencia sea empleada como medio para promover agendas políticas o preservar privilegios. No toleraremos la intolerancia”, señaló Arévalo.

El presidente de la Cámara, Samuel Pérez, también del socialdemócrata Movimiento Semilla, anunció la investidura de la vicepresidenta, Karin Herrera. Las autoridades les han entregado las insignias de mando, que habían sido entregadas previamente por el presidente saliente, Alejandro Giammattei.

Hubo diez horas de retraso en la toma de posesión.

El retraso en la toma de posesión de Arévalo y Herrera ha provocado preocupación a la comunidad internacional, de forma que ministros de Exteriores de Latinoamérica y el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, firmaron una declaración conjunta en la que pedían “entregar el poder” al mandatario.

Esta fecha ha estado en el punto de mira de organismos internacionales que han denunciado una persecución llegando a hablar de “golpe de Estado técnico” ante las presiones judiciales ejercidas por una muy cuestionada Fiscalía contra el inesperado juicio del izquierdista en las elecciones de agosto, que rompió con décadas de gobiernos conservadores.

El Movimiento Semilla centró su campaña en mensajes contra la corrupción y la recuperación de la democracia, en un país en el que durante años el sistema tradicional de partidos cooptó las instituciones en benefició de intereses particulares de políticos, empresarios, militares e incluso del crimen organizado.

Comunicado al Congreso

La Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) hicieron un llamamiento al Congreso de Guatemala para que se  le entregara “el poder como exige la Constitución” al presidente electo, Bernardo Arévalo de León.

“El pueblo guatemalteco expresó su voluntad democrática en elecciones justas, libres y transparentes”, aseguró una declaración en conjunto por parte “todas las delegaciones invitadas y representadas aquí” en Guatemala para la toma de posesión del mandatario electo.

La declaración fue leída en una improvisada rueda de prensa por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, después de un encuentro entre los cancilleres de varios países der la región que asistían al traspaso de mando en el país centroamericano.

“Reunidos en la Ciudad de Guatemala para la toma de posesión presidencial, hacemos un llamamiento al Congreso de la República a cumplir con su mandato constitucional de entregar el poder como exige la constitución al presidente electo Bernardo Arévalo y a la vicepresidenta electa Karin Herrera”, expuso Almagro.

El diplomático añadió que la “voluntad” del pueblo reflejada en las elecciones de 2023 debe ser “respetada”.

Estados Unidos también exigió al Congreso de Guatemala que “respete la voluntad del pueblo en las urnas” para dar paso a la investidura del nuevo presidente. “No hay duda de que Bernardo Arévalo es el presidente de Guatemala“, indicó a través de sus canales la administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Samantha Power, quien encabezó la delegación estadounidense en la toma de posesión del nuevo mandatario.

“Pedimos a todos que mantengan la calma y al Congreso guatemalteco que respete la voluntad del pueblo”, añadió Power, quien llegó el domingo a la capital guatemalteca.

De igual forma, la alta funcionaria recordó que “el mundo está observando” lo que sucede en la nación centroamericana, donde el nuevo presidente debe tomar posesión para encabezar la jefatura del Estado por un período de cuatro años.

“Acabamos de terminar una conferencia de prensa, donde la Presidencia de Costa Rica, la Presidencia de Paraguay, hemos trabajado con los cancilleres y jefes de delegación en sacar un comunicado en apoyo al proceso constitucional que tiene que permitir al presidente Bernardo Arévalo tomar juramento en las próximas horas”, señaló el mandatario paraguayo Santiago Peña.

En la misma línea se expresó Gabriel Boric. “Todo mi apoyo al legítimo presidente electo de Guatemala Bernardo Arévalo. ¡Democracia siempre!”, indicó el presidente chileno.

La investidura de Arévalo de León, que se ha visto obstaculizada debido a que el Congreso guatemalteco no avanzó en el proceso de juramentación de los 160 nuevos diputados del Parlamento, como estaba programado oficialmente.

La entrega de credenciales a los nuevos legisladores era un requisito indispensable para que se pueda llevar a efecto la investidura del nuevo presidente. La tensión llegó tras un proceso electoral marcado por los intentos desde julio pasado del Ministerio Público (Fiscalía) por evitar que Arévalo de León tomara posesión este domingo, como establece la ley.

Luis Almagro visitó Guatemala en tres ocasiones durante los últimos meses para supervisar el proceso de transición, que debe efectuarse con la salida este domingo del actual presidente, Alejandro Giammattei.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú