1. Inicio
  2. Secciones
  3. Salud
  4. Especial investigación médica
  5. Unos guantes que rozaron la cara de la enfermera, el origen del contagio del Ébola

MÁS INGRESOS

Unos guantes que rozaron la cara de la enfermera, el origen del contagio del Ébola

Según la paciente, se produjo un contacto de los guantes con su rostro cuando se estaba quitando el traje, error que no fue registrado en ningún lugar ni reconocido hasta ahora.

Hechosdehoy / Arturo Vázquez
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

El origen del contagio del Ébola podría estar en unos guantes. La auxiliar de enfermería infectada por Ébola cree que pudo contagiarse con el virus al quitarse el traje de aislamiento ya que asegura que podría haberse tocado la cara con los guantes usados para atender al misionero Manuel García Viejo.

Durante una rueda de prensa, el doctor Germán Ramírez de Medicina Interna del Hospital de La Paz, explicó que fue la sanitaria quién les contó este miércoles que recordaba lo que había pasado aunque se encontraba confusa por las llamadas que estaba recibiendo. El médico calificó el hecho de "accidente" y explicó que el supuesto contacto se habría producido la primera vez que la auxiliar se habría quitado el traje después de atender al religioso.

"Hemos estado revisando la cadena de retirada del traje y ella me ha manifestado la posibilidad de que hubiera podido contactar con la cara", apuntó el doctor al mismo tiempo que señaló que pudo hablar en varias ocasiones con la auxiliar de enfermería para conocer si se había producido algún "defecto", y que ésta le autorizó a dar la información.

Ramírez quiso aclarar que no se trata de un error "que es cuando se hace algo a sabiendas de que está mal", sino de un accidente que, en un primer momento, "ella no había recordado". Asimismo, destacó que se está revisando todo lo que ocurrió ya que “los primeros interesados en saber dónde ha estado el problema y el origen de la transmisión somos nosotros”.

Fue la propia auxiliar de enfermería quién aseguró que les dieron formación para ponerse el traje y “sobre todo y más importante” para quitárselo. Pese a ello, también confirmó que dicho tutorial duró muy poco tiempo aunque no quiso confirmar las informaciones que hablan de que no llegó a media hora. “Tampoco quiero precisar tanto”, respondió.

Asimismo, también señaló que se encuentra “bastante mejor” y con “más fuerza” aunque va “muy despacio” tras reconocer que cuando acudió por primera vez a su centro de salud en Alcorcón no le dijo a su médica “que había tenido contacto con el Ébola” porque no pensó que fuera Ébola “hasta el último momento”.

En otra de las ocasiones llamó a preventiva y le tomaron nota “y poco más”, pero el fin de semana se encontró “fatal” y la vinieron a buscar en ambulancia. La auxiliar explicó que fue el domingo cuando la trasladaron al hospital de Alcorcón en una ambulancia normal y que los dos profesionales que la llevaron “iban vestidos normales”, sin traje de protección.

Teresa Romero explicó a los medios de comunicación que se enteró de que estaba infectada de ébola al leer la prensa en el teléfono móvil. Empezó a intuir algo cuando las visitas de los médicos y las enfermeras comenzaron a ser menos frecuentes y empezó a escuchar “detrás de la puerta” de la habitación.

Cuando el médico entró ya “con un buzo blanco” le preguntó por el resultado de los análisis pero no se lo quiso “dejar muy claro” así que cogió el móvil y se enteró de que había dado dos positivos y ya no quiso preguntar más. “No te lo dicen a la cara”, lamentó. Por su parte, Sanidad está investigando la causa del origen del contagio del Ébola para determinar si se produjeron fallos en el protocolo de seguridad.

Más ingresos preventivos

A última hora del miércoles, la doctora de Atención Primaria del ambulatorio de Alcorcón y un médico del Hospital de Alcorcón, así como un enfermero del equipo sanitario que trató al misionero Manuel García Viejo, ingresaron en el Hospital La Paz-Carlos III para su observación por posibles casos de Ébola.

Por el contrario, dos personas recibieron el alta médica tras dar negativo en la segunda prueba del virus del ébola realizada a lo largo del día. De esta manera, y según el balance, son un total de seis las personas que permanecen ingresadas. Los últimos dos casos conocidos son dos médicos y un enfermero.

Ninguno manifestó síntomas que apunten al contagio pero de manera preventiva se les ingresó en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo. El enfermero, por su parte, formó parte del equipo sanitario que atendió al misionero fallecido Manuel García Viejo e ingresó en la planta de casos en investigación.

Asimismo, el enfermero está pendiente de que se le realice el primer test para comprobar si tiene el virus. El resto de ingresados son la auxiliar de enfermería Teresa Romero, único caso confirmado de contagio por el virus y su marido, que continúa asintomático y que permanecerá ingresado 21 días, así como una enfermera del equipo que trató a García Viejo y que también está pendiente de que se le realice el primer test.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú