1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Soberbio Brenton Thwaites, el ingenio de Brad Bird y David Robert Mitchell

REGRESO AL FUTURO

Soberbio Brenton Thwaites, el ingenio de Brad Bird y David Robert Mitchell

El debut perfecto de Robert Mitchell, George Clooney viaja al futuro en "Tomorrowland", Maika Monroe y Keir Gilchrist, y brillante Rosamund Pike.

Hechosdehoy / Rick Blaine
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Cuando George Clooney se introduce en el elenco de una película, los productores suelen saber que solo con su nombre, el éxito está asegurado. En los #estrenosdecine, La nueva película de la maquinaria Disney tiene a Brad Bird como director, quien ha pasado con éxito del cine de animación al mundo real de acción.

Tomorrowland arranca en 1964 contando la historia de Frank Walker, un niño inventor que se presenta a la Feria de la Naciones de Nueva York con un propulsor-mochila que no funciona del todo bien, pero que le permite empatizar con Athena, una chica que le proporciona un pin que será el pasaporte para ingresar a Tomorrowland, un lugar en una dimensión paralela provista de tecnología y artificios futuristas donde todo parece funcionar de manera perfecta y habitado por gente “elegida”.

En el tiempo actual, se da a conocer a Casey Newton (Britt Robertson), una especie de “elegida”, hija de un ingeniero de la NASA y a quien le será dado también el pin que le permitirá conocer Tomorrowland, Cassey también conocerá a Athena, y luego de dudas y persecusiones, habrá de contactar a Frank Walker ya adulto (George Clooney), y juntos deberán intentar volver a Tomorrowland para prevenir una inminente tragedia.

La película de Brad Bird utiliza de manera magistral la nostalgia de tiempos pasados y una visión romántica del progreso para lanzar una mirada optimista al futuro, apostando por depositar de nuevo la fe en el ser humano, particularmente en jóvenes y niños, y su capacidad para imaginar.

El universo en el que se desarrolla It Follows es completamente anacrónico, con sólo un objeto que apunte al tiempo presente como contexto cronológico, remitiendo todo lo demás a los años 80 o incluso antes: teles de tubo, ausencia de teléfonos móviles y ordenadores, un retrato de los personajes que responde a los arquetipos de antaño.

La cinta cuenta la historia de Jay, una chica de 19 años que tras salir con un chico al que apenas conoce, se verá inmersa en un juego del que no podrá escapar. "Algo" la perseguirá hasta que tenga sexo con otro chico y le pase el testigo. Una premisa peculiar, más aun teniendo en cuenta que hablamos de cine de "fantasmas" por catalogarlo de algún modo, pero que funciona. Vaya que si lo hace.

Desde su prólogo, que logra atrapar a cualquier persona que sea testigo del mismo, mostrándonos a una chica que se ve acosada por algo que no se puede ni imaginar qué es, pasando por esos planos rodados con la máxima profundidad de campo posible a fin de mostrarnos a figuras constantemente andando hacia nuestros protagonistas, aumentando una tensión que no te abandona durante la totalidad del metraje, hasta su conclusión, cerrando el círculo.

Nuestro último verano en Escocia es una perfecta comedia con situaciones límite que dan alas a la sorna y a la sátira. Las desavenencias y mentiras de una pareja en descomposición, con tres hijos pequeños pero con preguntas, anotaciones y argumentos que ponen colorado a cualquier adulto, por sinvergüenza que sea; pasarán otra prueba de fuego: la visita, a Escocia y a Gordie (enfermo, a punto de cumplir 75 años) y al resto de la familia y amigos.

En Australia está centrada Son of a Gun, el último proyecto de Julius Avery. Esta tierra de contrastes, que empezó siendo una prisión y actualmente es una tierra moderna y algo desconocida, suele hacer buenos filmes sobre todo por su gran fotografía como es el caso de Australia de Baz Luhrmann.

Son of a gun presenta una historia sencilla que comienza con un joven e inexperto ladrón (Brenton Thwaites) que llega a la prisión por un pequeño delito y claro como en cada cárcel pues pasa lo que pasa… decide ayudar al temible criminal Brendan Lynch (Ewan McGregor) a escapar de la cárcel, viéndose también obligado a colaborar con él en sus tan peligrosas como ambiciosas operaciones al otro lado de la ley.

Además el pequeño e inexperto delincuente durante el film se enamora de Tasha (Alicia Vikander) provocando situaciones al límite y dando giros a la historia que hace que no pares de verla porque lo cierto es que la película mantiene en vilo, atrapando al espectador de principio a fin. Ewan McGregor y Brenton Thwaites será el tándem de éxito del proyecto cinematográfico.


– Ver en Hechos de Hoy: Jacques Audiard y la migración, la sorpresa de la Palma de Oro en Cannes

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú