Una ciudad en poder de 400 Mawozo y sus rivales. (Foto: CNN)

TESTIGO DE CARGO

Puerto Príncipe, similar al gran Los Ángeles, en manos de la banda 400 Mawozo

Haití es un exportador neto de hambrientos demonizados mientras los culpables disfrutan del anonimato y la impunidad. Una bomba junto a República Dominicana y un aviso para Panamá y Chile.

Hechosdehoy / Melvin Mañón

Haití: un problema nuestro aunque no querramos (I)

Haití no tiene petróleo, uranio, tierra rara, ni litio sino pura y simplemente lodo cuando llueve, polvo en la sequía y hambre todo el tiempo.

Nadie tiene una buena razón para invadir Haití con inversiones corporativas en turismo o zonas francas ni con ejércitos ni tropas; no hay quien quiera echarse encima la tarea de poner orden en ese caótico escenario porque, de entrada, todo el mundo sabe que, desgraciadamente, Haiti no es un buen negocio para nadie.

Todos los demás países y organismos internacionales pueden darse el lujo de hablar de Haití, proponer, negociar, recordar u olvidar excepto los dominicanos y por una sencilla razón: Haiti, con planes o sin planes, con o sin ejército, con y sin bandas armadas, sin necesidad de que nadie intervenga a favor ni en contra es y representa una amenaza fundamental a la dominicanidad. Haití es un exportador neto de hambrientos demonizados mientras los culpables disfrutan del anonimato y la impunidad.

Además del consuelo que puede proveer el grito de denuncia dominicano contra la invasión pacifica, pero muy real de los haitianos, a pesar del reclamo reiterado a organismos internacionales para que intervengan y muy a pesar de los primeros esfuerzos dominicanos de aislamiento, cuarentena y separación la realidad es muy clara pero desagradable: si los dominicanos no entienden que les toca asumir constructivamente el papel de liderazgo en la gestión internacional para la salvación, rescate y estabilización de la nación haitiana, entonces puede que no haya futuro para la nación dominicana.

El caos haitiano tiene capacidad de contagiar y agravar todos los problemas y deficiencias dominicanos por puro contacto mientras que, a la inversa, la prosperidad y los avances dominicanos no se contagian por contacto sino que requieren de un esfuerzo inteligente, costoso y largo.

Hemos deseado y esperado por décadas que las grandes potencias asumieran el papel de interventores benignos en Haití, sobre todo porque ellas son las causantes de los males haitianos. Pero la realidad es que no lo hacen porque simplemente no es buen negocio para ellos hacerlo. Todos esos países pueden teorizar y no hacer nada con el éxodo haitiano pero los dominicanos no pueden darse ese lujo; como he sostenido durante años, no lo entendemos, hemos rehusado hasta el santo día de hoy aceptar que hay un papel que jugar. Si nosotros no somos actores activos y decisivos en el presente y el futuro haitianos quedaremos a merced de lo que decidan otros sin nuestro concurso y podemos vernos enfrentando situaciones muy adversas decididas por esas potencias a expensas nuestra.

Sembrando odio vamos a presenciar mas de una masacre y luego la comunidad internacional, convenientemente, nos pasa la factura. Nuestro mejor negocio no es demonizar a los haitianos, sino asociarnos activamente a la búsqueda de soluciones.

No es asunto de conspiraciones ni conjuras sino de realismo político. Francia y Estados Unidos son los principales culpables de la tragedia haitiana. Hay que hacerlos que paguen y asuman esa responsabilidad pero Haití está tan enfermo que ni eso puede hacer. Nos toca a nosotros ayudar a reclamar esa deuda a nombre del pueblo haitiano y en el proceso, en lugar de demonizar a gente pobre, violenta, atrasada y muerta de hambre enfrentarnos a los verdaderos culpables. La buena noticia es que hay solución pero hay que fajarse a labrarla como se muestra en la parte II de este artículo.

Noticias relacionadas:

Roberto Fulcar, el escándalo más lacerante para el presidente Luis Abinader
Una fuerte tormenta descarga en Santo Domingo sobre los Vicini

Otras noticias:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú