1. Inicio
  2. Secciones
  3. Editoriales
  4. Miguel Blesa y Rodrigo Rato, las tarjetas negras del escándalo en Caja Madrid

EL ENIGMA CRUCIAL

Miguel Blesa y Rodrigo Rato, las tarjetas negras del escándalo en Caja Madrid

¿Quién aprobó y organizó el sistema de las tarjetas opacas -"tarjetas black"-en Caja Madrid? Un escándalo económico y político que urge esclarecer a fondo y que no se puede quedar en dimisiones.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

El lado más positivo del escándalo de Caja Madrid y Bankia, hasta su rescate, lo protagoniza que haya aflorado todo lo morboso de las tarjetas opacas, las tarjetas black, la tarjeta de crédito sin declarar con la que más de 80 exconsejeros y directivos gastaron 15,5 millones de euros. Se trató de grandes cantidades de dinero en efectivo, y de gastos en joyas, hoteles, ropa y alcohol. En los datos que han aflorado, el detalle por ejemplo de que Miguel Blesa gastó 136.000 euros en restaurantes de lujo, vino y ropa. En el uso de las tarjetas black de Rodrigo Rato y Miguel Blesa, 103.495 euros en efectivo, 1.543 en helados y un corte de pelo de 286.

Se ha destapado un escándalo de rechifla, traca, indignación y hartazgo. Lógico que el Partido Popular haya suspendido sus encuestas electorales sobre sus candidatos en Madrid. El detalle de los gastos de las tarjetas que Caja Madrid y Bankia facilitaron a sus consejeros y directivos destapó pagos imposibles de justificar bajo el concepto de gastos de representación.

Durante años se cometió un despilfarro incontrolado de utilizar la tarjeta para viajes caros, retiradas de grandes cantidades de efectivo del cajero o estancia en hoteles de lujo. En ningún caso se podrían justificar en función del trabajo y el cargo que desempeñaban en Caja Madrid y Bankia. Hay consejeros que han llegado a utilizar la tarjeta para comprar regalos, fruta y hasta zapatos.

Sobre este escándalo, hay que tener en cuenta lo primero que el rescate de Bankia pasó una factura a los contribuyentes de 24.000 millones de euros. Resulta esencial por lo tanto que un juez, después de investigar a fondo, fije las responsabilidades de quienes llevaron primero Caja Madrid y luego Bankia a la quiebra.

Los informes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) (el actual propietario de Bankia) que tienen la Fiscalía Anticorrupción y el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu son demoledores en sus datos. Consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia se gastaron 15,5 millones entre 2003 y 2012 con las tarjetas opacas -tarjetas de crédito fantasmas-. ¿Quién aprobó y organizó este sistema de tarjetas negras?

Es crucial descubrirlo. Supone una oportunidad para todas las instituciones implicadas (entre ellos partidos y sindicatos) de recuperar credibilidad y demostrar que se defienden los intereses públicos. No bastan sólo las dimisiones.

Se tienen que conocer en profundidad todas las investigaciones sin que queden resquicios de sospechas. Es evidente que el desembarco político en las Cajas de Ahorro se convirtió en una catástrofe para el sistema financiero -asunto que ha destacado Hechos de Hoy). No sólo se espera la devolución de ingresos negros sino aplicación con rigor de todas las responsabilidades.

De las instituciones se espera ejemplaridad. Fue la primera exigencia de Felipe VI quien se la aplicó además a sí mismo. De ahí que lo mejor de este escándalo sea que se haya conocido. Lo peor, e inaceptable, hubiera radicado en la impunidad.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú