El último lunes de Isabel II, una jornada memorable en Londres y Windsor. (Foto: @RTVE)

INTERNACIONAL

Las lágrimas de Guillermo en el adiós a Isabel II que cierra una era en Reino Unido

Los hijos mayores de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton asistieron al funeral por su bisabuela. El príncipe Jorge, de nueve años, y la princesa Carlota, de siete, se sumaron al cortejo fúnebre en la abadía de Westminster y Windsor.

Hechosdehoy / Mario Martínez González
Etiquetado en: ·

Mandatarios de todo el mundo y miles de ciudadanos dieron el último adiós a Isabel II. Dirigentes políticos,y miembros de familias reales europeas en el funeral de Estado de la reina Isabel II en Londres.

Una ceremonia cargada de emoción con puntualidad británica. El cortejo fúnebre por Londres cerró una despedida redonda. A media tarde, la comitiva llegó al castillo de Windsor, donde se celebró un servicio religioso. La reina fue enterrada en la capilla de San Jorge, junto a su marido.

El Reino Unido ha cerrado una era con la despedida a la reina Isabel II en un solemne y majestuoso funeral de Estado celebrado en la abadía de Westminster, en Londres, al que han asistido 500 jefes de Estado y mandatarios de todo el mundo. Miles de ciudadanos, reunidos en el centro de la capital británica, han acompañado al cortejo fúnebre.

El funeral de Estado y el entierro de la reina de Inglaterra en el Castillo de Windsor, donde se encuentran los restos mortales de sus padres y su marido -el duque de Edimburgo-, marcó el último adiós a la soberana. Durante la ceremonia en memoria de Isabel II, el deán de Westminster, David Hoyle, ha recordado el “sentido del deber” de la reina.

El nuevo rey, Carlos III, ha encabezado el cortejo fúnebre emocionado detrás del ataúd de su madre desde Westminster Hall hasta la abadía, en un funeral coreografiado minuto a minuto y que ha estado lleno de música tradicional religiosa y lecturas de la Biblia.

Tras casi cinco días de capilla ardiente en los que decenas de miles de personas han podido despedirse de la reina Isabel II, la sala ha cerrado este lunes a las 6:30 (hora local). El ataúd ha sido trasladado hasta la abadía de Westminster, donde estaban todos los invitados esperando, mientras que miles de personas se han puesto a ambos lados del recorrido del cortejo fúnebre en un ambiente de profundo silencio.

Ha sido uno de los mayores eventos que ha tenido lugar en Reino Unido, con la presencia en su capital de líderes de casi todos los países del mundo. Londres ha recibido hasta un millón de visitantes para esta ocasión histórica. La capital británica quedó prácticamente colapsada, con carreteras y puentes cerrados al tráfico, vuelos cancelados y una operación de seguridad sin precedentes.

La abadía de Westminster, testigo de su boda y su coronación
La propia reina Isabel II fue la que eligió la abadía de Westminster para celebrar su funeral, con el objetivo de facilitar una asistencia masiva. El templo ha sido testigo de su boda y de su coronación.

El rey Carlos III y sus tres hermanos, la princesa Ana y los príncipes Eduardo y Andrés, han caminado junto al féretro con rostro serio que mostró el impacto emocional de un momento tan solemne. Detrás de ellos caminaban los príncipes de Gales -el heredero al trono, Guillermo, y su mujer Kate– y dos de sus hijos, los príncipes Jorge y Carlota, así como el príncipe Enrique y Meghan. El ataúd ha permanecido cubierto con el Estandarte real, la corona imperial, el orbe real, el centro de oro y una corona de flores.

El funeral ha sido presidido por el deán de Westminster, David Hoyle, y el sermón lo ha pronunciado el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

“Aquí, donde la reina Isabel II se casó y se coronó, nos reunimos venidos de toda la nación, de la Commonwealth y de todas las naciones del mundo para llorar nuestra pérdida, recordar su larga vida de servicio desinteresado, y con confianza comprometerse a la gracia de Dios, nuestro creador y redentor”, destacó el reverendo Hoyle.

Por su parte, el arzobispo de Canterbury ha pronunciado un sermón en el que ha citado a la cantante Dame Vera Lynn, diciendo “nos volveremos a encontrar”, una frase utilizada por la propia reina en un discurso que ofreció a la nación al comienzo de la pandemia.

El funeral de Isabel II ha terminado con dos minutos de silencio que se harán en todo el país. Los miembros de la familia británica han acompañado el féretro caminando durante más de una hora -en un camino marcado por el silencio entre los ciudadanos que han acudido a ver el cortejo fúnebre- hasta el Arco de Wellington, donde esperaba el coche fúnebre para el traslado al Castillo de Windsor.

Desde primera hora de la mañana, decenas de personas han llegado a Windsor para conseguir la primera fila en el camino conocido como ‘Long Walk’, una gran avenida que conduce al Castillo de Windsor.

Ha sido la capilla Rey Jorge VI, en el mismo castillo, la que ha acogido los restos mortales de la reina en un entierro que fue de carácter privado. En esa misma capilla se encuentra el cuerpo de su marido, el duque de Edimburgo, y en el Castillo de Windsor también se hallan los restos mortales de los padres de la monarca británica.

Noticias relacionadas:

El Rey y la Reina en la capilla ardiente de Isabel II en el Palacio de Westminster de Londres
El adiós solemne a Isabel II, el mayor show en la televisión del siglo XXI

Otras noticias:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú