1. Inicio
  2. Secciones
  3. Internacional
  4. Jenny Anderson Horne, el debate que llevó a la firma en Carolina del Sur

LA BANDERA ESCLAVISTA

Jenny Anderson Horne, el debate que llevó a la firma en Carolina del Sur

El mejor homenaje a las víctimas de Charleston. La Cámara de Representantes de Carolina del Sur aprobó prohibir el izado de la bandera confederada.

Hechosdehoy / Ignacio R. Ferreira
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

La posición de Barack Obama era bien conocida. La bandera de los Estados Confederados de América sólo merece estar en un museo. Es la decisión adoptada en Carolina del Sur. En la matanza de Charleston verla desafiante, junto a la bandera federal, la de Estados Unidos, levantó en las redes sociales -asunto que destacó Hechos de Hoy– una oleada de indignación y repulsa.

La Cámara de Representantes aprobó prohibir la colocación de la bandera confederada. Dejará de ondear junto al Capitolio de Carolina del Sur. La gobernadora republicana, Nikki Haley, firmó la ley aprobada por los congresistas. La bandera pasará al museo militar de Carolina del Sur, en Columbia, la capital del estado.

La retirada se produce solo semanas después de la matanzaen la que fallecieron nueve personas negras, incluyendo un senador estatal, cuando participaban en un grupo de estudio de la Biblia en la histórica iglesia negra de Emanuel. La bandera fue uno de los símbolos que inspiraron a Dylann Roof, el autor de la matanza. La bandera ondeaba en el Capitolio de la ciudad de Columbia, Carolina del Sur, desde 1961, en honor a los caídos en la guerra civil.

Gran parte de la población de Carolina del Sur la considera un homenaje a sus antepasados. En el resto de Estados Unidos, permanece como símbolo del esclavismo y el racismo, eñ motivo de la rebelión de los estados del Sur.

Fue el discurso vibrante de la congresista Jenny Anderson Horne quien ha logrado cerrar el último capítulo de una guerra que había acabado hace 150 años, la que lideró Jefferson Davis, el presidente de la Confederación que agrupó a los estados del Sur durante la guerra civil de Estados Unidos (1861-65). 

“No puedo creer que no tengamos el corazón en esta cámara para hacer algo significativo como retirar un símbolo del odio de estos terrenos. Para la viuda del senador Pinckney y sus dos hijas pequeñas, eso sería como echar sal en la herida”, dijo con rabia y lágrimas Jenny Anderson Horne. El senador Pinckney fue una de las nueve víctimas de la matanza.

“Ya he escuchado lo suficiente sobre legados. Yo sí que tengo legado. Soy descendiente de Jefferson Davis ¿vale?, pero eso no importa, porque no se trata de Jenny Horne. Se trata de la gente de Carolina del Sur que ha reclamado que este símbolo del odio sea sacado del terreno estatal. Y tenemos que seguir el ejemplo del Senado, quitar esta bandera y hacerlo ya”, dijo la congresista en su alegato. La ley se aprobó por 94 votos contra 20.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú