1. Inicio
  2. Secciones
  3. Salud
  4. Cómo afecta el frío a nuestros ojos y consejos para cuidarlos en invierno

Evite frotarse los ojos. (Foto: OC)

CONSEJOS DE EXPERTOS

Cómo afecta el frío a nuestros ojos y consejos para cuidarlos en invierno

El invierno es la peor estación del año para aquellas personas que sufren de sequedad ocular y el frío, y el aumento del uso de la calefacción, no ayudan. Aprende a evitar los principales riesgos que sufren nuestros ojos en invierno.

Hechosdehoy / OC / O. R. Ferreiró
Etiquetado en: ·
Enfrentarse a los meses más duros del invierno supone todo un reto para nuestra salud ocular, ya que el frío incide directamente en nuestros ojos, aunque es una situación que, por habitual, a menudo se pasa por alto. Según datos que maneja General Opticael invierno es la peor estación para aquellas personas que sufren de sequedad ocular y el frío, y el aumento del uso de la calefacción, no ayudan.

 

Por ello, al igual que cuidamos y protegemos nuestros ojos en verano, también debemos hacerlo en los meses de invierno, ya que el viento, la lluvia y la bajada de las temperaturas, pueden provocar molestias que serían fácilmente evitables siguiendo unas sencillas medidas de prevención.
Los principales riesgos que sufren nuestros ojos en invierno

 

Sequedad ocular
Las bajas temperaturas y la menor humedad en el ambiente hacen que disminuya la evaporación de la película lagrimal que recubre y protege el ojo, y que es esencial para mantener la superficie ocular suave y libre de irritaciones.

 

En condiciones de frío, la evaporación de las lágrimas se acelera, lo que puede llevar a una disminución en la producción de lágrimas y a una sensación de sequedad, ardor o picazón en los ojos. Esta sequedad ocular puede ser especialmente incómoda en lugares con calefacción central, ya que el aire caliente y seco que se encuentra en el interior de los edificios puede causar molestias añadidas.

 

Exposición a los rayos ultravioletas
Durante el invierno puede darse una sobrexposición a los rayos ultravioleta, especialmente en personas que viven en lugares donde nieva abundantemente o en amantes de los deportes de invierno. La nieve, que refleja la radiación ultravioleta, puede aumentar el riesgo de daño ocular relacionado con el sol si los ojos no tienen una protección ocular adecuada. El riesgo de daño es aún más alto en las montañas, donde la altitud aumenta la exposición a los rayos ultravioletas.

 

Mayor exposición al viento
El viento frío puede ser dañino para los ojos, ya que puede provocar sequedad, irritación y enrojecimiento al evaporar rápidamente la humedad de la superficie ocular y aumentar la evaporación de las lágrimas. Además, el viento puede transportar partículas de polvo y alérgenos, lo que podría agravar la irritación y la sensación malestar.

 

Cómo cuidar nuestros ojos durante los meses más fríos

 

Tomando ciertas precauciones podremos mantener nuestros ojos en perfectas condiciones durante el invierno. Los ópticos de General Optica ofrecen estas pautas para cuidar la salud ocular y que nuestros ojos no sufran en esta estación del año:

 

1. Usar gafas de sol con protección UV
El uso de gafas de sol con protección UV es muy recomendable no solo en verano, sino también en invierno. Hay que asegurarse de que las lentes ofrecen una protección del 100% contra los rayos UVA y UVB, especialmente si vamos a movernos en un entorno nevado, ya que la nieve refleja el 80% de los rayos UV y según vamos aumentando la altitud, también la radiación solar, cada 1.000 metros, un 15% más.

 

Si, además, vamos a practicar algún deporte de invierno es fundamental que utilicemos unas buenas gafas de nieve, estos son algunos consejos para saber elegirlas:

 

– Probarse diferentes modelos para escoger aquel que mejor se adapta a la forma de la cara y en función, por ejemplo, de si se va a llevar o no casco.

 

 Elegir el color correcto de las lentes en función de las condiciones meteorológicas que afrontar, el deporte que se va a practicar y el entorno en el que se va a actuar.

 

– Escoger siempre lentes polarizadas que son las que mejor protegen con los rayos UVA y UVB y para reducir el destello de la luz y mejorar el contraste.

 

– Buscar modelos con una buena visión periférica, especialmente para deportes de nieve, ya que ofrecen una amplia visibilidad. Los hay con lentes cilíndricas que son planas y 2D y permiten un amplio campo de visión horizontal y les otorga un aspecto elegante. También los hay con lentes esféricas, en este caso son 3 D y permiten un campo de visión horizontal y vertical, ofreciendo una visión panorámica mucho más amplia.

 

– Preguntar por algunos extras como la protección lateral, el doble cristal o el antivaho del modelo con el fin de encontrar el mejor para nuestro deporte.

 

– Decantarse por gafas elaboradas con materiales resistentes a los golpes y posibles impactos.

 

– Algunos modelos presentan protectores nasales destinados a mantener la nariz caliente y a protegerla en caso de caída.

 

– Asegurarse que las gafas son homologadas y pedir consejo a los ópticos sobre el modelo que mejor se adapta a nuestras necesidades y el deporte que vayamos a practicar.

 

2. Beber suficiente agua aún sin tener sed
Beber agua abundante es muy importante para mantener una buena hidratación, lo que a su vez es esencial para la salud ocular. Un consumo adecuado de agua ayuda a mantener la producción de lágrimas y previene la sequedad ocular. En invierno, al no pasar tanto calor como en verano, es habitual no tener sed y beber menos agua, por lo que hay que recordar que debemos mantenernos hidratados y la mejor manera, es mantener una botella con agua siempre cerca de donde nos encontremos.

 

3. Combatir la sequedad del ambiente con humidificadores
Durante el invierno, el aire seco en espacios interiores puede agravar la sequedad ocularUsar humidificadores en el hogar o en el lugar de trabajo puede ayudar a mantener un nivel óptimo de humedad. Y si no disponemos de un humidificador se pueden colocar pequeños recipientes cerámicos con agua en los radiadores para que el ambiente no esté tan seco. También es muy recomendable emplear lágrimas artificiales que faciliten la hidratación de la córnea.

 

4. Tener especial precaución frente al ordenador
Si se trabaja frente a la pantalla de un ordenador conviene tener en cuenta la regla 20-20-20, que implica tomar un descanso visual cada 20 minutos y enfocar la mirada en un punto situado a más de 20 metros, durante al menos 20 segundos. De esta manera se pueden mantener los ojos bien lubricados.

 

5. Aumentar la protección contra el viento y no frotar los ojos
El viento frío y seco es perjudicial para nuestros ojos, y las molestias pueden incrementarse si se practican deportes al aire libre, como el ciclismo, o si se vive en áreas propensas a condiciones ventosas. En estos casos, protegerse con gafas es esencial para mantener nuestros ojos en perfecto estado, ya que actúan como barreras físicas y ayudan a mantener el viento y las partículas irritantes lejos de los ojos, además de reducir la sequedad y la irritación. En caso de que un cuerpo extraño penetre en nuestros ojos, no hay que frotárselos nunca, debemos lavárnoslos rápidamente con agua o lágrimas artificiales.

 

6. Llevar una nutrición saludable
Llevar una dieta rica en vitaminas y antioxidantes es crucial para mantener la salud ocular. Los alimentos ricos en vitamina A, C y E, así como en ácidos grasos omega-3, ayudan a prevenir problemas oculares. Algunos de los alimentos más recomendables en esta época del año son zanahorias, espinacas, nueces, pescado, cítricos y kiwis.

 

7. Parpadear con mayor frecuencia
Frente a un ordenador o la televisión tendemos a parpadear menos, si a esto le añadimos que en invierno normalmente lo hacemos cerca de algún radiador, o de una chimenea, el ambiente es mucho más seco. Parpadear a menudo incentiva la producción de lágrimas de forma natural lo que ayuda a evitar que tengamos una mayor sequedad ocular o incluso alguna lesión ocular.

 

8. Dar un mayor descanso a nuestros ojos
Si trabajamos en el exterior o pasamos gran parte del día al aire libre, y nuestros ojos han sido castigados por el frío, el viento y las inclemencias metereológicas, debemos darles un descanso cuando lleguemos a casa y mejor evitar un uso prolongado de pantallas como ordenadores, tablets o móviles.

 

9. Evitar el tabaco y el alcohol
Este último consejo, es bueno para nuestra salud en general, pero también para nuestros ojos, ya que estos hábitos poco saludables pueden provocar numerosas afecciones oculares.

 

Elena Barberan Camas, óptico-optometrista a cargo de Servicios de Salud Visual de General Optica, afirma:“Cuidar de los ojos durante el invierno es esencial para mantener una visión saludable y sentirnos más cómodos. Con una protección adecuada y un pequeño cambio de hábitos se puede prevenir la sequedad ocular, la irritación y otras pequeñas molestias oculares que guardan relación con la temporada invernal. Siguiendo estos consejos y, en especial, eligiendo unas buenas gafas de sol para practicar deportes de invierno podremos tener un correcto cuidado de nuestros ojos en los meses más fríos”.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú