1. Inicio
  2. Secciones
  3. Radar latino
  4. Búsqueda desesperada en Ecuador de supervivientes bajo los escombros

SE AGOTA EL TIEMPO

Búsqueda desesperada en Ecuador de supervivientes bajo los escombros

Aumenta el número de víctimas a más de 400, de los que un tercio son de Pedernales. Equipos de rescate con sus perros trabajan contrarreloj para rescatar a los que siguen vivos bajo casas, tiendas y hoteles.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / UN / Angelika Knüppel
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Las víctimas del terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que sacudió el sábado la costa de Ecuador supera ya las 400 personas. El sismo, considerado el peor en cerca de 70 años, ha causado además 2.700 heridos. Hasta el momento las autoridades no han ofrecido cifras sobre desaparecidos, sólo Cruz Roja alerta de 320 personas que todavía no han aparecido. Cruz Roja Española afirma que al menos 100.000 personas necesitan ayuda inmediata.

Aún hay esperanza de lograr rescatar con vida a algunos supervivientes de entre los escombros. Para ello han llegado a la zona 450 personas pertenecientes a equipos de emergencia especializados llegados de varios países, entre ellos de España. Cuentan con perros que ya han actuado, por ejemplo tras el terremoto en Nepal. El rescate de las víctimas es la máxima prioridad.

Tres personas fueron rescatadas en la ciudad de Manta después de permanecer más de 32 horas atrapadas entre el techo y el piso de un centro comercial que se desplomó tras el seísmo. El rescate fue obra de los bomberos de Quito. Los médicos aseguran que una persona sin heridas puede sobrevivir hasta siete días en medio de los escombros.

Entre los fallecidos, en su inmensa mayoría ecuatorianos, se encuentran también siete colombianos, tres cubanos, un estadounidense y una mujer y un niño canadienses. De momento no se ha identificado a ninguna víctima española o de doble nacionalidad ecuatoriana-española.

Poco a poco va llegando la ayuda a las zonas afectadas, principalmente en las provincias de Manabí, Esmeraldas y Santa Elena, declaradas en emergencia junto a Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos. En medio de escenas de desolación y del temor a las réplicas, los ciudadanos luchan contra los escombros en ciudades como Manta o en Pedernales, donde la mayor parte de las construcciones se derrumbaron. Un tercio de los fallecidos son de Pedernales, una localidad con 55.000 habitantes. Muchos de ellos se podrían encontrar todavía bajo los cerca de 40 hoteles totalmente colapsados.

Casi nadie duerme en las casas que aún quedan en pie. Como alternativa se convierte en cama los coches o una manta sobre las aceras de las calles y los parques o los estadios de fútbol, convertidos en hospitales de emergencia.

Faltan productos básicos como el agua, alimentos, carpas, mantas y medicinas, entre otros efectos necesarios en medio de la emergencia. La catástrofe ha disparado la solidaridad internacional que se ha evidenciado por medio, no solo de mensajes de apoyo, sino de envíos de ayuda desde más de una docena de países de Europa y América, además de organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales. 

Los daños de momento son incalculables, superando los miles de millones y la reconstrucción podría llevar varios años. El presidente Correa, que regresó inmediatamente a Ecuador desde Roma, como informó Hechos de Hoy, recorre estos días las zonas afectadas. El presidente recordó que el peor desastre natural ocurrió en 1949, un terremoto en el centro del país que se cobró 5.000 personas. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú