Primera prueba para la efectividad del ataque del Real Madrid, (Foto: @vinijr)

DEPORTES

Benzema y Vinicius frente a Borré y Kamada en el gran duelo de jefes en Helsinki (2-0)

Ancelotti con una pizarra de un 1-4-4-2, en cambio táctico, abierto a vuelcos y golpes de efecto. Glasner apunta a un modelo de 1-3-4-2-1 buscando la sorpresa del juego sutil con la pegada súbita y demoledora.

Hechosdehoy / Ep / Samuel Murphy
Etiquetado en:

Final. El Real Madrid gana su primer título de la temporada, campeón de la Supercopa de Europa (2-0).

Segunda parte. Gol de Benzema dentro del área tras una asistencia de Vinicius con un disparo que entra por el medio de la portería. Hizo un movimiento extraño Trapp. Segundo del Real Madrid.

Fin primera parte: Se adelanta el Real Madrid en la final gracias al gol de Alaba. Saque de esquina botado por Kroos que le llega a Casemiro sobre la línea, y la deja atrás para Alaba, que se encuentra la portería vacía ante la mala salida de Trapp.

En el arranque, el Real Madrid (como local), con un 1-4-4-2 abierto a cambios súbitos de líneas:

– Portería: Courtois

(Preparados: Lunin y Luis López).

– Defensa (laterales y centrales): Carvajal, Militao, Alaba y Mendy.

(Preparados: Vallejo, Nacho, Odriozola, Rüdiger)

– Centrocampistas: Casemiro, Kroos, Modric y Valverde.

(Preparados: Lucas Vázquez, Tchouameni, Ceballos y Camavinga)

– Delanteros: Vinicius y Benzema.

(Preparados: Hazard, Asensio, Rodrygo y Mariano)

En el arranque, el Eintracht Frankfurt con un 1-3-4–2-1:

– Portería: Trapp.

– Defensa (laterales y centrales): Touré, Tuta, N’Dicka.

– Centrocampistas: Lenz, Knauff, Sow y Rode.  y Alidou.

– Delanteros: Kamada y Lindstrom.

– Ataque en punta: Santos Borré.

El Real Madrid comienza el nuevo curso con la Supercopa de Europa, primer título de la temporada, ante el Eintracht Frankfurt, en un duelo en el que los blancos deben hacer valer su condición de favoritos para levantar el trofeo y comenzar la nueva campaña de la mejor manera posible. Por su parte los alemanes apelan a la sorpresa y su valentía sin complejos para sumar otro éxito a su palmarés.

Todavía con cierto letargo por el verano y el calor, la nueva temporada da el pistoletazo de salida con un clásico de la etapa estival. La Supercopa de Europa acoge a dos de los campeones del continente (Liga de Campeones y Liga Europa) del curso pasado para definir quién se queda el cetro europeo durante todo el próximo año.


El conjunto de Carlo Ancelotti recurrirá al espíritu que le hizo levantar la decimocuarta Copa de Europa del club, con un equipo comprometido en las tareas defensivas y que vive, en muchas ocasiones, de los brillos y detalles de un Karim Benzema que parece seguir enchufado, además de la dupla que forma con un Vinícius desatado, pasando por las paradas de Courtois y la solidez que aporta el trinomio Casemiro-Modric-Kroos.

Y llega al encuentro después de una pretemporada en la que el Real Madrid ha ido de menos a más. Los merengues comenzaron la preparación en Estados Unidos con el Clásico de Las Vegas, partido que perdieron (0-1) y que denotó cierto cansancio en los jugadores, aún poco rodados. Hubo mejoría en el segundo examen veraniego ante el América, donde los de Ancelotti dieron mejor imagen en un empate (2-2) con los goles de Benzema y Hazard.

Y la gira estadounidense terminó de la mejor manera posible para los blancos, que fueron un rodillo ante la Juventus, sobre todo en la primera mitad, en un duelo que vencieron por 2-0. En dicho encuentro se vio a un Real Madrid con mejor tono físico, ya en modo competición y sin signos de haber perdido las cualidades que le permitieron conseguir el doblete de Liga y Champions: compromiso, talento y unión.

Además, Ancelotti ya dejó claro semanas antes de este crucial encuentro para encarrilar el inicio del curso que la Supercopa de Europa será la continuación del buen hacer del curso pasado, y una recompensa al bloque que levantó la Decimocuarta. Esto hace presagiar que no habrá ningún cambio respecto al once titular que saltó al césped del Stade de France en la final la Champions hace mes y medio.

Así, Courtois debe ser ese muro que ya fue el curso pasado -paró casi 5 goles por partido en la pasada Liga de Campeones, encajó 14 tantos y mantuvo la portería a cero en cinco encuentros-. En la defensa, tampoco hay dudas, con Carvajal, que sufrió problemas físicos en pretemporada, pero ya está recuperado, la pareja Militao-Alaba y Mendy en la izquierda. Rüdiger deberá esperar turno, aunque ha dejado muy buenas sensaciones en la preparación del año, destacando por su rápida adaptación, potencia y versatilidad.

También se puede recitar de memoria el centro del campo, con la CMK inamovible para Ancelotti, reforzando esa parcela con un incombustible Valverde, el comodín del italiano y cada vez con más peso en la plantilla. Camavinga y Tchouaméni podrían tener oportunidades desde el banquillo. Mientras que en el ataque Vinicius y Benzema también son fijos e imprescindibles. Hazard, Asensio y Rodrygo son las opciones de primer recambio para la delantera madridista.

Ambos equipos se verán de nuevo las caras después de 62 años. Fue en 1960 cuando Real Madrid y Eintracht se enfrentaron en la final de la Copa de Europa, con victoria blanca por 7-3 -el récord goleador en una final europea- para levantar su quinto título consecutivo. Ahora, el equipo dirigido por Ancelotti querrá continuar con ese legado, mientras que los alemanes buscarán vengar el rodillo vikingo de la final de Glasgow.

El Eintracht llega con más rodaje al duelo, ya que ya ha disputado dos partidos oficiales este curso. La semana pasada logró una cómoda victoria (0-4) en la Copa alemana, mientras que solo cuatro días después de ese festín sufrió en sus carnes la superioridad y contundencia del Bayern de Múnich en la primera jornada de la Bundesliga, endosándole un hiriente 1-6.

No obstante, el equipo madridista no debe subestimar al conjunto alemán, que la temporada pasada ya demostró que es un equipo muy difícil de predecir gracias a su valentía y su capacidad para ‘matarte’ cuando menos te lo esperas. El propio Barça lo sufrió en su piel en la pasada Liga Europa, viviendo en primera persona otra de sus fortalezas: su afición. En un estadio neutral, los alemanes serán muchos más, ejerciendo de jugador número ’12’ en los momentos más complicados del encuentro.

Si en el Real Madrid el principal reclamo lo protagonizarán Vinicius y Benzema -66 goles y 35 asistencias entre ambos la temporada pasada-, en el Eintracht es el colombiano Rafael Santos Borré uno de los jugadores más peligrosos para las aspiraciones madridistas. Sin embargo, la mejor noticia para el Real Madrid es la ausencia de Filip Kostic -7 goles y 12 asistencias el curso pasado-, que ultima su salida del club.

Ficha técnica

– Dibujos iniciales:
REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Militao, Alaba, Mendy; Kroos, Casemiro, Modric, Valverde; Benzema y Vinícius.
EINTRACHT: Trapp; Touré, Tuta, N’Dicka; Knauff, Sow, Rode, Alidou; Kamada, Götze; y Santos Borré.

– Árbitro: Michael Oliver (ING).

–Estadio: Olímpico de Helsinki.

– Hora: 21.00/Movistar Liga de Campeones.

Noticias relacionadas:

Oliver Glasner, un modelo disruptivo e inesperado para el Eintracht Frankfurt
Por primera vez, Karim Benzema luce el brazalete de capitán del Real Madrid como el líder absoluto

Otras noticias:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú