1. Inicio
  2. Secciones
  3. Internacional
  4. Alexis Tsipras y Angela Merkel rozaron la ruptura a las 7.00 de la mañana

LA CUMBRE ÍNTIMA

Alexis Tsipras y Angela Merkel rozaron la ruptura a las 7.00 de la mañana

Donald Tusk reveló por primera vez todos los secretos de la cumbre de las 17 horas y admitió el desgaste y las heridas que quedaron para el primer ministro de Grecia y la canciller de Alemania.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / Mario M. García
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Fue un acierto elegir en su día a un polaco, Donald Tusk, como presidente del Consejo Europeo. Devolvió el alma y el coraje a la frialdad de la máquina burocrática de Bruselas. En declaraciones al diario griego Kathimerini explicó el momento critico en la historia de la Unión Europea y de la Eurozona (ver en Hechos de Hoy, Donald Tusk anunció un acuerdo por unanimidad tras 17 horas de negociación).

Reveló que Europa "estuvo al borde de la catástrofe" cuando el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, y la canciller de Alemania, Ángela Merkel, se plantaron en sus respectivas posiciones.

El punto de ruptura se localizó en la cantidad que Atenas debía destinar a un fondo de privatización, considerado como uno de los puntos esenciales del acuerdo. "Sobre las siete de la mañana, cuando Tsipras y Merkel solicitaron un descanso, tenía la sensación de que estábamos a punto de fracasar", declaró Tusk. La diferencia de pareceres residía en una distancia de 2.500 millones de euros.

"En ese momento les dije que si las negociaciones terminaban sin resultado, estaba dispuesto a anunciar que Europa iba a quedarse al borde de la catástrofe por 2.500 millones de euros", reveló Tusk. Dijo que percibió las primeras señales negativas durante la primera reunión del sábado del Eurogrupo.

"Creó una atmósfera que propició la última frase del documento inicial que insinuaba una posible salida de Grecia del euro, debido a la frustración reinante, sobre todo después del referéndum", reconoció Tusk. Insistió en la idea de que el referéndum "pudo haber fortalecido al señor Tsipras en Atenas, pero le debilitó aquí (en Bruselas)".

Contó también el clima del desenlace. Finalmente, ambas partes consiguieron llegar a un entendimiento sobre el dinero a destinar al fondo de privatización -fijado en 50.000 millones de euros -. "Una vez aceptaron, tardamos literalmente diez minutos en redactar el texto final", contó Tusk. El presidente del Consejo Europeo eludió valorar la cumbre como una victoria o una derrota para Alemania. "Creo que la posición de Alemania, tras las negociaciones, no se ha reducido ni fortalecido. Estoy seguro que el resultado fue un empate, en el que nadie acabó satisfecho al cien por cien".

La clave, recalcó, era impedir la salida de Grecia del euro, un escenario que Tusk describió como "dramático" y que habría comportado "consecuencias políticas, ideológicas y geopolíticas". Tusk cree que ni siquiera Alemania se habría atrevido a llegar más allá de usar esa hipotética salida como una amenaza. "Estoy bastante seguro de que para la señora Merkel fue una herramienta de negociación muy fuerte, pero no su objetivo político. Todos los líderes, entre ellos Merkel, tenían la intención de evitar un Grexit y el argumento del señor Schäuble mostró al señor Tsipras que esta solución dramática era realista y posible", sentenció Tusk.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú