1. Inicio
  2. Secciones
  3. Gente & TV
  4. No vuelve Viajando con Chester, llega el Chester in love de Risto Mejide

EL SPIN OFF

No vuelve Viajando con Chester, llega el Chester in love de Risto Mejide

Mónica Cruz, Fernando Sánchez Dragó, Cristina Cifuentes, Pablo Echenique, Miguel Poveda, Raúl Arévalo o el padre Ángel… se sentarán en un chester con muchísimas novedades.

Hechosdehoy / UN / R. Pérez
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Vuelve Risto. Vuelve Chester. No vuelve Viajando con Chester. Llega Chester in love. 2017 comienza con la reunión de dos viejos conocidos. Risto Mejide y Chester vuelven a cruzar sus vidas en Chester in love, spin off de Viajando con Chester. Una nueva aventura que arranca en Cuatro y que se aleja de aquel programa pionero que devolvió al prime time la entrevista pausada y la conversación para ahora encontrar un camino propio. Es, sencillamente, algo diferente con sus mismos protagonistas.

Con novedades sustanciales respecto a su predecesor que lo convierten en un programa nuevo que, eso sí, bebe de esas fuentes originales. Antes había solo dos personas listas para hacer un repaso biográfico en un fondo que cambiaba cada semana. Ahora, el movimiento se detiene y recala en un punto fijo. La conversación entre Risto e invitado se ve dinamizada por los llamados “aceleradores”, una serie de estímulos de variada índole que servirán para girar la conversación, confrontar ideas con nuevas teorías o abrir el debate a más bandas.
 
Porque en Chester in love ya no se habla de la vida de los invitados. Se habla con los invitados de LA VIDA. Y de todas esas cosas que suceden mientras vivimos. 

Acelerador Número 1 – LAS TEMÁTICAS

¿Qué es el amor? ¿Qué es el dinero? ¿Qué es el sexo? ¿Qué es Dios? Las grandes preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez, sobre las que cada invitado deberá dar su punto de vista… Y escuchar el de los demás.
 
Chester quiere saber qué opina gente relevante de cuestiones que todos en algún momento hemos puesto sobre la mesa en una charla con amigos, en una cena en familia o en un viaje en coche con una pareja. No se trata de filosofar o divagar, porque aquí no hay teorías que refutar o tumbar. Es sencillamente hablar. Y escuchar. 
 
En Chester in love, el espectador podrá descubrir facetas, aristas y rasgos de personalidad de invitados sobre los que podría parecer que se sabe todo.
 
¿Qué tiene que decir Belén Esteban sobre la presión
de ser la mujer más famosa de España? ¿Qué sabe del amor el mayor actor porno del mundo, Nacho Vidal? ¿Y una monja sobre el sexo? ¿Qué es para Esperanza Aguirre la mala educación? Mónica Cruz, Fernando Sánchez Dragó, Pablo Echenique, Miguel Poveda, Raúl Arévalo o el padre Ángel… todos ellos se sentarán en Chester in love para hablar de estos pequeños grandes temas.
 
Acelerador Número 2 – EL PONENTE

“Gente que sabe del asunto que vamos a tratar, bien porque lo han vivido en primera persona, bien porque han investigado mucho sobre el tema. Como fan de las charlas TED, estoy feliz con esta aportación, pues creo que van a sorprender, entretener y sobre todo ampliar nuestro punto de vista y el del espectador, convirtiendo lo que antes era un dúo en un trío, que siempre es más divertido”.
 
Chester ya no es cosa de dos. Cada invitado podrá recibir la visita inesperada de un dinamizador de la conversación. Un ponente especializado en el tema del que se trate cuyas ideas podrán coincidir (o no) con la de Risto o las de su acompañante. Testimonios basados en la experiencia que pueden dinamitar la charla, volverla del revés.
 
Su presencia, siempre breve y sin pasar por el propio sofá, supondrá una pequeña catarsis para invitados, para el propio Risto e incluso para el público presente.
 
 Acelerador Número 3 – EL PÚBLICO

“En Chester in love no tenemos un público de cera, testimonio silencioso de lo que ocurra en la conversación. Es un público que reacciona, que se emociona y que pide paso para opinar o preguntar. Este público va a tener voz”. Su testimonio servirá de contrapunto a la teorización del ponente. Serán la aportación práctica.
 
Acelerador Número 4 – EL PLATÓ

Chester in love consta de dos enormes pantallas, que introducen los vídeos y las fotos a los invitados y les hacen reaccionar, les llevan la contraria, les impactan y les descolocan. Dos pantallas que pondrán a más de uno y a más de dos entre la espada y la pantalla. Pantallas que también estarán ahí para conversar. Videos virales, fotografías nostálgicas, imágenes de gran impacto, melodías provocadoras… Cualquier estímulo audiovisual es válido para introducirse entre Risto y su invitado y reconducir la charla hacia nuevos territorios.
 
En el primer programa – “Chester y el amor”

¿Por qué los políticos hablan de tantas cosas, pero nunca del amor, de sus parejas o de sus relaciones sentimentales? ¿Se puede amar a alguien cuando tu trabajo consiste en tener sexo con otras personas? ¿Qué sentido tiene cantar al amor cuando no puedes confesar el tuyo? La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el actor de cine para adultos Nacho Vidal y el cantante Miguel Poveda se atreven a compartir con Risto Mejide confidencias y tabúes sobre el más universal de los sentimientos humanos: el amor.
 
Sexo sin amor, amor sin sexo, amor sin ser amado o ser amado pero en secreto… Hay tantas maneras de entender el amor como personas, y aunque muchas de las opiniones suelen ser compartidas, hay otras que escandalizan, sorprenden o resultan reveladoras. Y más aún si se contraponen “aceleradores” como la escritora Lucía Etxebarria o el científico Francisco Tornay, de la Universidad de Granada, corresponsable de desarrollar un sistema de medición para calibrar la “temperatura del amor” en el cuerpo humano.

¿Dónde estará el punto máximo de temperatura corporal en Nacho Vidal ante la imagen de su pareja? ¿En qué coincidirán dos mujeres liberadas y liberales como Cifuentes y Etxebarria? ¿La familia respeta tu amor homosexual del mismo modo siendo un anónimo que siendo una estrella internacional? Es momento de ponerse cómodo y prepararse para escuchar y opinar. 

Carta de presentación de Risto Mejide

Estimado periodista,
 
Soy un intruso. Hala, ya lo he dicho. Un intruso y un impostor. Sí. Empecé en la publicidad sin haber estudiado publicidad. Monté mi primera empresa sin tener experiencia alguna como empresario. Aterricé directamente en el prime time televisivo sin tener ni puñetera idea del medio. Me puse a juzgar cantantes sin saber cantar. Me colé en programas de talento sin tener ninguno reconocido. Y más tarde me puse a entrevistar sin ni siquiera tener la carrera de Periodismo.
 
Muchos de tus colegas me han preguntado si lo mío era un papel. Bueno, pues ahí llevas la respuesta: es mucho más que un papel. Es una farsa. Soy una farsa. No soy quien digo ser, porque nunca lo he sido. Y lo que es peor, porque en realidad me gusta no serlo. Busco no serlo. Es más, lo necesito.
 
Con los años, ya me voy aceptando como no soy. Y es que he descubierto que ansío meterme en jardines donde no he sido invitado. Donde ya sé que no voy a ser bien recibido. Algunos lo llaman meterse en líos. Yo lo llamo estar vivo. Por eso me gusta tanto el conflicto. La incomodidad. La incorrección. Porque creo que las cosas de verdad, las que nos hacen avanzar, crecer, o las que merecen ser recordadas, pasan siempre fuera de lo previsto. No digo que lo planificado nunca sea verdad, sólo digo que suele estar demasiado adulterado de mentira. Cuando algo surge al margen de lo previsto, es cuando surge la autenticidad.
 
Cuando Pedro García Aguado se puso a llorar como un niño en su chester y reconoció que se jodió la vida en su mejor momento. Cuando María Belón me contó cómo suena un tsunami, que más que con palabras, me lo contó con su expresión. Cuando Sabina me confesó que ojalá el próximo disco suyo fuese tan bueno como el "19 días", y no como los que vinieron después. Cuando Zapatero escuchó "do you speak English?" y tuvo que improvisar, una vez más.
 
Son momentos de verdad. Son momentos que nos definen. Son momentos que ahora vamos a volver a buscar. Desde un sofá, sí, y ahora encima sin desplazamientos. Ojo que no digo "pero sin desplazamientos", -como alguno ha hecho- sino "además sin desplazamientos". Porque los viajes más importantes que hemos vivido han sido aquellos que no dependían del lugar.
 
A ver, ¿recuerdas dónde fue la entrevista a Pedro García Aguado? Una pista: había una piscina detrás. ¿A que la recordabas? ¿Y la de Zapatero? La de María Belón fue en un famosísimo hotel, ¿recuerdas cuál? ¿Y la de Sabina?
En el nuevo Chester hemos prescindido de lo olvidable y le hemos dado más espacio a lo fundamental: una conversación sobre un sofá, un verdadero viaje que encima ahora se verá enriquecido por cuatro aportaciones que van a dar mucho juego.
 
Estoy entusiasmado. Es un nuevo envase más concentrado, más verdad. Mucho más directo, mucho más estimulante, y por qué no decirlo, mucho más Chester. Espero que todo esto no quede en palabras, sino que cuando veas el programa, compruebes que no sólo es una cartita de promo para amenizar un dossier de prensa. Espero que compruebes que todo esto que te digo… también es verdad.
 
Nada más, muchas gracias.
 
Risto Mejide.
 


Ver también María Teresa Campos y Terelu se reencuentran con su pasado (Hechos de Hoy)

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú