José Francisco Peña Gómez

José Francisco Peña Gómez, los ideales que permanecen. (Imagen: @LA)

AGUAS TURBULENTAS

Una sociedad canalla ya no produce héroes que arrastran a las masas

Servir a los demás empieza cuando termino de servirme a mi mismo y nunca termina uno de servirse. La idea de que el bien triunfa sobre el mal es una película que ya no está en la cartelera. La añoranza de gigantes como José Francisco Peña Gómez,

Hechosdehoy / Melvin Mañón

A veces hay que repetir.

En Mayo 5 y 6 de 2019 se publicó este artículo en varios periódicos digitales y Facebook. Era un retrato de la situación que había y de lo que debía suceder. Danilo Medina todavía estaba en el poder. Decidí volver a publicarlo y el lector verá por qué. Este es un mundo tan nuevo y distinto para nosotros como lo fue para los españoles el que descubrió Cristóbal Colon en 1492.

Tres años mas tarde, ahora en 2022 vuelvo a publicarlo cambiando solamente el tiempo de los verbos y haciendo una anotación. Ni la pandemia de COVID-19 había llegado ni tampoco el accionar de la Procuraduría General de la República bajo la dirección de doña Miriam German. NI un hecho ni el otro han logrado infundir suficiente miedo en la gente para producir una modificación drástica de conductas y valores.

¿Qué por qué mo nos rebelamos?

El cordón umbilical que conecta las fechorías del poder con la tolerancia de los dominicanos es el endeudamiento para el consumo con sus complementos inevitables: sexo y ruido.
Todos estamos en competencia para consumir, mostrar lo que compramos y obtener a cambio el reconocimiento que el cuerpo social reserva para valorarnos según lo que tenemos no lo que somos. Lo que tenemos carece de valor social si no lo mostramos y lo comparamos con el tener de otros en la competencia tan despiadada como inútil que gobierna nuestras vidas.

Todos creemos que podemos ser mas listos que el otro y que será ese otro el que se joda y no nosotros porque nos creemos mas sagaces. El endeudamiento para consumir nos ha envilecido, degradado y acobardado. Cada vez, importa menos lo que hay que hacer para consumir y si antes nos preocupamos por lo que estaba bien o mal, ahora, la consagración del éxito exige que pasemos por alto, por anticuada y superflua, semejante preocupación.

Entonces, no me digan que no se entiende por que no hemos tenido líderes a la altura de las circunstancias. Servir a los demás empieza cuando termino de servirme a mi mismo y nunca termina uno de servirse.

Ser patriota había pasado de moda. Privarme de placeres y ventajas, de oportunidades y beneficios para favorecer el bienestar de otros que ni siquiera lo van a agradecer y que con frecuencia ni siquiera se merecen ese mi sacrificio. Todo es un sin sentido. La idea de que el bien triunfa sobre el mal es una película que ya no está en cartelera. Yo soy yo y me importan un carajo los demás. El descreimiento, el embrutecimiento derivado del consumo y la sexualización acelerada por ese mismo consumo permite acercarnos a un mejor entendimiento de porque el PLD NOS ESTUPRÓ IMPUNEMENTE durante tanto tiempo.

Los dominicanos queríamos deshacernos de Danilo Medina pero siempre que lo hiciera otro, bajo todas las garantías de lugar y al menor costo posible para cada uno de nosotros. Como eso no era posible, Medina siguió siendo gobierno, encarnando los valores que enarbolaba, esta nuestra sociedad, y así hasta que la catástrofe nos golpee. Se que lo hará con fuerza y demolerá los mitos edificados alrededor de esta prosperidad que no es otra cosa que una carrera de ratas.

Una sociedad canalla, no produce héroes. En medio de tanto ruido nadie oye las voces cuerdas. En medio de tanto sexo no hay amor a nada. El apetito por consumir nos endeuda. La competencia por el bienestar nos arrastra. Caminamos rápido hacia el abismo pero aun no caemos. Se que esto nos es lo que quieren oír muchos empobrecidos, desesperados e indignados pero por ahora eso es lo que hay.

Mientras tanto continúo haciendo cuanto me es posible para que este país despierte, levante la mirada de un teclado, cierre los oídos al ruido y en lugar de someterse a las apariencias, a lo políticamente correcto, se insubordine, desobedezca, se rebele. Nos acercamos a esa hora pero aun no hemos llegado.

Llegaremos, eso si. Entonces veremos.

—————————-

(*) José Francisco Peña Gómez fue uno de los líderes más populares de la historia política reciente en la República Dominicana, especialmente entre las masas pobres. En el momento de su muerte, el gobierno dominicano tuvo que aceptar que su cuerpo se mostrará en el Estadio Olímpico Félix Sánchez, del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte para dar cabida a la multitud que lo esperaba.
 


Noticias relacionadas:

Entre la espuma y la bruma, la frenética necesidad de no volver al pasado

Otras noticias:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú