1. Inicio
  2. Secciones
  3. Internacional
  4. Querdenker, el peligro de los inconformista en Alemania
Rechazo general al asesinato en Idar-Oberstein. (Foto: Die Welt)

Rechazo general al asesinato en Idar-Oberstein. (Foto: Die Welt)

BRUTAL ASESINATO

Querdenker, el peligro de los inconformista en Alemania

Querdenker, el peligro en Alemania de los inconformistas, de quienes piensan lo contrario, de los que dudan del sistema, los pensadores laterales o transversales. El brutal asesinato en Idar-Oberstein que ha creado conmoción.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / Mario M. García

Rechazo general en Alemania a la violencia negacionista que irrumpió en la recta final de la campaña. El asesinato de un joven durante una dispuesta por la mascarilla causo conmoción. Tanto CDU como SPD y Verdes, las tres principales fuerzas políticas, han rechazado de plano la violencia negacionista y los mensajes del odio.

Especialmente CDU y SPD se han posicionado con toda su fuerza y peso frente al fenómeno -que es único en la Unión Europea- del surgimiento en Alemania del espíritu o movimiento  Querdenker.

El número de personas de este sentimiento o movimiento ha disminuido pero su núcleo original se ha radicalizado. Han representado y representan a los negacionistas de la COVID-19, los que piensan literalmente atravesados, los incorformistas. Son quienes avivan las teorías conspirativas y quienes avivan el discurso del odio en las redes sociales. 

Una persona de este movimiento fue quien asesinó a un empleado de una tienda por pedirle el uso de una mascarilla. Los analistas lo consideran la primera muerte que ocurre en Alemania relacionada con las reglas para controlar la pandemia de la COVID-19.

El cajero de una estación de gasolina fue asesinado a tiros el sábado en la localidad de Idar-Oberstein (región de Rheinland-Pfalz, en el suroeste del país), tras una disputa por el uso de la mascarilla. La persona que disparó ha sido relacionado con las teorías de conspiración sobre la pandemia del coronavirus.

Identificado solamente como Mario N, los investigadores creen que el sospechoso es un simpatizante de la extrema derecha y un negacionista de la COVID-19. La canciller, Ángela Merkel, condenó la muerte del trabajador de 20 años, calificándola como un crimen "atroz".

La Fiscalía dijo que el asesino había intentado comprar cerveza en la estación de gasolina, pero abandonó el local cuando el cajero se negó a atenderle debido a que el cliente no estaba usando mascarilla.

Una hora y media después, el hombre regresó, esta vez usando una mascarilla. Comenzó a discutir de nuevo, se quitó las mascarilla y le disparó al cajero en la cabeza. El sospechoso de 49 años de edad se entregó a la policía el domingo.

Las autoridades no han revelado el nombre de la víctima.
El asesinato, a pocos días de votar en las elecciones de este domingo, generó una gran conmoción y rechazo.

Los analistas han estado revisando los perfiles en redes sociales del sospechoso, en los que difundía informaciones que niegan el cambio climático, expresaba su apoyo al partido de extrema derecha Alternativa por Alemania y afirmaba que "estoy esperando la próxima guerra".

El asesinato fue celebrado en chats de grupos en internet frecuentados por la extrema derecha y seguidores de teorías de la conspiración. "Un parásito menos", se dijo en un comentario que destacaba que la víctima era un estudiante, mientras que otro participante vio el ataque como un paso natural en la lucha contra lo que definen como la "dictadura de Merkel", informó el diario Tagesspiegel.

Stephan Kramer, jefe de inteligencia en el estado oriental de Turingia, advirtió sobre un notable aumento de las agresiones.

"La escalada de fantasías de conspiración de derecha entre ciudadanos propensos a la agresividad y a la violencia ha sido obvia durante meses", dijo a la cadena RND. Por su parte el centro de monitoreo CeMAS dijo que los seguidores de las teorías de la conspiración se volvieron más atrevidos durante la pandemia, atacando a periodistas y amenazando a los médicos involucrados en la vacunación.

"Como sociedad, debemos enfrentarnos con firmeza al odio", dijo el vicecanciller Olaf Scholz, quien encabeza las encuestas de opinión. Armin Laschet, da la CDU de Angela Merkel, hizo un llamamiento a la gente, en particular a un grupo de negacionistas de la COVID-19, el movimiento Querdenker a que no utilicen la violencia. La candidata a canciller de los Verdes, Annalena Baerbock, dijo estar muy preocupada por la radicalización de Querdenker.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú