1. Inicio
  2. Secciones
  3. España
  4. ¿Por qué regresó a España la viuda del sanguinario yihadista Kokito?

DESTACADOS YIHADISTAS

¿Por qué regresó a España la viuda del sanguinario yihadista Kokito?

Sobre las dos mujeres pesaba una orden de detención internacional instada por el Servicio de Información de la Guardia Civil y fueron detenidas cuando regresaban de Siria con sus hijos pequeños.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / Lola Paredes
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Assia Ahmed Mohamed, de 26 años. viuda del terrorista Kokito Castillejos, el decapitador, volvía a España embarazada de ocho meses, fruto de un segundo matrimonio con el yihadista con el que el Estado Islámico (EI) la obligó a contraer matrimonio.

Pero ese segundo marido también murió en combate o atentado suicida, según han confirmado fuentes conocedoras de la investigación. Assia Ahmed y Fátima Akil Laghmich, de 21 años, naturales de Ceuta, fueron detenidas en la frontera entre Turquía Y Siria y cuando retornaban con sus hijos, Abdulrahman y Yunes, nacidos en Siria.

Sobre las dos mujeres pesaba una orden de detención internacional instada por el Servicio de Información de la Guardia Civil y fueron detenidas cuando regresaban de Siria con sus hijos pequeños.

Assia Ahmed había huído de Ceuta en 2014 para reunirse con Mohamed Hamduch, Kokito, un antiguo vendedor de ropa de Castillejos (en la frontera entre Ceuta y Marruecos), muy conocido en el barrio de El Príncipe de Ceuta.

Kokito adquirió fama internacional, tristemente, cuando se fotografiaba con las cabezas cortadas de soldados sirios decapitados a cuchillo por él mismo. Por eso su apodo de "el decapitador de castillejos".

Assia y Kokito se casaron en Al Atarib y tuvieron un hijo, Abdulrahman, que tiene tres años. El terrorista falleció después, en noviembre de 2015, en un bombardeo en Alepo.

Tras la muerte en combate de su marido, Assia fue obligada por el EI a volverse a casar con otro yihadista de quién está embarazada de ocho meses. Este segundo terrorista del EI casado con Assia también ha muerto. El esponja, un hermano de Assia, ha muerto igualmente combatiendo con el EI en Siria.

Fátima Akil Laghmich estaba casada con otro combatiente del Estado Islámico también fallecido, Mourad Kadi, natural del norte de Marruecos, con el que tuvo al pequeño Yunes en Siria. El Ministerio del Interior destacó que ambas estaban integradas en el EI y que sus parejas eran "destacados yihadistas con decenas de asesinatos". Ambas regresaban a Europa voluntariamente y que fueron arrestadas en un control fronterizo.

La policía antirerrorista española quiere interrogar a las dos mujeres para conocer sus intenciones en España, indagar en sus relaciones con los terroristas de Estado Islámico, saber si han recibido adiestramiento militar (fabricación de explosivos, uso de armas de fuego…) y, sobre todo, confirmar cuáles eran sus intenciones.

En este sentido, si regresaban desencantadas o si volvían convertidas "elementos extraordinariamente valiosos para la organización terrorista, especialmente en el entorno español y marroquí", como cree Interior. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú