1. Inicio
  2. Secciones
  3. Ciencia y Tecnología
  4. Nueva York y Boston bajo un segundo huracán de nieve y frío extremo
Brutal segunda bomba ciclónica sobre la costa Este de Estados Unidos. (Foto: CBA)

Brutal segunda bomba ciclónica sobre la costa Este de Estados Unidos. (Foto: CBA)

BOMBA CICLÓNICA

Nueva York y Boston bajo un segundo huracán de nieve y frío extremo

El segundo huracán de invierno -bomba ciclónica- produjo el caos en el transporte y cortes de energía afectando a una zona habitada por 70 millones de personas. Ciudades como Nueva York y Boston, las más afectadas.

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / UN / Sonia Soto

El

Las ciudades de Nueva York y Boston vivivieron de nuevo, de forma insólita, un segundo huracán de invierno, el fenómeno llamado ciclón bomba, caracterizado por el poder explosivo de caídas rápidas en presión atmosférica.

El ciclón bomba azotó con fuertes vientos y nevadas intensas el noreste de Estados Unidos. Ciudades como Nueva York y Boston fueron las más afectadas. El Servicio Meteorológico Nacional emitió alertas de su gravedad. Los vuelos fueron cancelados debido a que los vientos podrían alcanzar entre 80 y 120 km/h lo que genera “condiciones de viaje casi imposibles”

Los habitantes de Nueva York bajo la fuerte tormenta invernal provocada por el ciclón bomba, la ola polar de frío que ya dejó 12 muertos. La temperatura llegó a 37 grados bajo cero en el noreste del país.

La tormenta de nieve se extendió este sábado sobre el noreste de Estados Unidos con fuertes nevadas y vientos que paralizan la vida cotidiana de unos 70 millones de habitantes.

Ciudades como Nueva York y Boston fueron las más afectadas por la tormenta, que el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) confirmó que se intensificó hasta convertirse en un ciclón bomba con caídas fuertes rápidas de la presión atmosférica

El NWS advirtió de que los vientos podrían alcanzar entre 80 y 120 km/h y de “condiciones de viaje casi imposibles” en el noreste de Estados Unidos.

Las zonas más afectadas de Nueva York y Massachusetts recibieron 61 centímetros de nieve a primera hora de la tarde, y más de 95.000 hogares quedaron sin electricidad en Massachusetts. El alcalde de Nueva York, Eric Adams, instó a los ciudadanos a quedarse en casa.

La red de metro funcionó casi con normalidad y como es habitual con el mal tiempo, sirvió de refugio a miles de personas sin hogar durante la tormenta. Las máquinas de sal y las quitanieves se emplearan a fondo en Nueva York, donde Central Park fue cubierto por 19 centímetros de nieve y las líneas de trenes regionales estaban parcialmente cerradas.

En Times Square, corazón de Nueva York, las luces de neón de los carteles se difuminaron. En el moderno barrio de Cobble Hill, en Brooklyn, las aceras estaban casi desiertas y muchos negocios estaban cerrados. Nueva York y el estado vecino de New Jersey, además de Virginia, Maryland y Delaware, declararon la emergencia para la totalidad o parte de esos estados.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, advirtió a los residentes el sábado que “la fase más peligrosa de la tormenta es ahora”. “Vuelvan a casa esta noche con cuidado, quédense en casa durante el fin de semana, eviten cualquier viaje innecesario”, dijo la gobernadora en un comunicado, señalando que habría nevadas especialmente fuertes en Long Island, Nueva York y la zona baja del valle del Hudson.

El frío se extendió hasta el sur de Florida, donde el NWS advirtió de “caídas de iguanas dispersas o aisladas desde los árboles”, ya que el descenso de temperaturas paraliza temporalmente a estos grandes lagartos.

Residentes de pueblos y ciudades de toda la costa este fueron advertidos de evitar todo viaje innecesario así como de la caída de nevadas adicionales más intensas en Nueva Inglaterra. En Long Island, oficiales reportaron que una mujer fue hallada sin vida en su auto por un operador de quitanieves.

Los gobiernos de los estados de Nueva York y New Jersey declararon el estado de emergencia y la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, decretó emergencia por nieve.

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, manifestó que había habido “serias nevadas durante la mayor parte del mediodía”, y que todavía había “una visibilidad bastante limitada”.

Unos 3.500 vuelos, tanto internos como internacionales, fueron cancelados el sábado en Estados Unidos, según el rastreador de vuelos FlightAware. Unos 1.000 vuelos que tendrían que despegar el domingo también han sido suspendidos. Las cancelaciones el viernes sumaron más de 1.450.

La tormenta llegó después de otra similar que cubrió de nieve hace dos semanas gran parte del este de Norteamérica, desde Georgia hasta Canadá, dejando muchos hogares sin luz y perturbando miles de conexiones aéreas.

Pese a inviernos rigurosos, sobre todo en Boston, los expertos han subrayado el fenómeno del cambio climático con el fenómeno de ciclones bomba que han afectado a Estados Unidos pero también al Mediterráneo oriental con nevadas inéditas en Grecia, Turquía e Israel.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú