1. Inicio
  2. Secciones
  3. Radar latino
  4. Lula da Silva decreta la intervención de Brasilia y frustra el golpe de Estado

Mensaje de Lula al país. (Foto; C5N)

ROMPE CON BOLSONARO

Lula da Silva decreta la intervención de Brasilia y frustra el golpe de Estado

El presidente Lula da Silva decretó la intervención federal de Brasilia y acusó a los atacantes de fascistas. Em el fallido golpe de Estado, los simpatizantes del expresidente Bolsonaro asaltaron las instalaciones de la Presidencia y del Tribunal Supremo.

Hechosdehoy / Ignacio Rodríguez Ferreiro

Lo peor pero también lo mejor en Brasil. Desde el final de las elecciones y hasta la toma de posesión, no se hizo nada en Brasil ante la marcha de camioneros primero y luego los campamentos ante cuarteles y regimientos para pedir la intervención del Ejército y frustrar la toma de posesión de Luiz Inácio Lula da Silva.

Finalmente, en un plan que se ha revelado planificado, una gigantesca marcha de autobuses trasladó este domingo a Brasilia, la capital política y administrativa del país, sede de los tres poderes –Poder Legislativo, Polder Ejecutivo y Poder Judicial– a una inmensa multitud. Las autoridades militares que protegen Brasilia decidieron no intervenir. Las pequeñas unidades de agentes quedaron arrolladas.

Los populistas radicalesseguidores de Jair Bolsonaro, protegidos y alentados por generales de la reserva– se convirtieron en la avanzadilla de un golpe de Estado destrozando todo lo que encontraron a su paso, entrando en los despachos, en escenas que han llenado de indignación.

Luiz Inació Luda da Silva, en visita de trabajo en Sao Paulo, esperó a conocer el apoyo de todos los generales en activo, así como de las Fuerzas Armadas en su conjunto. A partir de ese momento, anunció que quedaba rota la relación con el expresidente Jair Bolsonaro que se ha escondido en el silencio y se ha autoexiliado por el momento en Estados Unidos. Lula da Silva ha prometido al pais que se investigará la financiación de este asaltoy de todos sus responsables. Para analistas, un nuevo Brasil, herido y triste, pero indignado y orgulloso, nació para romper de una vez con el populismo y la radicalidad, el verdadero cáncer de la democracia.

Las desiones primeras de Lula

Lula da Silva decretó la intervención de las fuerzas de seguridad de Brasilia por el violento asalto de las sedes de Gobierno y responsabilizó a Bolsonaro. La decisión la toma después de que seguidores del exoresidente invadieron el Palacio de Planalto, la Corte Suprema y el Congreso Nacional.

El presidente decretó la intervención del Distrito Federal de Brasilia. El decreto de intervención federal en el Distrito Federal regirá hasta el 31 de enero de 2023. La intervención se limitará al ámbito de la seguridad pública. Nombró como interventor a Ricardo Capelli, secretario general del Ministerio de Justicia. Será el responsable de toda el área de Seguridad en la capital hasta el próximo 31 de enero y estará subordinado directamente al presidente.

Con la intervención, los órganos de Policía de la capital pasan a estar controlados por el interventor, que a su vez solo responde ante Lula. El interventor tendrá poderes para requerir fondos y bienes a disposición del Gobierno regional del Distrito Federal de Brasilia para desempeñar sus funciones, según un decreto leído por Lula da Silva.

En una declaración a la prensa, Lula da Silva dijo que quien debería haber estado a cargo de la seguridad en Brasilia “no hizo” sus funciones.

Según O globo, el presidente mantuvo una cumbre de crisis por videoconferencia con los ministros de Defensa, José Mucio Monteiro; Justicia; Flavio Dino, y Relaciones Institucionales, Alexandre Padilha.

Lula da Silva prometió en su mensaje al país que que los “vándalos fascistas” que invadieron las sedes del Parlamento, el Supremo y la Presidencia, en Brasilia, serán “encontrados” y “castigados”.

Calificó de “barbarie” los graves altercados vividos hoy en la capital brasileña por parte de radicales de la extrema derecha que exigen una “intervención” militar. Además, responsabilizó al expresidente Bolsonaro de quien dijo que alienta a sus seguidores a través de las redes sociales.

Agregó que los radicales han sido “estimulados” por el expresidente y que “pagarán con la fuerza de la ley” por los disturbios provocados. “Vamos a descubrir a los financiadores” de esas protestas violentas y de cuño golpista, que “destruyeron todo lo que encontraron a su paso”, indicó, denunciando fallos de seguridad por parte del Gobierno del Distrito Federal de Brasilia.

“La democracia garantiza el derecho de la libertad de expresión”, pero “exige que las personas respeten las instituciones”, destacó el presidente. Patrullas de la Policía Legislativa, que vela por la seguridad en el Congreso, fueron atacadas y las barreras que acordonaban las sedes de los tres poderes fueron destruidas por los manifestantes.

Los actos antidemocráticos oidieron la intervención militar de las Fuerzas Armadas para derrocar a Lula da Silva , quien asumió la Presidencia hace una semana, el 1 de enero. Los bolsonaristas radicales no reconocen la victoria en las urnas de Lula da Silva, quien en la segunda vuelta del 30 de octubre ganó con el 50,9 % de los votos válidos frente al 49,1 % de Bolsonaro.

Las policías del Legislativo y de la Fuerza Nacional de Seguridad, un grupo de elite de agentes de los diferentes estados, lanzaron gases lacrimógenos para dispersar, sin éxito, a los manifestantes, que portaban banderas del país y algunos estaban armados con palos.

Tras los hechos de hoy, el secretario de Seguridad del Distrito Federal de Brasilia, Anderson Torres, aliado de Bolsonaro, fue destituido de su cargo este domingo.

“Determiné la destitución del secretario de Seguridad del Distrito Federal, al mismo tiempo que puse en las calles a todos los cuerpos de seguridad, con la determinación de detener y sancionar a los responsables”, afirmó el gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha.

Torres acababa de asumir la Secretaría de Seguridad de Brasilia, tras ejercer como ministro de Justicia en los dos últimos años de mandato del Gobierno de Bolsonaro, que dejó el poder el pasado domingo, cuando Lula da Silva juró como nuevo jefe de Estado.

“El desorden es inconcebible y la falta de respeto a las instituciones es inaceptable. He determinado que todos los miembros de la Policía Militar y de la Civil actúen con firmeza para que se restablezca el orden con la máxima urgencia. El vandalismo se combatirá con el rigor de la ley”, manifestaba Torres, mientras ocurrían los graves disturbios.

Torres es un fiel escudero de Bolsonaro y, según el diario O Estado de Sao Paulo, justo después de asumir la Secretaría de Seguridad de Brasilia viajó a Orlando, en Estados Unidos, donde se encuentra actualmente el ex presidente brasileño.

Tras varias horas, las fuerzas de seguridad trabajaron finalmente lograron recuperar el control de la plaza de los Tres Poderes, donde están las sedes de la Presidencia, el Senado, la Cámara de Diputados y la Corte Suprema.

Algunos de esos radicales, que piden una “intervención” militar que devuelva al poder a Bolsonaro, agredieron a profesionales de los medios de comunicación y a agentes policiales que iban montados a caballo.

Sin duda el día más triste de la democracia de Brasil y el domingo negro de Brasilia, la ciudad que nació en medio de la nada para ser la capital de la belleza, la paz y los derechos humanos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú