1. Inicio
  2. Secciones
  3. Economía
  4. Los falsos autónomos y en qué se diferencian de autónomos dependientes
(Foto: capsulecosplay/Pixabay)

(Foto: capsulecosplay/Pixabay)

RIESGOS Y OBLIGACIONES

Los falsos autónomos y en qué se diferencian de autónomos dependientes

Muchas empresas recurren a los servicios de profesionales autónomos para poder hacer frente a su carga de trabajo. En ocasiones esta relación se pervierte y no se corresponde con lo que establece la ley.

Hechosdehoy / UN / AGC

Hoy en día son muchas las empresas que recurren a los servicios de profesionales autónomos para poder hacer frente a su carga de trabajo y a las demandas de sus clientes. Sin embargo, en ocasiones esta relación se pervierte y no se corresponde con lo que establece la ley encargada de regular estas relaciones mercantiles. Es entonces cuando es posible empezar a hablar de los falsos autónomos.

Se trata del nombre que se le ha venido a dar aquellos autónomos que, en realidad, son trabajadores por cuenta ajena encubiertos. La empresa está, en estos supuestos, cometiendo un fraude de ley. Algo muy distinto a lo que sucede con el trabajador autónomo dependiente. Con ayuda de expertos en la materia, conocemos los riesgos y las diferencias de estas dos figuras tan de actualidad en nuestros días.

El falso autónomo: dependencia, ajenidad y retribución

Laura Palma, abogada laboralista de Civic Abogados, define al falso autónomo como “aquel que mantiene una relación laboral con un empresario en términos de dependencia, ajenidad y retribución”. Dependencia, porque depende de las instrucciones que reciba del empresario. Y ajenidad, porque es el empresario en exclusiva el que asume los riesgos, las pérdidas y las ganancias. Igual que ocurre como con los trabajadores por cuenta ajena. 

Sin embargo, asegura Laura Palma, “el falso autónomo tiene las mismas obligaciones fiscales que los trabajadores autónomos: abonar la cuota mensual de autónomos, realizar el pago de impuestos y emitir facturas al empresario por los servicios prestados”.

Todo el riesgo al que se exponen los falsos autónomos se materializa en que han de asumir injustamente las obligaciones propias de los trabajadores por cuenta ajena y, a la vez, las de los autónomos. Palma lo resume de la siguiente forma: “han de ceñirse a las indicaciones del empresario, pero sin derecho a indemnización si son despedidos y sin derechos laborales (como complementos salariales, pagas extraordinarias o vacaciones remuneradas), y además haciendo frente a sus obligaciones fiscales como autónomos”.

A pesar de la irregularidad en la que están incurriendo las empresas que optan por contratar falsos autónomos, es más que probable que su número siga creciendo. A causa, entre otros motivos, de la subida del SMI (Salario Mínimo Interprofesional). “Supone un mayor coste para la empresa por empleado, por ello muchos empresarios pueden verse tentados a recurrir a la figura del falso autónomo para continuar manteniendo a sus trabajadores”, explica Palma.

El TRADE, trabajador autónomo dependiente

Distinta situación es la del autónomo dependiente, conocido como TRADE, que sí mantiene una relación contractual, y no laboral, con el empresario del que se reconoce como dependiente. 

Desempeña su actividad profesional con la libertad de un autónomo y puede prestar sus servicios a varias empresas al mismo tiempo, aunque al menos el 75 % de sus ingresos proceden únicamente de una de ellas. Y la diferencia sustancial más importante de todas con respecto al falso autónomo es que este modelo de trabajo es perfectamente legal.

El caso de Glovo

La empresa de reparto a domicilio Glovo ha sido protagonista en los últimos tiempos de varios juicios y del debate abierto sobre si se encuentran sus repartidores en una situación irregular. En palabras de la propia Laura Palma, “afortunadamente, nuestros tribunales se están inclinando a considerar las figura de los repartidores de Glovo como falsos autónomos”. Y es que las condiciones en las que estos trabajan poco difieren de lo que hemos venido a definir más arriba como las características de un falso autónomo. 

En la mayoría de las sentencias relacionadas, se entiende que existe un vínculo entre las partes cuya naturaleza es puramente laboral, no mercantil. No obstante, no ha sido esta la conclusión en todos los casos. Esta falta de coherencia entre sentencias se solucionará, según la abogada laboralista, “cuando el Tribunal Supremo dicte sentencia en unificación de doctrina y cuando se apruebe el previsto nuevo Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI".

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú