(Foto: Tumisu/Pixabay)

(Foto: Tumisu/Pixabay)

REVERTIR CAMBIOS

Cuarenta años de activismo conservador para eliminar derechos

Los derechos humanos, cívicos y políticos nunca están totalmente garantizados y que las cortes operan con criterios políticos modificando disposiciones legales.

Hechosdehoy / Rosario Espinal

Esta historia comenzó en la década de 1970 cuando, aterrados por el avance de los derechos civiles de los negros y las mujeres, la población blanca conservadora de Estados Unidos inició una lucha para detener y revertir los cambios.

Las dos instituciones claves para lograrlo han sido el Partido Republicano y las iglesias evangélicas blancas. El vínculo entre estas dos instituciones se estableció con fuerza a partir del triunfo de Ronald Reagan en 1980.

En un clásico ensayo de aquel entonces sobre la crisis de la democracia en Estados Unidos, el politólogo Samuel Huntington escribió que la democracia estadounidense tenía una sobrecarga de demandas sociales que no podía atender por más que el Estado intentara; por tanto, había que detenerlas para evitar una crisis de gobernabilidad.

En aquel tiempo el Partido Republicano había perdido legitimidad por el escándalo Watergate y necesitaba forjar una nueva base de apoyo electoral. Su tabla de salvación para recuperar votantes fueron las iglesias evangélicas blancas que se propagaban con el llamado tele evangelismo y comenzaban a aglutinar millones de feligreses en mega iglesias.

El proyecto neoconservador que articuló el Partido Republicano tenía tres componentes esenciales:

1) Geopolítico: ganar finalmente la Guerra Fría, que consiguieron con la caída del muro de Berlín y la desintegración de la URSS.
2) Económico: limitar los derechos de los trabajadores y beneficiar el capital (el llamado neoliberalismo), de ahí el ataque al sindicalismo y al Welfare State.
3) Socio-religioso: la “moralización” de la política que impulsaron con el apoyo del movimiento denominado “mayoría moral” de origen evangélico.

Esta “mayoría moral” asumió con ahínco las siguientes luchas: – lectura de la Biblia en las escuelas públicas
– eliminar el derecho al aborto
– combatir los avances de la comunidad LGBT y
– expandir los derechos religiosos mediante garantías constitucionales.

O sea, desde 1980, el proyecto neoconservador avanzó sistemáticamente en sus tres vertientes: geopolítica, económica y socio-religiosa. Más recientemente han incluido otras luchas como las restricciones del derecho al voto y el rechazo a la enseñanza en escuelas y universidades de la llamada “teoría crítica racial” que postula la existencia del racismo en Estados Unidos.

Para el Partido Republicano ha sido muy rentable electoralmente asegurar una base evangélica blanca que, en su ala radical, es anti-negra, anti-mujeres con derechos, anti-LGBT, antinmigrante y antiambientalista. Para el liderazgo evangélico blanco, la alianza con el Partido Republicano ha permitido su consolidación de poder en la constelación religiosa de Estados Unidos.

En el post-1960, la Suprema Corte de Justicia jugó un papel crucial otorgando nuevos derechos ciudadanos para responder a las demandas sociales.

Tomó unos 40 años para que los conservadores alcanzaran una mayoría de jueces en la Suprema Corte de Justicia (todos católicos, no evangélicos) que han comenzado ahora a derogar derechos. Su argumento central es que la Constitución no los estableció originalmente. El primer episodio fue el pasado viernes 24 de junio contra el derecho al aborto.

Esa decisión evidencia que los derechos humanos, cívicos y políticos nunca están totalmente garantizados y que las cortes operan con criterios políticos modificando disposiciones legales.
 


*) Artículo originalmente publicado en el periódico Hoy de República Dominicana.

– Rosario Espinal es socióloga y politóloga.


Noticias relacionadas:

Repito, compre sólo lo estrictamente necesario
Hablo y escribo bastante claro para que me entiendan

Otras noticias:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú