1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. Macron, Piqué y Rubiales, y lo que JLo quiere de Ben Affleck
Las finde nius con los personajes de la semana. (Imagen: Luis Alberto Serrano)

Las finde nius con los personajes de la semana. (Imagen: Luis Alberto Serrano)

PERSONAJES DE LA SEMANA

Macron, Piqué y Rubiales, y lo que JLo quiere de Ben Affleck

"No sólo hay que ser honrado, también hay que parecerlo", una frase que se puede aplicar a todos, al jugador y al presidente de la Federación, al presidente reelegido, y a la actriz y su futuro marido.

Hechosdehoy / Luis Alberto Serrano

Macron, reelegido presidente de Francia 

Pues, como era de esperar, Emmanuel Macron batió a su contrincante Marine Le Pen y renueva su mandato al frente del gobierno Francia. Les reconozco que me inquieta y sigo su carrera, desde la distancia, pero expectante. Es un estratega, que es uno de mis juegos favoritos, en su forma de actuar como presidente y como persona humana. Sabe conjugar la palabra servicio público y familia en la misma frase.

Es el hijo que todas las madres querrían para sus hijas. Y eso, amigos, gana muchos votos. He estado leyendo los datos de las votaciones de la segunda vuelta, celebradas este fin de semana y hay un dato que me parece curioso y que me viene a dar la razón. El 75% de los mayores de 65 años votaron a Macron. Lo que les digo, es el hijo de todos esos abuelos.

El otro día veía las fotos que difundían antes de la votación. Un Macron humano, familiar, camisa desabrochada, informal. Soy muy de ese tipo de publicidad y creo que le ha funcionado. Y, si miramos a su gestión anterior. No hay muchas críticas y está creciendo mucho su prestigio internacional con las gestiones e intermediación que está haciendo entre Putin y Selensky.

No sé en qué pararán, pero a sus 44 añitos, se ha erigido en líder del “buscar soluciones dialogadas” siendo un perfecto dirigente de centro en el que incluye a gente de izquierda y derecha en su gabinete. Le seguiremos la pista, pero le deseamos que en este mandato presida con libertad, igualdad y fraternidad; la que le falta a Le Pen, aunque haya moderado mucho sus discursos para poder captar más votos.

Los audios de Piqué y Rubiales

Una de las leyes que gobiernan mis acciones es que “no sólo hay que ser honrado, también hay que parecerlo”. Que le robaran el móvil al presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, conocido por sus íntimos como “Rubi”; es deleznable, por supuesto. Además, coincido con los que dicen que, si nos quitaran el móvil a cada uno de nosotros, todos tendríamos conversaciones que mejor que nadie sepa. Vamos, yo sí; pero ningún delito, eso lo aseguro.

Cobrar unas envidiables comisiones por hacer de mediadores en que la final de la Supercopa de España se juegue en Arabia Saudí entra dentro del mundo de los negocios. Mi exjefa de la productora siempre me decía que yo tenía que cobrar por los contactos que hay en mi agenda, y quizás tuviera razón. Pero de ahí a que si el Real Madrid y FC Barcelona jugaban la Supercopa habría un plus de 24 millones de euros, eso roza la ilegalidad. No se puede ser juez y parte.

Que los que tienen que velar porque las competiciones sean igualitarias ganen más dinero si un equipo sube en la clasificación es, explícitamente, impugnable. Qué quizás no han empleado su influencia en favorecer a unos equipos frente a otros, genera el beneficio de la duda… pero la duda existe y ese es el pecado.

No puede haber dudas, hay que ser honesto y, además, parecerlo. Y eso lo sabían cuando se “metieron en el fregado”, pero lo hicieron a sabiendas que esto les podía explotar. Y ¡¡¡boom!!! Y, ya que estoy opinando, la “confiancita” de Pique pidiendo favores a su “Rubi”, tampoco la veo honesta. Ahora que el Real Madrid, presuntamente, va a ganar la Liga me gustaría que el FC Barcelona no se quedara segundo sólo para que estos “confabulantes” no se ganen esa comisión. Ya, me salió la envidia chunga, lo sé.

El contrato nupcial de Ben Affleck y Jennifer López 

Como dicen muchos, nos merecemos el meteorito. Ben Affleck y Jennifer López son de esos amores para siempre. De los que se van y se vienen, pero siempre están dentro. Ahora, se van a casar después de volver a reunificar sus vidas 20 años después de su primer intento de matrimonio. Hasta ahí, todo genial y felicidades a los novios.

Aunque ya sabía que en ese tipo de relaciones se redactan contratos para que esté todo bien atado y evitar disgustos a sus abogados cuando se separen, no dejo de alucinar con una de las cláusulas de este tipo de bodorrios.

Ahora se ha abierto el debate en los medios. Parece que fue en la boda que intentaron en 2003, donde JLo incluyó una cláusula en la que obligaba a Affleck a 4 relaciones sexuales a la semana. Así como lo oyen. Vamos que, si le duele la cabeza, mejor que se tome un calmante para evitar pagar 5 millones de dólares de multa. No me digan que no es surrealista. Ya sé que alguno de los lectores dirá: “¿cuatro nada más?”. Oiga, cada uno a lo suyo y Affleck a la suya.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone

ARCHIVO DEL AUTOR

Menú