1. Inicio
  2. Secciones
  3. Salud
  4. Los trastornos del sueño pueden afectar a más del 50% de las mujeres durante la menopausia

¿Cómo afecta la menopausia al sueño? (Foto: Jashina/Pixabay)

VALORACIÓN MÉDICA

Los trastornos del sueño pueden afectar a más del 50% de las mujeres durante la menopausia

La menopausia se caracteriza por una serie de síntomas físicos, más allá de los trastornos del sueño, algunos de los más frecuentes son los sofocos, la sequedad vaginal, Fluctuaciones del estado ánimo, ansiedad o irritabilidad.

Hechosdehoy / Clínica Cisne (*)

Es un motivo de consulta muy común la aparición de problemas en el descanso en la mujer en los años anteriores o posteriores a la menopausia. La menopausia es el cese permanente de la menstruación durante un periodo superior a un año. Ocurre en torno a los 51 años de promedio. Se considera precoz cuanto ocurre antes de los 45 años.

La perimenopausia es el periodo de tiempo desde que existen irregularidades en el ciclo menstrual hasta 1 año después de la última menstruación.  Puede ocurrir hasta 7 años antes de la menopausia. La postmenopausia es el periodo de la vida después de 1 año tras la última menstruación. Todas las mujeres que alcancen los 58 años estarán en la postmenopausia.

Existen otras situaciones que pueden conllevar a la menopausia, por ejemplo, en mujeres a las que, por algún motivo, se les ha realizado una resección de los dos ovarios o reciben tratamiento con bloqueadores hormonales tendrán una menopausia brusca. Aquellas mujeres a las que se les haya realizado una histerectomía, presentarán una menopausia natural aunque será más complejo determinar los periodos al no tener sangrados uterinos.

La menopausia se caracteriza por una serie de síntomas físicos, más allá de los trastornos del sueño, algunos de los más frecuentes son los siguientes:

  • Síntomas vasomotores: son los conocidos sofocos o sudoraciones nocturnas.
  • Síntomas urogenitales: sequedad vaginal, urgencia miccional o retenciones de orina.
  • Fluctuaciones del estado ánimo y ánimo bajo, sin llegar a ser una depresión clínica. Ansiedad e irritabilidad.
  • Menor deseo sexual.
  • Alteraciones cognitivas.

¿Cómo afecta la menopausia al sueño?

Al alcanzar el periodo de perimenopausia, muchas mujeres experimentan cambios en su patrón de sueño debido a fluctuaciones hormonales y cambios cerebrales que afectan directamente regiones cerebrales como el hipotálamo o núcleos del tronco encefálico que regulan el sueño y la vigilia. Las hormonas sexuales (estrógenos y progestágenos) tienen un papel regulador del sueño y son responsables de variaciones durante el ciclo menstrual durante la etapa fértil y a partir de la perimenopausia del desarrollo o empeoramiento de trastornos del sueño en la mujer.

Los problemas de sueño en mujeres postmenopausicas alcanza el 51% de las mujeres y se asocian, además, a problemas diurnos como dificultades para llevar a cabo las actividades diarias, peor calidad de vida y necesidad de más visitas médicas.

¿Cuáles son los trastornos del sueño que con más frecuencia aparecen en la menopausia?

Insomnio: es el trastorno del sueño más frecuente en la vida de la mujer, y también lo es durante la menopausia. Puede manifestarse como problemas para conciliar el sueño, o con mayor frecuencia, problemas para mantenerlo, produciéndose despertares en mitad de la noche, o un despertar demasiado temprano que se denomina “despertar precoz”. En estas situaciones, a veces la mujer se puede despertar a las 4:00 y no lograr volver a dormirse, o dormirse a las 7:00, cuando ya quedan pocos minutos para que suene el despertador. Algunos de estos despertares pueden estar desencadenados o darse después sofocos nocturnos, que son crisis repentinas de sensación de calor con sudoración profusa.

Mala calidad de sueño: también es bastante habitual en esta fase de la vida, que se altere la arquitectura del sueño, aumentando el tiempo despierta tras haberse dormido y la presencia de microdespertares. Esto lleva a una reducción en la calidad del sueño, que se percibe como un sueño ligero o sueño no reparador.

Apnea obstructiva del sueño: En la mujer, tras la menopausia aumenta de manera muy significativa el riesgo de padecer este trastorno respiratorio del sueño. Los síntomas más frecuentes de esta patología son ronquidos, y pausas en la respiración, pero también otros como despertar con boca seca, dolor de cabeza matutino o sueño no reparador. En la mujer, a diferencia de los hombres, la apnea obstructiva durante el sueño no se asocia tanto a somnolencia diurna sino a  estado de ánimo bajo falta de energía durante el día.

Síndrome de piernas inquietas (SPI): Se caracteriza por la sensación de incomodidad en las piernas, especialmente durante la noche, lo que lleva a una necesidad irresistible de moverlas. La presencia de estos síntomas es una causa bastante frecuente de dificultades para conciliar el sueño. En el periodo de perimenopausia, en ocasiones se producen sangrados uterinos abundantes o menstruaciones prolongadas, que pueden afectar al hierro, bajando los depósitos de esta sustancia. Existe una relación entre el SPI y el estado de déficit de hierro, y por ello, puede ser habitual en esta etapa de la vida de la mujer.

Trastornos del estado del ánimo: también por el papel de regulador emocional de las hormonas sexuales, algunas mujeres pueden sentirse con ánimo más bajo, tendentes al ánimo depresivo o encontrarse con niveles más elevados de ansiedad. Recuerda que el estado de ánimo puede favorecer problemas de sueño, y al revés, nuestro sueño también nos ayuda a mantener nuestra salud mental.

¿Cómo se evalúan los problemas de sueño relacionados con la menopausia?

En primer lugar, debemos realizar una historia médica completa, atendiendo a los problemas relacionados con el sueño, horarios de sueño, hábitos de vida, patologías previas, tipo y horarios de trabajo o tratamiento actual. En segundo lugar, puede ser necesario realizar pruebas adicionales, como por ejemplo analítica de sangre completa o estudios de sueño.

Tras ello, podremos llegar al diagnóstico y dar respuesta al porqué de este mal sueño, y así poder iniciar un tratamiento preciso e individualizado para cada mujer y cada circunstancia.

¿Qué debo hacer si tengo problemas de sueño?

Recordemos que experimentar cambios en el sueño puede ser habitual en la menopausia. Sin embargo, debemos evitar normalizar dormir mal por estar en menopausia. De hecho, si existe falta de descanso o problemas de insomnio, es muy importante solicitar una valoración médica completa, ya que tal como hemos descrito, los trastornos del sueño relacionados con la menopausia tienen tratamientos muy diversos dependiendo de cuál sea su origen.


(*) Clínica CISne  en Madrid y Barcelona

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú