1. Inicio
  2. Secciones
  3. Gente & TV
  4. La humildad creativa de Carlos se zampa la tradición de Sally en MasterChef

ANDREA Y ANTONIO

La humildad creativa de Carlos se zampa la tradición de Sally en MasterChef

Ferran Adrià, Joan Roca y Andoni Luis Aduriz fueron testigos de las elaboraciones de los dos participantes, siendo Carlos el mejor valorado por su técnica y su forma de arriesgar.

Hechosdehoy / UN / C. Rodríguez Campos
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

De vendedor ambulante a MasterChef España. Carlos, de 25 años, se convirtió en la noche del martes en el claro vencedor de la tercera edición del programa de cocina de La 1. El talaverano se había posicionado con el paso de los programas en uno de los preferidos de la audiencia sobre todo por su personalidad afable y su gran creatividad en sus platos que, a menudo y como ocurrió este martes, dejó sin palabras al jurado.

El menú del ganador estuvo compuesto por un bocadillo de calamares con pan de tinta, merluza con ajo negro y huevas y, de postre, torrijas con pan brioche y frutos rojos, platos que el jurado calificó de “impecables, llenos de tradición y modernidad. Son arriesgados y pretenciosos pero has aplicado un buen criterio. Chapó”.

Carlos se llevó, además del título, 100.000 euros en metálico, la oportunidad de publicar su propio libro de recetas y una beca para estudiar el Máster en cocina, técnica y producto en el Basque Culinary Center. "Estudiar en el Basque Culinary Center es el principio del camino para ser un buen cocinero. La cocina me hace sentir que valgo para algo. Es mi pasión y han sido los tres meses mejor aprovechados de mi vida", apuntó el joven.

La gran perdedera de la noche fue Sally. La concursante que en todos los programas recalcaba su interés por ganar y derribar a Carlos, se tuvo que conformar con el segundo puesto en la final del programa de talentos culinarios de TVE. Sally se decantó por la tradición, con un tataki de atún con aguacate de wasabi, rabo de toro y una reinterpretación del MonChéri.

Era la única participante que había cursado en algunos estudios gastronómicos y, a pesar de su destreza en la cocina, su competitividad se acrecentó cuando empezó a ver amenazado un título que ya daba por seguro.

Carlos y Sally se tuvieron que enfrentar al juicio de tres grandes como Ferran Adrià, Joan Roca y Andoni Aduriz, quienes en algún momento aseguraron que “con Carlos habéis conseguido crear un maestro de la cocina”, algo que emocionó al de Talavera de la Reina.

En el último programa de esta temporada tuvieron que enfrentarse al reto del mejor pastelero del mundo, Jordi Roca, que les desafió con su bomba floral, para que luego tuvieran que sacar pecho en el restaurante más caro del planeta, el ibicenco Sublimotion, en el que cada menú cuesta la friolera de 1.700 euros. En esta prueba, Antonio y Andrea dejaron de participar y fueron el cuarto y tercer finalista de la noche.

Estuvieron arropados durante la final por todos sus compañeros, incluido Alberto, el creador del famoso plato león come gamba. Los participantes del espacio culinario, que estaban radiantes, se miraban constantemente sin terminar de creerse la expectación que levantaban entre los asistentes.


– Ver en Hechos de Hoy: Merkel y Obama, la utilidad de interrumpir a personajes públicos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú