1. Inicio
  2. Secciones
  3. Internacional
  4. Kissinger, el hombre que escapó de la Alemania nazi con una visión marcada por el Holocausto

Cien años vividos con plena intensidad hasta el final. (Foto: ABC News)

PERMANECE LA LEYENDA

Kissinger, el hombre que escapó de la Alemania nazi con una visión marcada por el Holocausto

Murió Henry Kissinger, exsecretario de Estado y asesor de seguridad nacional de Estados Unidos. Escapó de la Alemania nazi en su juventud para convertirse en una de las figuras de política exterior más influyentes y controvertidas en la historia de Estados Unidos. Tenía 100 años.

Hechosdehoy / Arturo Vázquez Cano

Henry Kissinger (2023-2023) fue fiel al canon de los nuevos tiempos.L e llamó la atención en su vida aquella portada del Time con un bebé y una simple leyenda. “Este bebé vivirá 100 años”. Y se aplicó en ese ciclo vital hasta el final con plena lucidez cumpliendo la aspiración de viajar con 100 años a la República Popular de China pata otear el futuro del Partido Comunista de China (PCCh) en el siglo XXI. Aunque no hubo información oficial, según informaciones de Hechos de Hoy de su círculo próximo fallevcó de una insuficiencia respiratoria po sus dificultades para respirar y expreaarse comn fluidez en los últimos días.

No se puede comprender la obra de Kissinger y su visión geopolítica sin la experiencia del Holocausto que marcó a fuego su juventudjuventud.

Nació el 27 de mayo de 1923 en Furth, Alemania. Kissinger,  judío, huyó de la persecución nazi y llegó a los Estados Unidos en 1938.

“Aproximadamente la mitad de las personas con las que fui a la escuela y unos 13 miembros de mi propia familia murieron en campos de concentración, recordó una vez.

Se naturalizó como ciudadano en 1943 antes de servir en la Segunda Guerra Mundial y luego obtuvo su doctorado en la Universidad de Harvard, donde continuaría enseñando. Sin embargo, el atractivo del servicio público lo llevó al trabajo gubernamental.

Kissinger comenzó como consultor con el Departamento de Estado y el Pentágono sobre asuntos de seguridad nacional.

Posteriormente se convirtió en asesor de seguridad nacional y drdpurd secretario de Estado de Richard Nixon.

En la ceremonia de jura de Kissinger como secretario de Estado en 1973, Nixon dijo que era “muy significativo en estos días en que debemos pensar en Estados Unidos como parte de toda la comunidad mundial que por primera vez en la historia un ciudadano naturalizado sea el secretario de Estado. de los Estados Unidos“.

Formó un intenso tándem con Nixon.

Al final de la presidencia de Nixon, Kissinger era el último asesor original del círculo íntimo del asediado presidente que seguía en pie después de Watergate. La nota de renuncia de Nixon estaba dirigida a Kissinger, y los dos rezaron juntos la última noche de Nixon en la Casa Blanca.

“La última noche en el cargo, me invitó a ir a la sala de estar de Lincoln, donde él y yo solíamos planificar juntos la política exterior”, recordó Kissinger en una entrevista de 2012 con CBS News.

“Y aquí estaba un hombre que había pasado toda su vida haciéndose presidente y lo había desperdiciado todo con sus propias acciones. Y cuando me iba, dijo: ‘¿Por qué no oramos juntos?’ Y por eso fue un momento conmovedor, y en cierto modo apropiado, para una profunda tragedia en la vida de una persona”.

Después de la renuncia de Nixon, Kissinger continuó como secretario de Estado durante la presidencia de Gerald Ford-

Pero sus últimos años en el gobierno estuvieron marcados por la frustración. Los conservadores dentro del Partido Republicano se opusieron a su enfoque de “distensión” con la Unión Soviética, y Vietnam del Sur fue invadido por el Vietnam del Norte comunista en 1975, a pesar de los acuerdos de paz anteriores.

“Quieres dejar tu país en una situación mejor que la que encontraste. Y no hay nada en la vida privada que puedas hacer que sea tan interesante y satisfactorio”, dijo una vez Kissinger sobre su enfoque del trabajo gubernamental.

El legado es firme y resistente en la política estadounidense. Después de dejar el Departamento de Estado en 1977, Kissinger se convirtió en un autor de libros de culto y consultor internacional con una vida intensa.

Regresó brevemente al gobierno federal en 2002, cuando el presidente George W. Bush (Bush padre) nombró a Kissinger para dirigir una comisión que investigara los acontecimientos que condujeron a los ataques terroristas del 11 de septiembre. Pero Kissinger renunció apenas un mes después en medio de preguntas sobre posibles conflictos de intereses.

Sus escritos y consejos sobre geopolítica siguen siendo lecturas obligatorias en la comunidad de política exterior en Estados Unidos y en el extranjero, incluso cuando sus detractores siguen siendo igual de críticos.

En 2016, por ejemplo, el nombre de Kissinger resultó ser un pararrayos durante un tenso debate presidencial demócrata entre los dos principales candidatos del partido en ese momento, Hillary Clinton y Bernie Sanders.

“Estoy orgulloso de decir que Henry Kissinger no es mi amigo. Cuéntenme como alguien que no escuchará a Henry Kissinger“, dijo Sanders, golpeando a Clinton, quien había hablado de buscar el consejo de Kissinger cuando era secretaria de Estado.


“He tenido la oportunidad de hacer las cosas en las que creo. He podido expresarme en muchos foros”, le dijo a Zakaria en 2008. “Y sería antinatural y probablemente significaría que no he hecho nada”. mucho, si no hubiera otros puntos de vista que se expresaran con cierta vehemencia”.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú