1. Inicio
  2. Secciones
  3. Especial Neurología
  4. El riesgo de padecer Alzheimer y esquizofrenia se detectaría desde bebés

CON DOS VARIANTES

El riesgo de padecer Alzheimer y esquizofrenia se detectaría desde bebés

A través de una resonancia magnética realizada a recién nacidos, los expertos han señalado que se pueden probar el trastorno bipolar, el autismo, los trastornos de ansiedad o la depresión.

Hechosdehoy / UN
Etiquetado en:
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Algunos cambios cerebrales que se encuentran en los adultos con variantes comunes de genes ligados a los trastornos tales como la enfermedad de Alzheimer, la esquizofrenia o el autismo, también se pueden detectar en las imágenes cerebrales de recién nacidos. Así lo confirma una investigación publicada este jueves en la revista Cerebral Cortex.

Rebecca C. Knickmeyer, autora principal del estudio y profesora asistente de Psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de North Carolina (UNC), en Estados Unidos, ha asegurado que “los resultados sugieren que el desarrollo cerebral prenatal puede ser una influencia muy importante en el riesgo psiquiátrico más tarde en la vida”.

Alrededor de 272 niños participaron en el estudio a los que se les realizó una resonancia magnética (RM) en los hospitales de UNC poco después del nacimiento. El ADN de cada uno de ellos fue probado para diez variaciones comunes en siete genes que se han ligado a la estructura del cerebro en adultos y que también han sido implicados en enfermedades.

Esas dolencias son esquizofrenia, trastorno bipolar, autismo, enfermedad de Alzheimer, trastornos de ansiedad y depresión. Algunos de ellos tales como una variación en el gen APOE que está asociada con la enfermedad de Alzheimer, los cambios en el cerebro en bebés parecían muy similares a los cambios cerebrales que se encuentran en los adultos con las mismas variantes.

La autora principal ha explicado que esto “podría estimular una nueva y excitante línea de investigación centrada en la prevención de aparición de la enfermedad a través de la intervención temprana en individuos de alto riesgo”. John H. Gilmore, autor principal del estudio, ha incluido dos variantes de este gen para el estudio.

El también profesor en Thad & Alice Eure y vicepresidente de Asuntos de Investigación y Ciencia en el Departamento de Psiquiatría de la UNC, ha explicado que para una de esas variantes los cerebros de los niños parecían muy similares a los cerebros de los adultos con esta variante, aunque no había tal similitud entre los cerebros infantiles y adultos de la otra variante.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú