1. Inicio
  2. Opinión
  3. Comunidad de blogueros
  4. 15 años de WhatsApp, ¿en qué ha cambiado nuestras vidas?

¿Qué seríamos ya sin WhatsApp? (Foto: Vika_Glitter/Pixabay)

BUENOS CONSEJOS

15 años de WhatsApp, ¿en qué ha cambiado nuestras vidas?

Se hace difícil recordar como nos relacionábamos antes de Whatsapp. Después del teléfono fijo llegó el Messenger. Los que tenemos cierta edad, hemos vivido todas las fases, en nuestros devaneos amorosos, para conseguir contactar con quien conocimos en la discoteca o en el parque.

Hechosdehoy / Luis Alberto Serrano
Etiquetado en:

Se me hace difícil recordar, ya, cómo era que nos relacionábamos antes de Whatsapp (en adelante Wasap, que me gusta más). Creo que usábamos el Messenger. Los que tenemos cierta edad, hemos vivido todas las fases, en nuestros devaneos amorosos, para conseguir contactar con la chica que conociste en la discoteca o en el parque.

En mi juventud, tenías que conseguir que te diera el teléfono. El bueno, claro. Porque muchas, después de una noche de cortejos, devaneos y algún arrumaco que otro; te daba el teléfono que se sabía de memoria y cuando tú, ilusionado hasta las trancas, la llamabas al día siguiente; te salía una voz que te decía que eso era una funeraria o la policía.

En el mejor de los casos te daba el teléfono de la casa, por supuesto que el fijo, en aquella época no existía otro. Tú llamabas y tenías suerte si te cogía el teléfono la madre, porque como te lo cogiera el padre; empezaba un incómodo interrogatorio que terminaba con el consabido: “mucho ojito con lo que haces que te tengo acechado” del progenitor. Lo hacía para intimidarte. Y vaya si lo hacía.

El Messenger fue todo un adelanto. Los chicos ya no les pedían a las chicas el teléfono. No. Ahora le pedían el Messenger que era más directo y evitaba a los padres. Inventazo. Es más, se empezó a ver un vestigio de liberación cuando empezaron a ser las chicas las que nos pedían nuestro “Nick” (ese nombre clave que nos poníamos para que nos identificaran) ellas a nosotros. Decían que era para poder hablar, pero era un principio de que ellas querían empezar a elegir y no ser la víctima de la caza.

Y el sistema se fue perfeccionando, a medida que avanzaba la tecnología, hasta llegar al controvertido Wasap. Sí, ese que dicen que nos escucha para manipularnos. Y que yo no digo que sí, pero tampoco digo que no. 15 años se cumplen ya, que parece que fue ayer. Y se ha instalado en nuestras vidas de una manera que ya muchas veces ni nos llamamos por teléfono, mandas un mensaje y esperas una respuesta. Limpio y fácil, sin tener una conversación añadida. Cómodos que nos hemos vuelto.

A mí me encanta el sistema, es como mandar emails, pero de respuesta inmediata y yo, que soy un desesperado para todo, me simplifica mucho trabajo. Solo le veo dos pegas a dos cosas que odio. La primera es que hace mala combinación con amigos tóxicos y sin nada que hacer. Te pueden estar mandando mensajes todo el día sin entender que, desde el principio, les dijiste que estabas superocupado. Y la segunda son los grupos. En este caso, el número de gente aburrida y con ganas de contarle al mundo lo que ha comido, se multiplica de forma exponencial. Me salgo de todos. Lo siento.

Aun así, bendito Wasap (o Telegram, o Line, o el que quieran usar) por venir a hacernos la vida más fácil y unos consejos: no manden wasap cuando estén borrachos, lean bien y entiendan lo que les dicen y no lo que les venga en gana, y si ven que leo el mensaje y no contesto es porque no puedo, no porque les tenga coraje. Así mismito.


Más noticias en: https://luisalbertoserrano.wordpress.com/finde-nius-3

Escúchalo en el podcast:

https://open.spotify.com/episode/0BblOc0OHQy0onmajNGV7S

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú