1. Inicio
  2. Secciones
  3. Salud
  4. Sueño y factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipertensión, obesidad)

Diversos trastornos del sueño han demostrado aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. (Foto de Annie Spratt en Unsplash)

TRASTORNOS

Sueño y factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipertensión, obesidad)

El sueño es imprescindible para mantener la homeostasis en nuestro organismo. Es una fase de reposo metabólico durante la cual, en condiciones normales, bajan las cifras de tensión arterial y la frecuencia cardiaca.

Hechosdehoy / Clínica Cisne (*)
Etiquetado en: ··

Diversos trastornos del sueño han demostrado aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, de manera directa y también de manera indirecta, al favorecer el desarrollo de diabetes, hipertensión arterial u obesidad.

El sueño es imprescindible para mantener la homeostasis en nuestro organismo. Es una fase de reposo metabólico durante la cual, en condiciones normales, bajan las cifras de tensión arterial y la frecuencia cardiaca. El insomnio y el sueño insuficiente (20) se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes e hipertensión arterial.

Otro trastorno del sueño sumamente prevalente como es la apnea obstructiva del sueño, es bien conocida ya por actuar como factor de riesgo cardiovascular independiente para sufrir ictus o infarto de miocardio, así como favorecer el desarrollo de diabetes e hipertensión arterial, así como arritmias cardiacas, insuficiencia cardiaca o hipertensión pulmonar.

Se cree que la hipoxia intermitente, la fragmentación del sueño, la hipercapnia o los cambios de presión intratorácica pueden activar la actividad del sistema nervioso simpático, el estrés oxidativo, la disfunción endotelial y en consecuencia, producir un daño vascular.

Por último, los trastornos del sueño incluyendo el insomnio y el sueño insuficiente se han asociado con trastornos neuroendocrino, observándose una alteración en hormonas que regulan el apetito. La leptina (la hormona de la saciedad) se reduce, y la grelina (la hormona del apetito) aumenta. Este hecho se ha observado tanto en niños como en adultos.

En una investigación publicada en 2020 sobre 21.958 pacientes se demostró que aquellos adultos que dormían 6 o menos horas por noche tenían un aumento de riesgo de sufrir ganancia de peso frente a los que dormían 7 horas en promedio.


(*) Doctoras: Irene Cano Pumarega / Celia García Malo / Sara Boi

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú