1. Inicio
  2. Secciones
  3. Especial psicología
  4. ¿Qué son las fobias? Diferentes tipos y sus tratamientos
Cómo tratar las fobias.

Cómo tratar las fobias.

LOS SÍNTOMAS CLAVES

¿Qué son las fobias? Diferentes tipos y sus tratamientos

Las fobias son intrigantes, son incluso atractivas. ¿Se puede superar una fobia para poder vivir con total tranquilidad? ¿Se tiene que vivir para siempre con ese temor?

Hechosdehoy / Hechos de Hoy / UN / YLK /

El miedo. Es algo irracional, una mezcla de instinto y sentimientos que se da en las personas. Algo que se ha convertido en el objetivo de numerosos estudios, sobre todo dentro del mundo de la psicología.

Las fobias son intrigantes, son incluso atractivas. Porque, ¿qué mecanismos las activan? ¿Qué hay detrás de ellas? No estamos aquí para responder a eso, pero sí para entender un poco más todo lo que las envuelve. Saber qué síntomas se presentan cuando hay una fobia clara, cómo se puede tratar o incluso qué tipos hay es necesario para saber cómo proceder en caso de padecer alguna.

Y es exactamente lo que vamos a ver aquí.

Fobias: los síntomas clave

Para saber más sobre cómo detectar una fobia en cualquier personaconsultamos a la psicóloga Susana del Corral. Esta especialista deja claro que, aunque hay un patrón de síntomas muy habitual y reconocible, lo primero a destacar son tres tipos diferentes: los síntomas psicológicos, los físicos y los conductuales.

La respiración alterada, la aceleración del latido, los escalofríos, dolores en el pecho y mareos son muestra de los síntomas físicos. Son bastante visibles y característicos, en cambio, donde sí puede haber cierta confusión es con los síntomas conductuales y los psicológicos.

La incapacidad de pensar con claridad, la presencia de pensamientos distorsionados respecto a la situación en cuestión. Eso es lo que conforma los síntomas psicológicos. Por otra parte, algo tan sencillo como intentar evitar la situación o estímulo problemático es lo que define a los síntomas conductuales.

Con estos tres pilares claros, es mucho más fácil averiguar cuándo una persona padece o no una fobia, sea del tipo que sea. Ahora bien, también resulta importante saber cómo pueden tratarse estos miedos. ¿Se puede superar una fobia para poder vivir con total tranquilidad? ¿Se tiene que vivir para siempre con ese temor?

¿Cómo se tratan?

Sí, las fobias pueden tratarse. De hecho, eso es justo lo que hace Susana del Corral a través de su servicio de psicología para fobias. Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento, los profesionales deben elaborar un diagnóstico con el que determinar de qué tipo es exactamente y así saber cuál es la mejor forma de proceder.

Es cierto que, en ocasiones, no es necesario diagnóstico alguno porque el caso es más que obvio. No obstante, la metodología habitual es la realización de una entrevista con el paciente a la que sigue, en caso de sospecha de causa orgánica, alguna analítica, resonancia o prueba realizada por otro especialista.

Tras eso, se procede con determinadas pruebas de psicodiagnóstico para terminar de afinar y concretar. No siempre es necesario, por lo que hemos mencionado antes, pero el método estándar suele sustentarse sobre estos tres pilares principales.

A partir de ahí, los psicólogos ponen en marcha su tratamiento. Habitualmente, se lleva a cabo lo que se conoce como terapia de conducta, aunque en ocasiones se puede combinar con tratamientos psicofarmacológicos para que, en caso de síntomas físicos, estos remitan y el paciente pueda afrontar la fobia con algo más de soltura.

Su desarrollo, por otra parte, sigue unos pasos bastante claros. Se procede con la exposición al estímulo que genera la fobia de forma progresiva, de menos a más. Para poder afrontar el miedo, el psicólogo entrena al paciente en técnicas de manejo de ansiedad que le ayuden a no dejarse llevar por la fobia y gestionar mejor la situación.

El último punto es el más importante, ya que se trabaja en la reestructuración cognitiva de la persona. Con esto, lo que se hace es que logre eliminar las ideas que derivan de la fobia, empezando a normalizar dicho estímulo o suceso para que no altere su comportamiento en absoluto.

Así, finalmente, se consigue un control total sobre el miedo y se elimina la fobia. Es un proceso que puede ser largo y complicado, pero los resultados son más que beneficiosos para las personas afectadas.

Principales tipos de fobias

Por supuesto, existen distintos tipos de fobias, aunque la mayoría se tratan de la misma manera. No vamos a entrar en casos totalmente concretos porque, en realidad, la mayoría de miedos de las personas, o de fobias más bien, se pueden englobar en tres categorías principales.

La primera es la fobia social, un miedo o temor a que otras personas juzguen al paciente mientras lleva a cabo una actividad de tipo social. Cosas tan simples como comer delante de una persona, u otras más exigentes como dar una clase a un grupo de estudiantes, o una charla, pueden ser el detonante de este tipo.

Luego está la agorafobia, definida como el temor a encontrarse en una situación, en un contexto en el que no se pueda pedir ayuda o escapar. Puede darse estando en una tienda, en un ascensor o incluso en mitad de la calle.

Aparte de estas dos ya se establece una tercera categoría más genérica, las fobias específicas. Aquí se engloban todos los miedos a situaciones y/o objetos más particulares. Los miedos a determinados animales, a las alturas, a las tormentas y un largo etcétera de posibilidades.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú