1. Inicio
  2. Secciones
  3. España
  4. Empleo, corrupción y recortes en las claves del primer cara a cara en Andalucía

PRIMER ASALTO

Empleo, corrupción y recortes en las claves del primer cara a cara en Andalucía

Susana Díaz y Juanma Moreno protagonizaron la mayoría de enfrentamientos en la primera de las dos citas televisadas, mientras Mailló consideró que el debate fue un "pim, pam, pum".

Hechosdehoy / UN
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Los candidatos a presidir la Junta del PP, PSOE e IU, Juanma Moreno, Susana Díaz y Antonio Maíllo tuvieron el primer asalto ante la opinión pública en un debate televisado, al que seguirá otro de misma índole la próxima semana antes de que tenga lugar el enfrentamiento final en las urnas el 22 de marzo.

En el plató de televisión donde normalmente la RTVA graba el programa "La báscula", los tres aspirantes a presidir la Junta midieron su peso ante los televidentes, debatiendo sobre temas de actualidad como la corrupción, el empleo o los servicios públicos. Una vez en el debate, los primeros rifirrafes entre Moreno y Díaz no tardaron en llegar.

No se le cae de la boca España" criticó a Díaz el popular, "los andaluces son españoles, Juan Manuel", le replicó la socialista. "Tiene usted la cabeza en otro sitio", continuó Moreno, a lo que Díaz contestó rápidamente: "La tengo sobre los hombros". Mientras tanto Maíllo alertó de lo que él estaba empezando a ver. “El pim, pam, pum de siempre" entre los líderes de los partidos mayoritarios.

El candidato del PP afeó a la presidenta de la Junta que decidiera "tapar" la corrupción porque carga "con una mochila" muy pesada y le echó en cara su "cambio" de opinión en torno a la citación como imputados de sus "padrinos", los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Susana Díaz aseguró que le "repugna" la corrupción” al mismo tiempo que defendió sus propuestas para atajarlas, entre ellas una "oficina antifraude". Asimismo, también acusó a Moreno de ser "una autoridad en corrupción" porque ha estado "de cerca" con Luis Bárcenas y "ha tenido el posgrado con Ana Mato" y le conminó en varias ocasiones a aclarar si va a "mantener a los imputados que lleva en sus listas".

Por su parte, Maíllo defendió la actuación de IU durante los tres años en los que participó en el gobierno andaluz, periodo que presentó a su formación como "garantía de un gobierno que no robe y no mienta". Más tarde, fue un documento que mostró Moreno con cantidades que denunciaba que no se habían invertido en empleo, más de 800 millones, abrió otra disputa. "¿La suma la ha hecho de cabeza o con la calculadora?", le cuestionó la presidenta andaluza. "Yo sé sumar. Al menos me atrevo a ir a los programas", respondió Moreno.

Asimismo, el debate quedó dividido en dos. Un primer bloque se centró en la creación de empleo y sirvió para que Susana Díaz esbozara una de sus líneas argumentales del debate. Se trataba de un modelo económico en el que se compatibilizara la creación de empleo con el blindaje de los derechos sociales.

El segundo bloque, bajo el eufemismo de “transparencia”, fue en realidad un cara a cara entre Díaz y Moreno, en el que se recriminaron que estaban “de corrupción hasta arriba”. La estrategia de Susana Díaz fue recriminar de forma reiterativa, mediante preguntas, a Moreno que llevaba candidatos imputados en sus listas mientras que Moreno recurrió al caso de los ERE.

En el último bloque, dedicado a los servicios sociales, Susana Díaz cargó con fuerzas contra los recortes del gobierno de Rajoy en materias sociales y especialmente contra el candidato del PP, a quien recordó que fue el autor, cuando era Secretario de Estado de Servicios Sociales, del decreto de recorte de los fondos destinados a la dependencia.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

twitter facebook smarthphone
Menú