Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Jueves, 21 de junio de 2018. Madrid: 19:41 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros
Ni jueces, ni policías, ni funcionarios, el desamparo es total
El exalcalde de Bayaguana, Nelson Osvaldo Sosa. (Foto: SIN)

Ni jueces, ni policías, ni funcionarios, el desamparo es total

Asesinatos por encargo, corrupción de funcionarios en la cárcel, y jueces y policías bajo sospecha. El asesinato de Renato de Jesús Castillo vuelve a la luz con sus historias sórdidas.

CRISIS PROFUNDA
 / Actualizado 11 octubre 2017 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
Una escena que acabo de ver muestra pedazos de la audiencia donde se conocía el caso de Renato de Jesús Castillo, regidor de Bayaguana, según la policía mandado asesinar por el síndico Nelson Osvaldo Sosa Marte en el 2014. El caso es bien conocido. No lo es tanto la tramitación judicial que muestra, sin disimulos, la podredumbre que es hoy la justicia dominicana en cualquiera de sus instancias, con cualquiera que sea la naturaleza del delito conocido. Desde primera instancia hasta la suprema, la justicia dominicana, da asco y así mismo dan asco todas las demás instituciones. Pero hay un detalle a resaltar.

Corrupción hay en todas partes. Es verdad. En algunos países mas que en otros, en algunas instituciones mas que en otras y en algunos temas mas que en otros. Pero cada país, sin que esto equipare o excuse los niveles de corrupción dominicanos, ha logrado conservar, al menos, una o varias instancias e instituciones a las que se puede acudir con la razonable certidumbre de que será atendido y manejado correctamente.

Esa función en España la cumple, mas y mejor que ninguna otra, la Guardia Civil que aunque no es policía propiamente dicho, cumple empero muchas de esas funciones. Se sabe que en España los del PP son corruptos y que también lo ha sido el PSOE, que el franquismo todavía controla tribunales y que la memoria histórica de los españoles es objeto -todavía hoy- de encendido debate. Ayuntamientos, Cortes, tribunales, Policía Nacional o municipal en España todas están permeadas y contaminadas aunque repito, nada comparable a lo nuestro. Sin embargo, los españoles concuerdan en algo.

La institución mas confiable por su profesionalidad, su rigor, sus normas de cumplimiento es la Guardia Civil y en tanto que así sea, los españoles tienen un referente, una última instancia, una opción antes del infierno.

En Colombia, durante y después de los años del uribismo, los paramilitares y los narcos lograron corromper todo el sistema político, los organismos de seguridad e inteligencia, los cuerpos policiales y parte no pequeña de la administración pública. Sin embargo, no lograron nunca descuartizar el poder judicial  ni siquiera después que en 1985 la mitad de los 25 jueces de la Suprema Corte resultaron muertos cuando el M-19 asaltó el edificio y tomó los jueces como rehenes.

Pero si aquella fue una aventura izquierdista pocos años después todo el sistema judicial cayó bajo el acoso y la presión de la derecha para legitimar “los falsos positivos”, garantizar impunidad en la guerra sucia contra las guerrillas y proteger otros carteles de droga. Sin embargo, ni siquiera Uribe, con todo el poder que logró acumular pudo conseguir que la Suprema Corte de Justicia validara su aspiración a una reelección prohibida y tampoco pudo impedir que decenas de legisladores y funcionarios fueran enjuiciados por delitos y crímenes.

En la República Dominicana, a diferencia de España, Colombia y cualquier otro país conocido no hay una sola instancia donde el ciudadano común o la colectividad pueda acudir a reclamar justicia. Aquí no hay tribunal que se respete, cuerpo de policía o de lo que sea que inspire confianza, funcionario de quien se espere que diga la verdad o al menos una parte de ella.

El desamparo de los dominicanos es total. No tenemos instancia ni referente donde acudir pero seguimos creyendo y pregonando que somos un pueblo luchador y cuya vocación democrática merece mejor destino. Hasta prueba en contrario, no es verdad que somos ese pueblo, aunque lo hayamos sido en el pasado y volvamos a serlo mañana.

Hace apenas una semana, a finales de la mañana de un día laborable, bajo la sombra copiosa de un almendro, un grupo de 17 hombres jóvenes, pobres, areteados como el ganado, rapillados como los mohicanos del norte, imitando los guerreros del futuro de George Miller, vándalos en su aspecto, crápulas en la expresión, basura en los gestos, irremediablemente ociosos se divertían a costa de los transeúntes. Los vi, los medí y concluí: todos juntos, molidos, prensados y colados no dan un hombre, ni siquiera la esperanza de un hombre. Me di cuenta, de que ese cuadro está en todas partes, campo, barrio, ciudad. Hay todo un país hecho crápula. No hay un país en el mundo de Pedro Mir. Mentira, nos engañamos.

La conducta de Danilo Medina y los suyos es un reflejo del cuerpo social; su alter ego, nosotros estamos a la altura de la basura que nos gobierna.

Un acto de exorcismo, sangre derramada, sacrificios olvidados, una patria de mentira, una sociedad de cartón y una apabullante convicción que rehúsa abandonarme: la de que las culpas de esta sociedad no se redimen sin sangre.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Publicidad
Publicidad
Melvin Mañón
Testigo de cargo
OPOSICIÓN LÍQUIDA

La aplicación práctica del retrato de Zygmunt Bauman y John Ralston Saul

DALE SUAVE

Santo Domingo a Samaná, el debate de obras públicas polémicas

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
MALAS NOTICIAS

El iPhone SE 2 de Apple es enterrado antes de que lo anuncien

EL MAYOR ESTUDIO

Estar casado, el principal remedio para evitar un infarto o fallo cardíaco

EL POSTPARTIDO

Diego Costa, Carvajal, los 100 de Piqué y Queiroz contra el VAR

Publicidad
Lo más compartido


MOMENTOS ESTELARES

Zoe Saldana, Dirk Nowitzki, Aung San Suu Kyi, El Fary y dicho y hecho



CÚPER APARCA LAS DUDAS

La Rusia de Cheryshev busca el primer billete a octavos ante Salah

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
GRATÉN CON HUEVOS

Berenjenas con sabor a campo en una receta sin carne

CUATRO, VIENTO EN POPA

La Catedral y Pesadilla ganan, Al Mundial pincha, y 69% para España

MOMENTOS ESTELARES

Día de la ELA, Verano, Leticia Sabater, príncipe Guillermo, Lana del Rey

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
JUNIO 2018
La aplicación práctica del retrato de Zygmunt Bauman y John Ralston Saul
Santo Domingo a Samaná, el debate de obras públicas polémicas
Y yo que creí que sabía lo que es un punto de droga en Santo Domingo
MAYO 2018
Honor y honestidad, los valores que urge recuperar en las democracias
Ronald Inglehart y Zygmunt Baumann, el tiempo de vivir inseguros
El pacto de Santo Domingo con Pekín, las nuevas cartas de Danilo Medina
La crisis se desinfla: Corea del Sur y Corea del Norte, un solo proyecto
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
© 2018 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies