Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Viernes, 20 de abril de 2018. Madrid: 14:43 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros
Los hermanos Herrera, supervivencia en Paradero de Camarones
Los hermanos Herrera vivían en Paradero de Camarones. (Foto: C. Venegas)

Los hermanos Herrera, supervivencia en Paradero de Camarones

Como los Karamásov, libraron grandes luchas. Pero a diferencia de los personajes de Dostoievski, sus batallas no eran morales ni tenían ninguna relación con la fe, la duda, el juicio o la razón.

JAMÁS SE SEPARARON
 / Actualizado 13 abril 2018 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
Los hermanos Herrera, como los Karamásov, libraron grandes luchas. Pero a diferencia de los personajes de Dostoievski, sus batallas no eran morales ni tenían ninguna relación con la fe, la duda, el juicio o la razón. Todos sus combates fueron librados en el campo de la necesidad y la supervivencia.
 
Pipo, Lalo, Cebollón y Dolores jamás se separaron. Los cuatro eran solterones y vivían junto a la carretera de San Fernando, a un costado del camino que llega hasta la estación de ferrocarril del Paradero de Camarones. Hablaban altísimo, tanto, que oíamos sus conversaciones a más de 200 metros.
 
Se querían y se protegía muchísimo, pero tenía enormes discusiones que acababan en grandes peleas. Cuando eso ocurría, Dolores salía para el patio blandiendo una sábana blanca como si fuera una bandera.  “¡Paz, hermanos míos —gritaba desesperada— paz, hermanos míos!”.
 
Cebollón era el repartidor de periódicos. Caminaba todo el pueblo debajo de un enorme sombrero y atado a un jolongo que era casi de su mismo tamaño. Como mi abuelo se molestaba cuando el periódico se estrujaba, él se aseguraba de entregarle uno que estuviera intacto.
 
—¡Preeeeensa! —gritaba cuando se asomaba con el Granma por la ventana del andén. Luego, en voz muy baja, miraba a mi abuelo con decepción—. Lo mismo de siempre, Hilo, pero planchadito, planchadito.
 
Los hermanos Herrera vivían ajenos a las fechas y el tiempo. Pipo fue el único de ellos que llegó a tener un reloj, aunque nunca logró entenderlo. Por eso, cuando le preguntaban la hora, se limitaba a extender el brazo: “¡Mátate tú mismo ahí”, decía. Él y sus hermanos preferían guiarse por los pitazos de los ingenios.
 
—Dolores, ¿oíste a Hormiguero? —gritaba Lalo en las mañanas—. Ya son las 11, ¿a qué hora se almuerza en esta casa?
—Dolores, ¿oíste a Andreíta? —gritaba Lalo en las tardes—. Ya son las 5, ¿a qué hora se come en esta casa?
 
Se fueron uno detrás del otro. No eran los Karamásov, pero su muerte también dejó un vacío existencial enorme. Como los personajes de Dostoievski, cada uno de ellos jugaba un rol fundamental en el relato de nuestras vidas. Solo que no lo supimos hasta el día en que ya no estaban.
 
En 2011, cuando fui por última vez al Paradero de Camarones, pasé con Diana Sarlabous frente a la casa de los hermanos Herrera. Quise contarle de ellos, pero estaba tan abrumado por el peso del regreso que no sabía por dónde empezar. 
 
Hace poco mi tío Aramís me hizo el cuento de Pipo y su reloj. Fue entonces que le conté a Diana todo lo recordaba de ellos. Mi historia terminó de la misma manera que la acabo ahora, con Dolores parada en el medio del patio blandiendo una sábana blanca como si fuera una bandera.  
 
—“¡Paz, hermanos míos —grita desesperada— paz, hermanos míos!”.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Noticias relacionadas:

Los borrachos del Paradero de Camarones nunca cantaron boleros

Censurados y repudiados: Cuba no es un país para escritores vivos

Prefiero siempre equivocarme a morderme la lengua

La cara de la opresión que me revuelve el estómago

Publicidad
Publicidad
Camilo Venegas
El Fogonero
LA ERA DE LOS CASTRO NO ACABA

Miguel Díaz-Canel es un testaferro y estará hasta que le coman todas las fichas

30 AÑOS DESPUÉS

Buenas tardes Moscú, los Venegas por fin te saludan

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
POCAS FILTRACIONES

Las esperanzas de Apple por lanzar la versión económica del iPhone X

FÁRMACO EXPERIMENTAL

La proteína que tiene la clave para frenar el cáncer de próstata y sus aliados

VISITA A SÁNCHEZ

Dilema Cifuentes, lio Montoro y tiempo del PNV a Rajoy en Cataluña

Publicidad
Lo más compartido


MOMENTOS ESTELARES

Nuria Fergó, Kourtney Kardashian, Paco Jémez, y Día de Monumentos



DEMBELÉ Y MINA

Iago Aspas, un jugador decisivo al que sigue Julen Lopetegui

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
MOMENTOS ESTELARES

Manuel Baqueiro, Barbara Lennie, Miranda Kerr, y Rosa de Lima

SALUDABLE VICIO

Pipas de girasol, uvas blancas y huevos en una original ensalada

OSCURO SECRETO

Escalofriante "Un lugar tranquilo", el terror que alabó Stephen King

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
ABRIL 2018
Miguel Díaz-Canel es un testaferro y estará hasta que le coman todas las fichas
Buenas tardes Moscú, los Venegas por fin te saludan
Cumbre de las Américas: Mi repudio al repudio sirve de muy poco
Los hermanos Herrera, supervivencia en Paradero de Camarones
Los borrachos del Paradero de Camarones nunca cantaron boleros
Censurados y repudiados: Cuba no es un país para escritores vivos
Prefiero siempre equivocarme a morderme la lengua
La cara de la opresión que me revuelve el estómago
Un pequeño campo de maíz cubano en la Loma de Thoreau
MARZO 2018
El despachador que le autorizó la vía al último tren a Cumanayagua
José Martí sigue cargando con la responsabilidad de cada oprobio
En ese vagón amarillo de Lisboa volveré a mis escenarios perdidos
El olor del Caribe nos dio la bienvenida: ¡de vuelta a casa!
Salvador Lemis: "En un mundo sin libertad uno está obligado a mentir"
El ferrocarril también ha sido clave en la historia de Cuba
Odette Alonso: "Rara vez hablo de Cuba, no me interesa amargarme la vida"
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
© 2018 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies