Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Síguenos
Lunes, 1 de mayo de 2017. Madrid: 06:23 h
hechosdehoy.com

Síguenos:  Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

  Buscar
Suscríbete gratis
Especiales Tecnología  Redes   |   Tecnología personal   Especiales Ocio y Cultura  Viajes   |   Videojuegos   |   Madrid-Toledo-Barcelona + AVE
Especiales Salud  Innovación farmacéutica   |   Investigación médica   |   Psicología   |   Los retos del Alzheimer
Especiales Enfoques  Empresas y negocios   |   Golf   |   Recetas   |   Relatos
  Comunidad de blogueros
Palomo Linares no sabía dónde está el Paradero de Camarones
La tarde de gloria en Las Ventas que nunca olvidó. (Foto: YouTube)

Sebastián Palomo Linares no sabía dónde está el Paradero de Camarones

Es muy probable que el Paradero de Camarones, el pequeño pueblo cubano, todavía no lo sepa, pero acaba de perder a uno de sus grandes ídolos.

CUBA Y LOS TOROS
 / Actualizado 25 abril 2017 Ampliar el textoReducir el textoImprimir este artículoCorregir este artículoEnviar a un amigo
En Cuba se perdió la tradición de las plazas de toros. A pesar de la gran población de emigrantes españoles, nunca logró arraigarse como en México, Perú o Colombia. Sin embargo, en el Paradero de Camarones pocos héroes fueron tan aplaudidos como Sebastián Palomo “Linares”.

Cuando pasaban De nuevo en esta plaza (1966) o Solo los dos (1968), el pueblo entero se metía en el cine Justo. Hasta el potrero de Felo Lopez (que está después de la carretera, de la fila de casas, de la línea del ferrocarril y de la carreterita) se oían los gritos de “¡Oleeeee!” de aquellos campesinos.

Mientras las bestias sangraban en blanco y negro, mi pueblo, enardecido, le daba ánimos a Palomo Linares. Todos se sabían las películas de memoria, secuencia a secuencia. Como si eso fuera poco, desde la última butaca, Chena iba adelantando las escenas por venir. Parecía temerle a que alguien en la multitud aún no estuviera listo.

En 1996 fui por primera vez a una corrida. Hubo un momento en que todos los asistentes a la Monumental Plaza de Toros de México hicieron silencio al mismo tiempo. Entonces pude oír la respiración del toro, segundos antes de que la estocada le hiciera desplomarse en el mismo medio del ruedo.

Estaba rodeado por más de 40.000 mexicanos con una gran cultura en el arte de la tauromaquia. Pero junto a mí solo veía las caras de la gente de mi pueblo. Aquellos que no se perdían las dos películas de Palomo Linares por más veces que las pusieran.

A ellos, en verdad, les debo mi pasión por las corridas. Sobre todo a mi abuela Atlántida, que buscaba entre las caras borrosas y grises de los extras  alguna cara conocida, el rostro de un antepasado que compartiera con ella aquella fugaz esencia.

Sebastián Palomo Linares no sabía dónde está el Paradero de Camarones. Tampoco pudo calcular lo que significaba para nosotros en aquellas noches, donde el blanco y negro de sus películas eran todos los colores que teníamos a nuestra disposición.
 



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Google Reader

Volver arribaVolver arriba


 Comentarios

Recuerde que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Comentar
Comentario
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
Acepto la cláusula de privacidad
Normas de uso:

Esta es la opinión de los internautas, no de HechosdeHoy.com

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes (tanto españolas como internacionales) o que sean injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono y de tema.
Noticias relacionadas:

Acaba de cumplir 11 años y hace 6 años que somos parte de la misma familia

Noches de radio. Vieja, vieja, ¡ya empezó! ¡Qué es la Aragón!

El contingente de cubanos que fue a cortar árboles a la taiga

Informe contra nosotros mismos, la vigencia de la denuncia de Lichi Diego

Publicidad
Publicidad
Camilo Venegas
El Fogonero
EL LAGO HANABANILLA

Acaba de cumplir 11 años y hace 6 años que somos parte de la misma familia

CUBA, 1978

Noches de radio. Vieja, vieja, ¡ya empezó! ¡Qué es la Aragón!

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Lo más Leído
UNA PARTIDA DE AJEDREZ

Trump mantiene toda la presión sobre Kim Jong-un y Corea del Norte

LAS DUDAS

Apple destruye los deseos de los tres terminales y se centra en el iPhone 8 Plus

DATOS DE LA OMS

El silencioso avance de una crisis de pánico

Publicidad
Lo más compartido


EL REENCUENTRO

Ian Somerhalder y Nikki Reed, el amor que acabó con los deseos de Nina Dobrev



THE WINNER

Prepárate para ganar, házte dueño de tí mismo

Síguenos Síguenos en tu Smartphone Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Blogs on fire
MOMENTOS ESTELARES

Día del Trabajo, Tommy Robledo, Curro Vázquez y biografía Ramón y Cajal

AL ESTILO ÁRABE

Puré de garbanzos para acompañar chuletas de cordero o como dip

EL MADURISMO

Venezuela, una de la mayores reservas de petróleo, el país de los más pobres

HH Visual Las imágenes más vistas Lo más leído Los últimos blogs
Archivo general
ABRIL 2017
Sebastián Palomo Linares no sabía dónde está el Paradero de Camarones
Acaba de cumplir 11 años y hace 6 años que somos parte de la misma familia
Noches de radio. Vieja, vieja, ¡ya empezó! ¡Qué es la Aragón!
...ver posts de otros meses
 
Publicidad
Faq/Enlaces Mapa web El Tiempo en el Mundo El Tiempo en España El Tiempo en República Dominicana El Tiempo en EE.UU. Callejero Internacional El tráfico en España Traductor Diccionario
Publicidad
© 2017 Media, Marketing & Web S.L. Publicación controlada por Google Analytics Publicidad  |  Aviso Legal  |  Política de privacidad  |  Política de cookies